¿Podría Blackout ser el PUBG/Fortnite Killer?

¿Podría Blackout ser el PUBG/Fortnite Killer?

Actualmente todos sabemos que el mercado del Battle Royale está saturado. Sin duda, a pesar que mucha gente no le guste o diga que es para niños rata, Fortnite ha sido el gran ganador de la contienda contra PUBG, pero ahora hay un nuevo contendiente cuya fuerza que debe ser reconocida a una semana de su lanzamiento… ¿Podría Blackout ser el modo insignia de los battle Royale?

Iniciemos por lo básico, aunque el Battle Royale no es un género nuevo, incluso antes de la aparición de PUBG, ya habían Mods de ArmA (del cual salió PUBG) e incluso títulos como DayZ se habían ido por esas ramas mucho antes.

Si nos vamos por el lado reduccionista del asunto, un Battle Royale es un modo Free-for-All a una sola vida con muchos jugadores, pero luego Brendan Greene tomó el juego y lo convirtió en un éxito.

Aunque ya era popular el mod de ArmA III y el trabajo con Daybreak Games en H1Z1, Greene ya había adquirido el bagaje de desarrollo necesario para comenzar su propio título con el estudio Koreano, Bluehole.

A pesar de ser un título Early Access, Player Unknown Battlegrounds se convirtió en un fenómeno, no solo entró a la lista de juegos más vistos en Twitch, sino que también vendió un número impresionante de copias, el cual solo un pequeño número de títulos en el mismo estado soñaría con vender.

El llegar a estar entre los 10 primeros, la facilidad y el realismo al personalizar las armas no tenían igual, los fanáticos del realismo se sentían como en casa jugando PUBG, pero el juego comenzó a tener problemas que no habían considerado desde su desarrollo.

A pesar de estar siendo desarrollado para una sola plataforma, estaba lleno de bugs y problemas de optimización en PC, además el desarrollo iba a paso lento y muchas mejoras importantes y necesarias no eran respondidas de manera óptima.

Además, muchos de los fans querían jugarlo en consolas y para la época del éxito de PUBG, aún no había fecha de lanzamiento en otras plataformas porque aún no había salido de Early Access, fundido a negro…

Fortnite entra al escenario.

Fortnite es un caso aparte y se debe a que tuvo una producción más compleja y «turbulenta» que la de PUBG, no solo porque llevaba mucho tiempo en desarrollo, sino también porque la subida al tren de los Battle Royale fue mucho tiempo después del lanzamiento del juego que tenía planeado Epic.

El juego fue anunciado en los VGA 2011 y sería una de las nuevas IP que Epic incluiría en su portafolio después del éxito de Gears of War y el buen recibimiento (Aunque no tan exitoso) de Bulletstorm, aunque el juego no tenía fecha oficial de salida, se rumoraba que llegaría en el 2013, pero se espero…

se esperó

se siguió esperando

y Fortnite nunca llegó.

Varias veces Epic Games reveló que el juego seguía en desarrollo y que eventualmente llegaría, pero vaya que le tomó tiempo llegar al público.

Finalmente en julio de 2017, el juego salió a la venta y fue recibido de manera… normal, realmente… después de 6 años de desarrollo y casi 5 sin información alguna, el resultado probablemente fue mejor del esperado, pero nada que cambie el curso de la industria.

Luego Epic Games capitalizó de manera inesperada su nuevo título, y en un giro inesperado de eventos la oportunidad superó la barrera del gaming, pues se convirtió en parte de la cultura pop y puso a Fortnite en el mapa… bueno, más o menos.

Fortnite actualmente tiene dos modos de juego, el modo Save the World es la versión Tower Defense del título, dónde tenemos que resistir hordas de enemigos para seguir avanzando en la campaña. Este era el modo pago, pero la gran oportunidad era hacer un Battle Royale.

El modo Battle Royale de Fortnite mantiene muchos elementos mecánicos del genero, pero simplifica las mecánicas y lo vuelve más accesible al público, esto junto a que el modo de juego es Free-To-Play, logró bajar a PUBG de varias listas y se convirtió en todo un fenómeno.

El resto para muchas personas, es historia. Fortnite se volvió supremamente redituable para Epic Games y en cierto punto obligó a que todos los estudios pensaran en cómo se podían subir al bus de la victoria. Activision vio una oportunidad para convertirse en el primer Battle Royale AAA de la industria.

Corte B… Entra Blackout.

En el 2018, la industria del gaming esperaba pacientemente quien sería el primer estudio en meterse de cabeza a hacer su propia versión del Battle Royale. Activision aprovechó y en palabras de David Vonderhaar:

“Para nosotros considerar este tipo de experiencia, tendría que ser única y hecha de una forma que solo Black Ops podría… Lo estamos haciendo, pero lo estamos haciendo a la manera Black Ops”

Blackout se había rumorado por bastante tiempo y después de muchos reportes fue un hecho, Treyarch se encargaría del primer Battle Royale AAA a costa de una campaña, pero eso ya es otra historia.

Para asegurarse que el juego sería ideal con los usuarios, tuvimos la oportunidad de probar Blackout en una beta hace un par de semanas – aquí pueden leer nuestras impresiones – y hay que ser honestos. Este modo si podría ser aquel que destrone a PUBG y Fortnite.

En la base, el modo es una amalgama de Fortnite y PUBG. Blackout toma el elemento «arcade» del título de Epic, donde es fácil entrar a otra partida, después de terminar ya que no son tan largas.

De PUBG toma el elemento táctico (Más sencillo), dónde podremos personalizar casi todas las armas que tenemos. ¿Encontraste un rifle de asalto y una mira Reflex? Ponle la mira al rifle. ¿Encontraste una pistola y una mejora del Clip? Equípalo y ahora tendrás más munición a tu disposición.

Elementos como las Perks clásicas del juego, se ven bien ajustadas al tipo de Gameplay de un Battle Royale y muestra que Treyarch ha tratado de anticiparse a cada posibilidad para evitar que los jugadores exploten las mecánicas del modo de juego a su favor.

¿Tiene problemas frente a la competencia? Claro, solo el precio es una barrera de entrada bastante importante en comparación a PUBG y Fortnite. Pagar 60 dólares por un modo que vale menos en PC (PUBG) o que es gratis en varias plataformas (Fortnite) y que incluso hasta está disponible en móviles.

Pero hay que ser honestos, Treyarch fue de los estudios que logró llevar a COD a la cúspide con las mejoras que hizo en Black Ops. Tanto Black Ops II como Black Ops III, son títulos con una base sólida de jugadores y los comentarios tanto de la beta MP como de Blackout han sido positivos por parte de la comunidad.

Pese a las entregas no muy bien recibidas por la crítica y los usuarios como Ghosts o Infinite Warfare, Call of Duty sigue siendo una marca reconocida que mueve muchísimos jugadores y no la podemos desestimar tan fácilmente, por lo cual en parte tiene algo de terreno ganado al momento de entrar a la contienda de los Battle Royale

Aún desconocemos varios detalles de Blackout, sin duda, el primer experimento AAA del Battle Royale podría marcar el camino para el resto de juegos del género de aquí en adelante. Aún queda pendiente conocer más detalles de Firestorm (modo incluído en Battlefield V) que se rumora podría tener una beta antes de su lanzamiento.

Aunque es difícil saber si Blackout será exitoso a largo plazo, no hay duda que el “pedigree” de Treyarch es vital para el éxito del modo, y si el estudio logra mantener este apartado tan fresco como lo ha logrado Epic con Fortnite, definitivamente aparecerá un contrincante contundente y con muchas opciones de superarlo.

¿Quién creen podría ser el próximo estudio que se lance a hacer su propio Battle Royale?

Call of Duty: Black Ops IIII llegará el 12 de octubre a PC, PS4 y Xbox One.