The Eternal Castle [REMASTERED]

The Eternal Castle logra ser un título visual y narrativamente atractivo, donde sus controles puede ser un problema por momentos.

Plataformas: PS4/PS5 (Reseñado)/PC/Nintendo Switch
Desarrollador: Leonard Menchiari/Giulio Perrone/Daniele Vicinanzo
Publishers: PlaySaurus/TFL Studios
Lanzamiento: Junio 24/2021 (PS4/PS5) – Enero 5/2019 (PC)
Género: Prince of Another World

¿Cómo se remasteriza un juego que no existe?

Lanzado originalmente en 1987, The Eternal Castle es un título de cinemático de plataformas que estuvo perdido en el tiempo. Finalmente en 2019 vio una versión remasterizada de la mano de Leonard Menchiari, Daniele Vicinanzo y Giulio Perrone.

En un mundo paralelo, esta sería la realidad. La verdad es mucho más sencilla.

The Eternal Castle [REMASTERED] nos pondrá en el papel de Adán o Eva. Luego de una catástrofe que llevó a la tierra al Apocalipsis, la humanidad ha comenzado a colonizar otros planetas.

Luego de muchos años, Adán o Eva regresarán a la Tierra a buscarla a ella, una mujer desconocida que guarda un importante secreto para la supervivencia de la humanidad.

El juego es uno de los más extraños y cautivantes que he jugado en varios años. A pesar que la historia es muy “by the numbers”, el título realmente atrae por su apartado visual. 

Luego de estrellar su nave al llegar a la Tierra, Adán o Eva (Dependiendo de quién escojan al iniciar el juego) tendrán que recuperar unos Gliders que serán claves para que la nave recupere energía y podamos llegar al Castillo.

Estos Gliders los encontraremos en 3 zonas diferentes.

Lo interesante de The Eternal Castle, es en cierto punto su retrato de un mundo post-apocalíptico. En lugar de mostrar un mundo inhóspito o lleno de mutantes, el juego nos muestra un mundo en guerra.

Aunque como tal nunca hay un contexto claro, al respecto sin duda es posible que parte de la humanidad se haya retraído a una manera más antigua de vida, mientras se enfrentan a otro bando por los recursos que quedan.

Aunque no es parte de la narrativa, es interesante la manera como a nivel visual enriquecieron el mundo teniendo en cuenta el apartado gráfico que maneja. 

En varias entrevistas (e incluso los créditos del juego) Menchiari ha mencionado que la mayor inspiración para The Eternal Castle fueron los legendarios Prince of Persia de Jordan Mechner y Another World de Eric Chahi.

Esto más que verse en su estilo, se ve en su jugabilidad. 

The Eternal Castle utiliza las mismas mecánicas de Prince of Persia, donde nuestro personaje lleva un momentum que en momentos tendremos que aprovechar y todos los movimientos no son tan inmediatos como uno quisiera.

Aquí es donde se ve el mayor problema del juego y es que sus controles, muchas veces van en contra de las situaciones en las que el juego nos pone. 

Me explico. 

Si recuerdan Prince of Persia, los combates eran 1v1 donde tendríamos que esperar una apertura de nuestro enemigo para atacar, aquí aunque el sistema es similar debido a su parte visual no hay un buen feedback en la manera como el combate funciona.

Entonces se vuelve un ejercicio de botonazos donde sencillamente presiono todo con la esperanza que eventualmente mi enemigo caiga. Sin duda los desarrolladores no tenían pensado que el combate funcionara así, pero esa falta de Feedback lo hace complicado de jugar adecuadamente.

También varios enfrentamientos son contra más de un enemigo, lo que hace que los botonazos se repitan y caiga en el mismo loop del juego.

Otro problema aunque menos frecuente es la necesidad de ser preciso con el movimiento. Debido a su inspiración con los títulos mencionados, siempre habrá un Delay en acciones como el salto. 

Una secuencia “a-la-Indiana Jones” con una piedra, fue la muestra de esto. No solo morí varias veces porque el control no era lo suficientemente responsivo para completar bien el salto, sino que también más de una vez al saltar, no lo hacía en el punto que era.

Entiendo la idea detrás de la inspiración de los controles, pero sin duda en varios momentos el homenaje se iba convirtiendo en un dolor de cabeza.

Visualmente el juego se va mucho más allá de su inspiración. The Eternal Castle usa 2-bits para su apartado gráfico por lo cual lo que realmente vemos, es muy poco comparado a lo que hay en el escenario. 

Esto es un acierto por dos razones específicas.

Primero, lo hace ver muy pero muy diferente a cualquier otro título en la actualidad y definitivamente lo hace resaltar, pero también le da un tono lúgubre a todo lo que ocurre en el mundo del juego.

En una de las zonas (donde hay un tipo de mutantes… creo) la parte visual le juega muy bien a aportar esa sensación de incomodidad por no saber que ronda en las sombras. El juego no necesita mostrar sangre o cuerpos destripados.

Solo mostrar una semblanza de eso, realmente es igual de efectiva para generar el tono que acompaña la zona. En las sombras solo veremos una pequeña trama de pixeles que rodea una parte del personaje para decir más o menos donde carajos estamos ubicados. 

La música también es un acierto.

El juego usa un tipo de Synthwave y música electrónica que realmente se siente parte de todo lo que estamos viendo. Aunque realmente no recurre al Cyberpunk, personajes como el guardián van muy de la mano con la idea de un futuro lejano que plantea el título.

La música a pesar de sentirse diferente de la época, acompaña y enaltece algunas escenas que son claves en la narrativa y que realmente no hay un diálogo que las acompañe, por lo cual es una situación difícil donde lo que vemos y lo que escuchamos nos debe contar todo.

Algo que puede alejar a las personas, es su duración. La campaña principal fácilmente puede durar un máximo de dos horas. 

Esto realmente no es grave, ya que el título cuenta con un modo de duelos contra la CPU otra campaña llamada Lost Tales, donde nos cuentan algo más relacionado a la gente que aún vive en la tierra.

Pero, en el caso de Lost Tales, el título se convierte en un juego con permadeath. Si morimos en cualquier momento (Durante una caída o a manos de un enemigo) tendremos que empezar de cero.

Esto requiere que el jugador tenga un buen conocimiento de las mecánicas del juego porque un mal movimiento nos llevará a la muerte.

Es más, lo más práctico sería huir de todos los enfrentamientos o mantenerlos al mínimo, para precisamente no morir de una manera idiota y perder todo el progreso que llevaríamos hasta el momento.

The Eternal Castle [REMASTERED] es un juego visualmente fantástico y que realmente logra evocar ese espíritu de título clásico que buscaba el equipo. 

Aunque su duración y sus controles pueden ser un talón de Aquiles en varios casos, para los fans de Another World y Prince of Persia clásicos, sin duda será una experiencia ideal.

The Eternal Castle [REMASTERED] ya está disponible en PC y Nintendo Switch, el título llegará a PS4 el 24 de junio.

Reseña hecha con una copia de The Eternal Castle [REMASTERED] para PlayStation 4 provista por Hard Copy Games.

A %d blogueros les gusta esto: