Borderlands 3 – Guns, Love, and Tentacles: The Marriage of Wainwright & Hammerlock

Borderlands 3 – Guns, Love, and Tentacles: The Marriage of Wainwright & Hammerlock

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Gearbox Software
Publishers: 2K
Lanzamiento: Marzo 26/2020
Género: Borderlovecraftianlands

El final de Borderlands 3 no fue ni bueno ni malo. De hecho, y al igual que el meme de los Simpsons, fue un final y basta’. Se preocupó por sentar unas pequeñas bases para el futuro a la vez que cerró la posibilidad de volver a ver ciertos personajes. Por fortuna, los créditos finales anticiparon varios eventos interesantes, entre ellos el compromiso entre Sir. Hammerlock y Wainwright Jakobs, que hoy, gracias a Guns, Love and Tentacles, vemos hecho realidad.

Así pues, este segundo DLC para Borderlands 3 llega con la celebración de unas nupcias poco tradicionales en las que fuera de los novios, ganan protagonismo las armas, el amor y un planeta exótico habitado por un misterioso culto.

El destino esta vez es Xylourgos, un planeta que alberga un secreto evidentemente peligroso, pero que es también lugar para el matrimonio de Sir. Hammerlock y Wainwright Jakobs, evento que no sería posible sin la ayuda de la ahora wedding-planner Gaige, que con mucho entusiasmo, pero aún mucha más histeria, se ha preocupado por hacer de esta la boda perfecta.

Desafortunadamente nada va acorde al plan de Gaige y Wainwright Jakobs es víctima de un “maleficio” que lo despoja de toda voluntad para convertirlo en un recipiente que sirve para contener el poder de una misteriosa y MUY poderosa entidad llamada Gythian. Con esto presente, nuestra labor es simple: deshacer el maleficio y asegurarnos que la boda se realice.

En sí, Guns, Love and Tentacles es como el capítulo de una sitcom en la que se casan los personajes favoritos de la audiencia y en ese sentido, se exploran las aspiraciones que llevan a la boda, pero también las dudas que tienen los personajes –así uno esté poseído- y se juega incluso con la típica idea de que quizá son muy diferentes para prosperar.

Evidentemente este estilo ‘novelesco’ sirve para construir un conflicto que poco a poco se desarrolla y concluye con un final satisfactorio, y en el que obviamente también vamos descubriendo el papel de la secta que adora a Gythian.

Aquí es relevante hablar sobre la influencia de la obra de H.P Lovecraft sobre Guns, Love and Tentacles porque es notable. Desafortunadamente no soy el más indicado para hablar sobre esta mitología, pero es obvio que hay rastros de la obra de este autor en cuanto al tono y ambientación: desde la existencia de un ser del ‘más allá’ que consume la cordura de las personas a las nuevas unidades enemigas que surgen de portales con tentáculos.

Sin lugar a dudas este DLC tiene una de las ambientaciones más interesantes en la saga en la que no solo resaltan escenarios lúgubres y misteriosos, sino en la que también hay guiños a la misma obra de H.P Lovecraft – y que seguro personas más empapadas en el tema reconocerán-, pero cuando hay una misión llamada ‘The Call of Gythian’, ya pueden hacerse una idea.

Fuera de lo anterior, Guns, Love and Tentacles ofrece el “mismo” contenido que el juego base y su primer DLC: nuevas armas, más coleccionables y nuevas misiones secundarias, sin embargo, quizá lo más importante es que el level cap incrementó hasta nivel 57. Afortunadamente no se requiere de mucho grindeo para llegar a esta cifra y para el cierre de la campaña principal estaremos al menos en nivel 56, por lo que resto es ‘pan comido’.

Aunque este DLC no tiene una dificultad muy alta, la suerte puede romper por completo la balanza entre una dificultad justa y lo extremadamente fácil, y es que algunos drops –por lo menos en mi caso- fueron muy benevolentes, por lo que una sola arma (una sub-ametralladora Maliwan ROTISIMA) fue suficiente para vencer al jefe final en un par de minutos. Seguramente esto no aplique en los modos más exigentes, pero en cuanto al estándar, si es notable.

Ahora bien. Una de las apariciones estelares en Guns, Love and Tentacles es la de Gaige, a quien no veíamos desde su aparición en Borderlands 2. Aquí la vemos de vuelta, y aunque conserva muchos de sus rasgos característicos, si hay que decir que su personalidad ahora se siente más ‘Tiny Tiniesca’, pasando por momentos de alta histeria que parecen más emblemáticos de ese personaje.

El cambio es notable, y aunque sus diálogos abusan de slangs e imitaciones a otros personajes, no llega a ser tan molesto. Un gran plus a su aparición, es que sus diálogos con Moze caen como anillo al dedo (LOL), y es que pese a conocerse por las difíciles circunstancias del DLC, ambas tienen en común el amor por sus acompañantes robóticos.

Fuera de lo anterior, solo resta por comentar brevemente que este DLC aunque no mejora algunos de los problemas técnicos del juego base, si los atenúa y, por ejemplo, no son tan notorias las caídas en la tasa de frames y casi no hay problemas con los tiempos de carga, aunque más notablemente, los menús cargan un poquito más rápido, lo que hace más sencillo y menos tedioso el tener que entrar para revisar el inventario.

Aun así, se extraña la posibilidad de cambiar armas con la cruceta y el sistema de emotes aunque no es nuevo, si es incómodo de acceder.

Guns, Love and Tentacles es sin duda el DLC que esperábamos. Su corta campaña no supera las 5 o 6 horas, pero si lo comparamos con el primero, gana mucho en términos de historia, ambientación y personajes. Los encuentros siguen siendo frenéticos, y aunque es fácil romperlos, al final se sienten gratificantes, especialmente contra los bosses de turno, que con mecánicas muy específicas, dinamizan aún más los combates.

Reseña hecha con una copia de Borderlands 3: Super Deluxe Edition para PlayStation 4 provista por 2K.