Borderlands 2: Commander Lilith and the Fight for Sanctuary

Borderlands 2: Commander Lilith and the Fight for Sanctuary

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Gearbox Software
Publishers: 2K
Lanzamiento: Julio 8/2019
Género: DLC

Sin duda alguna, Borderlands 3 es un título altamente anticipado por los fans de la saga de Gearbox. Después del final de Pre-Sequel y los eventos de Tales From the Borderlands, estaba claro que el cierre de la saga prometía con una batalla a gran escala y aunque aun estamos a pocos días de ver ‘qué onda con eso’, primero se nos dio un motivo por el cual regresar a Pandora.

Tras su anuncio en la pasada E3, 2K y Gearbox anunciaron la llegada de un DLC gratuito llamado Commander Lilith and the Fight for Sanctuary para Borderlands 2, el cual serviría como una especie de prólogo a Borderlands 3.

Y es brutal.

 Todo comienza con un día pacifico para los Crimson Riders. Podría ser mejor y es que a pesar de haber acabado con Handsome Jack, la muerte de Roland sigue pesando en el equipo. Desafortunadamente, en ese momento de vulnerabilidad aparece un nuevo enemigo, el Coronel Hector, que llega con un virus a Sanctuary con el que es capaz de convertir a sus habitantes y a todo pandora en una especie de zombie-planta.

Con tremendo golpe a Sanctuary, no queda de otra opción que rearmar la resistencia con la ayuda de los personajes más emblemáticos de la saga así como algunos nuevos como Vaughn y Cassius, mientras todo es coordinado por Lilith, que ahora se posiciona como la líder de los Crimsom Riders.

En sí, este es un DLC bastante corto. Diría que más corto que el DLC Tiny Tina’s Assault on Dragon Keep, pero el trabajo que hace para “reintroducir” a los personajes y presentar el nuevo conflicto es sobresaliente.

El Coronel Hector llega como una nueva amenaza militar para destruir Sanctuary, pero sus planes van más allá. Obviamente esto ya lo sabemos por lo visto en Pre-Sequel y el final de Tales From the Borderlands, sin embargo, su rol dentro de la historia devela un poco más de lo que podemos esperar de las bóvedas y los Vault Hunters.

No será el villano más complejo en la saga, ya que al fin y al cabo está ahí como una “motivación” para que Lilith tome las riendas de los Crimsom Riders y ponga en marcha su plan de buscar nuevos reclutas, así como encontrar las demás bóvedas en Pandora para que no caigan en malas manos.

Pese a ello, lo cierto es que este DLC se siente como volver a casa. Cosas como el humor negro, el drama e incluso las conversaciones aparentemente cómicas que realmente tienen un trasfondo escabroso. Todo se siente como si no hubiera pasado el tiempo.

[COMIENZO MINI SPOILER TALES FROM THE BORDERLANDS]

De hecho, este DLC al igual que el de Tiny Tina, logra tener algunos momentos realmente conmovedores, como por ejemplo una misión centrada en la última voluntad de Scooter en la que se nos da la tarea de encontrar y encontrarle nuevo dueño a sus revistas porno, pero que entre fase y fase explora el luto de Moxxi y Ellie. Luego todo acaba con un BOOM, un gran homenaje a su acto heroico en Tales From the Borderlands.

[FIN MINI SPOILER TALES FROM THE BORDERLANDS]

En ese sentido, este DLC también sirve como “nexo” para unir las historias. Si bien Tales From the Borderlands era su “propia cosa”, estaba estrechamente ligado a los eventos de Borderlands 2. Aquí se le da continuidad a todo y la sola presencia de Vaughn y Cassius ya nos deja claro que lo visto en el juego de Telltale si tuvo un efecto.

Abarcando el tema de la jugabilidad, realmente no hay mucho que decir al respecto. Sigue siendo Borderlands 2 con todo lo bueno y malo que representa. Las misiones son variadas y están llenas de acción, conversaciones hilarantes y uno que otro plot-twist, pero la gran mayoría consisten en ir de un punto a otro masacrando enemigos.

Es MUY extraño quejarse de eso porque el gunplay de Borderlands 2 es increíblemente divertido, pero los objetivos no son tan variados como para cambiar el ritmo del juego. Aún así, sería mentira no decirles que es reconfortante, en sentido que las recompensas son decentes y los jefes bastante entretenidos.

Por último, pese a que este DLC corre sin mayor problema en la PlayStation 4 estándar, si hay que mencionar que después de una pantalla de carga es usual que las texturas no carguen y que en momento de mucho ‘desmadre’ la tasa de cuadros por segundos decaiga un poco. O sea, nada que no se haya visto en Borderlands 2.

Commander Lilith and the Fight for Sanctuary es un GRAN DLC. De eso no hay duda. Conserva la esencia del juego original a la vez que brinda una historia corta pero muy interesante, con la justa dosis de información para levantar las expectativas por Borderlands 3, pero sin llegar a decir más de lo necesario. Aunque algunas de sus misiones pueden llegar a ser repetitivas, estas igual exploran a sus personajes y nos revelan más de ellos.

Si están esperando Borderlands 3, es un Dlc que sí o sí, tienen que jugar.