Chronos: Before the Ashes

Chronos funciona como una buena precuela de Remnant, pero su jugabilidad le resta mucho a la novedad del juego original.

Plataformas: PS4 (Reseñado)/PC/Nintendo Switch/Xbox One
Desarrollador: Gunfire Games
Publishers: THQ Nordic
Lanzamiento: Diciembre 1/2020
Género: El Souls de Pistolas, sin pistolas

El Soulslike es un género que ha tomado muchísima fuerza en los últimos años. A Dark Souls le han salido montones de juegos inspirados y para la gente esas curvas de dificultad definitivamente son muy atractivas. 

En 2019, Gunfire Games lanzó Remnant: From the Ashes. El título usaba una idea similar del Soulslike, pero con armas y una historia bastante interesante que se desarrolló a lo largo de 2 DLC, pero ese no era el único plan de Gunfire.

Lanzado originalmente en Oculus Rift en 2016, Chronos era un tipo de Dungeon Crawler con elementos de Roguelike, finalmente el juego se ha liberado de la realidad virtual y llega a consolas con el nombre Chronos: Before the Ashes. 

Chronos funciona como una precuela de Remnant, el juego nos cuenta un poco más sobre “The Root”, sus orígenes y como la humanidad se adaptó a todos los eventos que ocurren más adelante en el juego. 

Originalmente Chronos no era considerado una precuela de Remnant, principalmente porque el segundo juego no existía para ese momento, además que debido a su plataforma el acceso podía ser más bien complicado para algunas personas. 

La narrativa de Chronos no resuelve muchas dudas, pero a diferencia si logra acomodar mejor todo lo que presenta Remnant. Esto más que ser un punto clave, hace que el mundo se sienta más robusto. 

Además de esto, ese misticismo que siempre mantuvo el universo de Remnant también acompaña Chronos, algo que definitivamente es un plus para que se sienta parte del universo al que pertenece. 

La jugabilidad de Chronos es un punto de contención un poco raro. 

Para nadie es un secreto que Remnant siempre fue considerado una versión de Dark Souls con pistolas, Chronos va mucho más a la fórmula de Dark Souls.

Nuestro personaje sin nombre va con una espada tiene una barra de Stamina y evadir o usar los ataques consumirá esta barra, por lo cual el combate es mucho más “estratégico” a comparación de Remnant.

Esto no es algo necesariamente malo, ya que al ser un juego más pequeño no debe ser tan bombástico y eso es algo que Chronos hace bien, al reducir la escala del juego, claramente no va enfocado al mercado AAA, sino que realmente le apunta a las personas que jugaron el título de Oculus y Remnant.

El juego utiliza un sistema de Trait Points, que a la larga es igual a todos los sistemas de mejora de un juego. Al completar la barra, recibiremos un punto con el que podemos subir un atributo de nuestro personaje.

Fuerza, resistencia, entre otros atributos serán los disponibles, por lo cual podemos decidir si nuestro personaje golpeará más suave, pero será más rápido o si queremos golpear duro pero ser más lentos.

Esta construcción ya es clásica, pero el giro de Chronos permite que no se sienta tan normal como en otros juegos del género.

Chronos basa gran parte de sus mecánicas en la edad. Al crear nuestro personaje podemos darle una edad mínima que será con las que iniciamos el juego. Esto hace que nuestros atributos cambien entre más viejos estamos. 

Cada vez que nuestro personaje muere y revivimos, nuestro personaje gana un año más, por lo cual cada muerte puede tener unas consecuencias que van más allá de perder nuestras almas o experiencia.

Esto agrega un componente de pensamiento a futuro. Por ejemplo, la inteligencia de nuestro personaje aumenta con los años y nuestra fuerza decrece, entonces me obliga a pensar… Creo un personaje que haga mucho daño arriesgandome a perder parte de estos atributos más adelante si me encuentro con una situación en la que muera mucho.

O por otra parte pienso a futuro y creo un build enfocado en lo que podría ser de mi personaje más viejo.

El componente no es exageradamente profundo, pero si lo ayuda a diferenciarse mecánicamente de los juegos Souls donde la penitencia por morir es más leve a corto plazo, pero mucho más fuerte a largo plazo.

Visualmente, Chronos es un juego bastante sencillo. Aunque no es un título Low Poly como tal, si tiene elementos que no son exageradamente detallados y su estética tiende a ser más “sencilla”, lo cual nos recuerda que es un proyecto más pequeño del estudio.

Los enemigos son los que tienen más detalle y hace que sobresalgan frente a los entornos que en ciertos momentos se sienten un poco planos debido a su paleta de color y algunos de los contrastes que usa. 

Creo que la mayor falla está en la parte sonora. A pesar de tener potencial y luego del trabajo de Remnant, algunos efectos no son de lo mejor ya sea por el efecto en sí o por la mezcla sonora que se usó. 

Sin duda ciertos sonidos no se sienten tan “reales” dentro del escenario que no vende el juego, además que un par de veces algunas cosas sencillamente no sonaron. Esto último realmente no es algo grave, pero es una situación extraña que no debería suceder.

Chronos: Before the Ashes es un juego ideal para las personas que disfrutaron Remnant al 100%, no solo porque amplía un poco su narrativa, sino que mecánicamente se simplifica para recordarnos cómo era la vida antes de la aparición de The Root.

El título también es ideal para los fans de los Souls que quieren ver algo diferente, a pesar de su estética más sencilla las personas que disfruten los juegos del género seguramente lo apreciarán bastante.

Chronos: Before the Ashes ya se encuentra disponible en PC, PS4 y Xbox One.

Reseña hecha con una copia de Chronos: Before the Ashes para PlayStation 4 provista por THQ Nordic.

A %d blogueros les gusta esto: