Bayonetta 10th Anniversary Edition

Bayonetta 10th Anniversary Edition

Plataformas: PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Platinum Games
Publishers: SEGA
Lanzamiento: Febrero 18/2020
Género: Harold, They’re Lesbians

Pese a que el Bayonetta original fue un hit inmediato en 2009, su secuela no habría llegado sin la financiación de Nintendo. Desde entonces, la Bruja Umbra se convirtió en uno de los personajes que tienen el lujo de pertenecer a ‘la gran N’, contando no solo con una excelente secuela exclusiva para la Wii U, sino también con su propia aparición en Super Smash Bros.

Es tanto el cariño que hay por la saga (y el dinero), que en 2017 se hizo oficial que habría una tercera entrega para Nintendo Switch, y aunque hasta el día de hoy no se sabe nada más al respecto, al menos su primera y segunda entrega han sido relanzadas en esta consola para el agrado de los fans.

No obstante, hace unos meses Platinum Games sorprendió con una gran noticia, y es que tanto Bayonetta como Vanquish, llegarían en un double-pack remasterizado a PlayStation 4 y Xbox One con sus respectivas mejoras en rendimiento y resolución.

Más allá de esto no hay, y aunque es una lástima que no haya algún extra adicional para cualquiera de los dos juegos, lo cierto es que es motivación suficiente el poder disfrutar del juego a 60FPS con mayor resolución, especialmente para aquellos que vienen de la era del PlayStation 3, donde el Bayonetta original sufría de excesivos tiempos de carga y un desempeño general más bien pobre.

Dicho esto, el gran ‘plus’ de esta nueva versión es su desempeño, ya que la tasa de frames es siempre estable a 60 y logra una resolución más alta que llega hasta los 4K en PS4 Pro y Xbox One X, aunque si hay que señalar que ya se le notan los años, especialmente en las secuencias cinemáticas donde es más fácil ver contornos poco definidos (o con dientes de sierra). No es nada que rompa la experiencia, pero si es notorio.

Fuera de lo anterior, Bayonetta sigue siendo Bayonetta, y la velocidad de su combate lo hace un título que no es solamente frenético, sino también exigente, con una curva de dificultad bastante elevada a comparación de su secuela, donde es muy importante prestar atención al movimiento de los enemigos para activar el Witch Time, que es básicamente la habilidad más importante para sobrevivir en todo el juego.

También tendremos a mano (y pies) diversas armas que podemos equipar mediante un menú y que podemos alternar en tiempo real para usarlas en combate con tan solo presionar un botón (L2), lo que permite un grado de experimentación al momento de encadenar combos con distintos “estilos”. Claramente es muy diferente pelear solo con la katana, a tener que alternarla con el látigo.

Pese a lo dinámico del sistema de combate y su moderada exigencia, algunos enfrentamientos pueden sentirse repetitivos por la forma en que se desenvuelven y la cantidad de enemigos “reciclados” que vemos en pantalla. Sin lugar a duda, los encuentros con los jefes son los más memorables, pero aun así hay algunos que vuelven en forma de mini-boss y no generan tan buen impacto.

Aunque en general los comandos de pelea son precisos, si hay momentos en los que la cámara falla al posicionándose en lugares que no facilitan la reacción ante el enemigo. Irónicamente, la mayoría de estos fallos de encuadre suceden en peleas importantes, lo que suma un par de puntos en la dificultad general de forma accidental, aunque esto es más notorio en el enfrentamiento contra Jubileus y otros jefes de gran escala.

Además, incomoda rompe las bolas que la configuración por default de la cámara en el eje Y sea invertida, pero al menos eso es reconfigurable.

Sumando lo anterior a unas muy bien logradas fases de exploración y uno que otro puzle, Bayonetta alterna muy bien sus fases de gameplay para no ser tan sofocante. Explorar bien las zonas abiertas permite acceder a secretos y mejoras, además que también podemos acceder a los portales que llegan a ‘Gates of Hell’, donde podremos comprar objetos, técnicas, amuletos y demás para facilitar un poco los futuros combates. No asegura que sean más fáciles, pero preparase vale la pena.

Aun así, es obvio que Bayonetta es un título extremadamente over-the-top en el que la acción NUNCA es mesurada y siempre escala a más. Está de más decir que esa es su esencia, pero es gracias al carisma de la extravagante Bayonetta, donde hasta el más sutil de sus movimientos está milimétricamente calculado para hacernos entender que como ella no hay dos.

Puede que narrativamente no sea un título brillante y que caiga en ciertos clichés, pero en general la mezcla de humor y acción exagerada hacen que el viaje sea muy entretenido y satisfactorio, especialmente por la forma en que se van integrando personajes a la historia y la química que tienen con Bayonetta, especialmente hacía el final del juego donde todo se unifica.

Eso sí, las secuencias “cinemáticas” que se narran a través de fotogramas se siguen sintiendo extrañas. Cuando son aplicadas dentro de un flashback tienen sentido porque refuerza la confusión de Bayonetta al tener amnesia, pero cuando presentan un suceso “en tiempo real”, fragmentar la acción en fotogramas es contraproducente porque, aunque tengan una secuencia lógica, no genera un buen impacto.

Así mismo, pese al desborde de personalidad de Bayonetta y la extravagancia de sus acciones, la paleta de color por momentos se siente desaturada. Si hablamos de escenarios, diría que es más notorio en Vigrid, pero en general también es perceptible en la mayoría de secuencias cinemáticas donde se siente que hay un filtro color tierra, que, casualmente, fue bastante popular por aquella época del PlayStation 3 y Xbox 360.

Bayonetta está de vuelta, y da gusto ver que regresa en una forma que se puede disfrutar a gusto. Es una excelente oportunidad para volver a uno de los grandes títulos de la séptima generación de consolas, en especial porque viene de la mano con Vanquish. Puede que como remaster no haga más que mejorar desempeño, resolución y tiempos de carga, pero considerando que esta entrega ha visto la luz en otros sistemas como Wii U y Switch, sin duda hacía falta verla en PS4 y Xbox One.

Reseña hecha con una copia de Bayonetta & Vanquish 10th Anniversary Edition para PlayStation 4 provista por SEGA of America.