Disintegration BETA – Impresiones

Disintegration BETA – Impresiones

Actualmente hay muchos (pero muchos) juegos multiplayer y aún más bajo el modelo Games as a Service. En su mayoría, cada uno tiene sus particularidades para mantener a la gente enganchada.

Uno de los que pronto entrará a ese grupo será Disintegration, un título desarrollado por V1 Interactive y con uno de los creadores de Halo (Marcus Lehto) a la cabeza. Recientemente tuvimos la oportunidad de participar en su beta cerrada y estas son nuestras impresiones.

Anunciado durante la gala de apertura de GamesCom, Disintegration parecía algo diferente. Sin duda, al ser Lehto un ex-Bungie, las comparaciones no se hicieron esperar ya que los personajes dentro de este juego eran más bien parecidas a los Exo en Destiny.

¿Pero exactamente que es Disintegration? A grandes rasgos, es un FPS con uno que otro elemento táctico donde el jugador, en lugar de desplazarse a pie, usará un vehículo flotante llamado Gravcycle. Algo asi como los podracer de Star Wars, pero con la diferencia de que pueden disparar.

La beta de Disintegration nos permitió ver dos mapas y dos modos de juego. Había una especie de ‘Captura la Bandera’ pero con un núcleo de energia (u orbe), así como uno muy similar al modo de juego ‘Control’ en Destiny, donde los equipos deben capturar una zona determinada para acumular la mayor cantidad de puntos.

Aunque tiene elementos muy interesantes, en cierto punto se siente igual a la gran cantidad de títulos del mismo corte que ya hay en el mercado, tanto así que instantaneamente se convierte en otro título más al que habrá que dedicarle cientos de horas para poder “disfrutarlo”.

Mecánicamente Disintegration es sencillo. Tendremos diferentes clanes (que funcionan como loadouts) para seleccionar, donde cada uno tiene un look & feel que va muy ligado a lo que puede representar cada Crew.

Durante la beta hubo disponibles 7 clanes diferentes. Cada uno tiene su loadout específico junto a una habilidad secundaria para usar en varios momentos de la partida. Clanes como Lost Ronin, Warhedz y King’s Guard son algunos de los nombres que vimos durante nuestro tiempo con la beta cerrada.

En el caso de los Warhedz, estos usan unas pequeñas granadas que explotan al hacer contacto con el enemigo. Tendremos desde lanzamisiles hasta subametralladoras, que nos permitirán no solo atacar los otros jugadores con Gravcycles, sino también a los “grunts” que los acompañarán.

De lo que jugué Tech Noir fue muy clan favorito, en especial por el arma (un tipo de railgun) que hace bastante daño, aunque tiene muy poca munición.

Pero vamos por partes. El jugador cuenta con su Gravcycle y un pequeño grupo de grunts. Ellos son un tipo de unidad terrestre que servirá para defender un punto o para atacar y rematar los otros jugadores que estén débiles.

Estas unidades fácilmente pueden morir en cualquier momento de la partida, pero es fácil revivirlos ya que únicamente tendremos que recolectar su «banner» (como si fuera Apex) y luego esperar unos segundos para que reaparezcan de nuevo en el campo de batalla.

En los Grunts en donde se ve un poco más el elemento “táctico” de Disintegration. Por ejemplo, fácilmente puedo dejar puestas las unidades fuera de la vista del enemigo y que lo rematen después de dispararles con la Railgun o mientras voy a capturar otro punto, los puedo dejar defendiendo la zona recién capturada.

Los Grunts también es posible ponerlos en modo ataque, para que se deshagan de las unidades enemigas o incluso que ataquen sin cuartel a los jugadores de las Gravcycles.

Este es un elemento muy interesante porque le da variedad al gameplay, pues lo suficiente para destacar y también se presta para que no sea todo tan a la carrera como se puede ver en FPS como Call of Duty o mi favorito actualmente, Apex Legends.

Al inicio incluso morí varias veces, precisamente por eso. En lugar de buscar espacios para atacar, me fui a la loca sin unidades y los otros jugadores me “desintegraban” con facilidad. Después de aprender esto, fue más fácil tomarme mi tiempo para atacar y concentrarme en capturar las zonas para ganar puntos.

Aunque ese es el factor chévere de Disintegration, el resto del juego es más bien… normal.

De ninguna manera es un juego malo, no solo es competente en lo que hace, sino que el giro “táctico” lo hace mucho más entretenido, pero a nivel mecánico no se siente tan robusto como uno pensaría, en especial por lo ideal que sería moverse en los Gravcycles a lo largo de los mapas.

Especialmente porque al ser una moto voladora, se siente demasiado pesada y muy lenta. Sin duda uno no quiere volar a toda velocidad como si estuviera jugando Ace Combat, pero sí que en ciertos puntos haya mayor dinamismo para ir de un punto a otro.

Además a nivel visual es más bien… estéril.

Aunque las similitudes de Destiny no van más allá del diseño de los personajes, el resto de mundo se siente muy “apocalíptico” y en este caso, lo digo en el mal sentido de la palabra.

Juegos como Far Cry New Dawn y RAGE 2 mostraron que se podía hacer más serio el mundo apocalíptico, pero también darle más color. Aquí se ve como las tomas de la Tierra en Wall-E, todas café y aburridas.

Aunque es una beta, Disintegration tiene elementos que prometen y otros… que no tanto, pero sin duda es una propuesta interesante que se podría sentir mucho más robusta cuando el juego llegue en 2020 a PC, PS4 y Xbox One.