The Dark Pictures: Man of Medan

Supermassive vuelve con nuevas historias de antología de terror. Man of Medan, es una buena experiencia, pero no tan enfocada como otros juegos del estudio.

Plataformas: PC (Reseñado)/PS4/Xbox One
Desarrollador: Supermassive Games
Publishers: Bandai Namco Entertainment
Lanzamiento: Agosto 30/2019
Género: Es como Until Dawn… pero en un barco.

Terror en altamar.

Después del éxito de Until Dawn (2015) Supermassive Games decidió meterse de lleno en el mercado de los dramas interactivos de terror.

The Dark Pictures Anthology: Man of Medan es el primer capítulo de una trilogía de juegos de terror. Como su nombre lo dice, al ser antología estos juegos no van a estar narrativamente conectados, sino que van a hacer parte de un mismo universos de cuentos atados por un narrador: el misterioso “curador”, que rompe la cuarta pared en el juego.

Como estos juegos viven y mueren por sus historias y no quiero spoilear a nadie, seré breve.

Los hermanos Alex (Kareen Alleyne) y Brad Smith (Chris Sandiford), con Julia, la novia de Alex, y su hermano Conrad, viajan al Pacífico Sur en el barco de Felicité “Fliss” DuBois (Ayisha Issa) en búsqueda de los restos de un avión de la Segunda Guerra Mundial. La expedición de buceo empieza normal, pero una tormenta y otra serie de eventos desafortunados lleva a nuestros cinco protagonistas a quedar atrapados en un buque de guerra fantasma. Y nadie quiere estar mucho tiempo en un buque de guerra fantasma.

Clásico.

Ahora deben luchar para mantenerse vivos y cuerdos y con tu ayuda tomar decisiones que les permitirán escapar. O les causarás muertes horripilantes.

Para quienes estén interesados, la historia está basada en la leyenda real del SS Ourang Medan, un barco que desapareció en los 40 en algún lugar del Pacífico cerca a Indonesia. “Ourang” o “Orang” traduce “hombre” o “persona” en malayo y Medan es la ciudad más grande de la isla de Sumatra. Así que: el SS Hombre de Medan. Boom.

Como suele pasar con estos juegos, la narrativa es dinámica y cambia según las decisiones que tomemos. También cambia un poco cada vez que jugamos, porque una nueva partida nos da acceso jugar con otros personajes en otras secciones del juego. Solo así se puede ver la totalidad del desarrollo de la historia y entender a cabalidad lo que sucede.

Además, el juego está curiosamente planeado para jugarlo en modo cooperativo, con dos jugadores controlando dos personajes distintos en el mismo espacio temporal. Sospecho que jugar solo o con un extraño en línea resulta en experiencias muy similares: solo nos percatamos de las consecuencias de las decisiones, pero no las vemos. Sin embargo, jugar con alguien conocido y mantener una comunicación sobre lo que está pasando da luces interesantes sobre la historia, sin tener que jugarla varias veces.

Y claro que hay varios finales. La mayoría catastróficos. Incluso algunos de los finales que uno espera sean buenos tienen sus sorpresas amargas. 

Para quienes hayan jugado algún juego de Quantic Dream (David Cage) o de Telltale Games, Man of Medan no se les hará extraño. Quienes, de lo contrario, esperen encontrarse con un videojuego más tradicional: esto es más como una película interactiva.

La gran parte del tiempo no estamos activamente jugando, sino prestando atención. Y el juego se ve muy bien y la cámara siempre hace cuadros bien cinematográficos. La forma cómo nos muestran los espacios es muy similar a lo que encontraríamos en una película.

Hay algunos bugs visuales aquí y allá, pero nada que estorbe demasiado.

En términos de mecánicas, este tipo de juego son muy sencillos. Hay tres “momentos” de juego. El primero es diálogo y aquí solo esperamos y elegimos una de tres opciones que corresponden a una forma o sentimiento con el que vamos a contestar. Las opciones son “asertivo” o “inseguro” o “juguetón”, etc. Nada concreto.

Qué opciones de diálogo elegimos afectan cómo se desarrolla la historia y las relaciones entre los personajes. Así que hay varios caminos posibles a elegir.

Después están las secciones de caminar/explorar e interactuar con objetos. Francamente, los personales son torpes al caminar y con los varios cambios de cuadro de la cámara, es fácil desorientarse. Además, pareciera que los personajes tienen que estar en unas posiciones muy precisas para interactuar con los objetos. Así que varias veces me vi caminando casi en círculos frente a una interacción hasta que por fin lograba hacer que funcionara.

La otra porción de interacción son los QTE (eventos de tiempo rápido): cuando toca presionar un botón en un tiempo corto límite. Francamente, los QTEs siempre me han parecido una mecánica odiosa, pero es una buena forma de generar esos momentos de tensión rápidos y mantenernos enganchados durante las secuencias de acción.

Todas las tres fases de juego impactan quiénes sobreviven o no.

Con un mando/control es mucho más fácil -en mi opinión- reaccionar rápida y precisamente. Jugar con un teclado fue un poco más confuso y presionar rápidamente la misma tecla para realizar una acción no es nada cómodo.

La historia sin duda es interesante, aunque su desarrollo en partes sea torpe. Poco a poco vamos descubriendo un misterio que lentamente nos obliga a reinterpretar lo que estamos viendo. Pero el juego pierde un poco de impacto por la monotonía del barco fantasma donde estamos. Es interesante inicialmente, pero pronto todos los corredores son iguales y los personajes se mueven lenta y torpemente, lo que frustra un poco la limitada exploración.

De resto, hay buenos momentos de tensión y algunos sustos efectivos, pero nada extraordinario.Es posible percatarse rápidamente de algunos hilos definitivos de la historia que suavizan muchos de los sustos.

Y en comparación con Until Dawn, Man of Medan, aunque con un enfoque temático más claro, no tiene el mismo impacto.

Sin duda lo más interesante que ofrece el juego es la introducción del misterioso curador de las historias, con quien interactuamos entre capítulos, interpretado por Pip Torrens. Es, curiosamente, el mejor personaje del juego aunque solo sea el “narrador”. Pero nuestras interacciones con él son las mejores, en mi opinión. Evalúa nuestras decisiones constantemente, nos felicita sorprendido o señala nuestra ineptitud, y también nos ofrece consejos. No son los momentos más tensos, pero romper ese pacto jugador y ficción es un gancho.

Dark Pictures Anthology: Man of Medan es una buena primera entrega de lo que promete ser una trilogía de buenos dramas de terror. No está a la altura de Until Dawn, pero ofrece una historia con líneas narrativas interesantes y un misterio entretenido de resolver. Además, estéticamente entrega el impacto de una buena película de terror, aunque no tenga tantos sustos importantes. Jugarlo en compañía de alguien tal vez sea la mejor forma de disfrutarlo, por no cumplir tanto la promesa de “me voy a asustar solo a oscuras” como se esperaba.

No deja de ser un buen juego dentro de este curioso género y si los dramas interactivos son para ti,  Dark Pictures Anthology: Man of Medan ofrece una buena experiencia.

Cabe señalar que trailer de la siguiente entrega pinta tener una propuesta de terror más gustadora.

Reseña hecha con una copia de The Dark Pictures: Man of Medan para PC provista por Bandai Namco.

A %d blogueros les gusta esto: