Disc Room

Disc Room es un título donde las mecánicas son lo primero, esto le permite brillar con título indie a pesar de algunos de sus problemas.

Plataformas: PC (Reseñado)/Nintendo Switch
Desarrollador: Kitty Calis, JW Nijman & Terri Vellmann
Publishers: Devolver Digital
Lanzamiento: Noviembre 22/2020
Género: Discos que no son discos

Cerca a Jupiter, un misterioso planeta en forma de disco ha aparecido. Un valiente grupo de investigadores ha decidido aventurarse y descubrir que hay dentro del planeta. De manera inesperada hay un montón de discos que por lo visto quieren matarnos, en la nueva aventura del equipo detrás de Minit… bueno, algunos de ellos.

Sin duda Devolver Digital siempre ha sido amigo de los títulos indie más experimentales. Solo este año lanzó Carrion, Fall Guys y la secuela de Serious Sam. Mientras que el 2019 vio joyas como Katana Zero, Ape Out y el magnífico Observation.

Pero cuando desarrolladores como Jan Willem Nijman, Kitty Calis, Terri Vellmann y Doseone se unen, definitivamente podemos esperar grandes cosas.

Disc Room es bastante sencillo. Al entrar a dicho planeta en forma de disco encontraremos habitaciones con discos – ¿Qué sorpresa, no? – y nuestro reto será consistirá en sobrevivir el mayor tiempo posible sin que uno de estos nos parta en dos. 

¿Suena sencillo, no? La magia de Disc Room radica en que cada cuarto tendrá retos para abrir el que sigue o en su defecto para abrir los aledaños. Los clásicos son de tiempo “sobrevive 20 segundos” y en otros casos algunos pueden ser “Muere gracias a 10 discos diferentes”.

Por ejemplo, en el caso del último tendremos que seguir avanzando para encontrarnos esos discos adicionales que faltan y así completar dicho reto.

Aunque Disc Room es un ejercicio de repetición, en eso radica lo entretenido que se vuelve. En lugar de apelar a lo buenos o malos que podemos ser conforme pasa el tiempo, el juego le apunta a volvernos más hábiles a la hora de esquivar discos, esto también nos permite regresarnos a desbloquear nuevos niveles mucho más adelante.

Para sostener sus mecánicas, contaremos con diversas habilidades que se irán desbloqueando conforme avancemos en la historia. Aquí es donde la cosa se pone interesante y se muestra lo bien que está diseñado Disc Room.

Normalmente al desbloquear una habilidad, sencillamente le podemos sacar más provecho en los niveles iniciales, a tal punto que prácticamente la explotamos para “ganarle al juego”, curiosamente aquí, aunque algunas de estas habilidades pueden simplificar una habitación, no es tan sencillo lograrlo.

Me explico. Una de las habilidades es Clonación y en algunos sitios es común que ciertos discos “nos persigan”, por lo que si usamos la habilidad entonces podremos engañar temporalmente este disco, pero esto no facilita la sala porque si usamos la habilidad erroneamente, un disco nos cortará en dos.

Esa es la magia de Disc Room, que en su ejercicio de repetición también nos hace más conscientes de todo lo que nos encontraremos en cada sala y vaya que se pondrá más difícil con el tiempo.

De esta manera, las habilidades hacen más sencillas algunas salas, pero aprender a usarlas de manera adecuada es lo complicado del juego. Esa dicotomía es lo que hace tan atractivo el juego a la larga.

No es solo aprenderse las salas, sino también es pensar cuál habilidad nos puede ser más útil en cada una de estas. ¿Qué todas funcionan? Si, pero claramente unas nos harán la sala mucho más sencilla comparada a otras habilidades.

El juego tendrá unas salas con “Bosses”, estos enemigos serán unos discos que nos atacarán con… adivinaron, más discos.

Para vencerlos tendremos que aguantar cierto tiempo en la sala o en su defecto conseguir unas esferas amarillas que este disco grande soltará cada cierto tiempo, una vez destruido podremos avanzar a la siguiente sala… si es que el boss no nos mata primero al revivir. 

Uno de los puntos flacos del juego es su manera de avanzar a lo largo del mapa. Las puertas se abrirán de acuerdo a ciertos retos que tiene cada sala. En algunos casos podremos completar ambos en un solo run y en otros casos hasta más adelante en el juego podremos abrir otras puertas.

Esto me parece que eleva un poco la curva de aprendizaje del juego y lo manda a uno a un tipo de grindeo innecesario, en especial porque algunos retos no son tan claros, por lo que será necesario que experimentemos un poco con ellos para entender que abriremos y como lo abriremos. 

Siento que un sistema más funcional es que nos permita elegir la puerta que queremos abrir al completar un reto. Ya que más de una vez completé un reto difícil, solo para darme cuenta que me llevaba a un cuarto que no me ayudará mucho a avanzar.

Visualmente es bastante sencillo. Los niveles no son exageradamente detallados, pero muestra un claro interés en sus mecánicas que debido al equipo de superestrellas que está detrás era algo natural. 

A pesar de la sencillez de algunos lugares. Los estilos logran ser lo suficientemente marcados para que haya una distinción ideal en cada una de ellas, además que traen suficientes elementos nuevos a nivel mecánico para que solo se queden en paisaje.

Esto último me parece crucial, porque al variar estas mecánicas, el juego no se siente tan “igual” conforme avanzamos, además que nos obliga a pensar un poco más allá a la hora de entrar a cada cuarto, si desconocemos con qué nos podemos encontrar allí.

Uno de los puntos más altos, es la música de Doseone. El compositor norteamericano ha trabajado en la música de títulos como Exit the Gungeon, Gang Beasts y High Hell. Este último junto a Terri Vellmann que es parte del equipo de desarrollo del juego.

Aquí combina elementos de Hip Hop con electrónica, creando sonidos interesantísimos donde se siente la influencia medio espacial y Sci-Fi que acompaña al juego. Aunque no es un Hip Hop melódico como vimos en el One of this Days I’ll Get it Right de Solid Mas y Jim Guthrie, si se nota una fuerte influencia del género junto a los sintetizadores.

Disc Room mantiene ese mantra de Devolver Digital, donde todos los juegos que lanzan son absurdos, pero que precisamente esa naturaleza absurda es lo que los hace aún más interesantes. 

Es un juego donde las mecánicas son lo primero, pero el resto de elementos no quedan relegados, sino que logran complementar adecuadamente todo lo que rodea al título. Si disfrutaron Minit (Juego en el que participaron Jan Willem Nijman y Kitty Callis), sin duda Disc Room es un título ideal para ustedes.

Y si no ha probado Minit… deberían probar Minit.

Disc Room llegará a PC y Nintendo Switch el 22 de octubre.

Reseña hecha con una copia de Disc Room para PC provista por Devolver Digital

A %d blogueros les gusta esto: