Fallout 76… ¿qué es y para dónde va?

Desde su anuncio, Fallout 76 se volvió un tema bastante controversial entre conocedores de la franquicia, porque si bien fue una gran sorpresa, no fue la sorpresa que la mayoría de los fans de la saga estaban esperando.

Aunque la cuarta entrega logró estar a la altura de las expectativas, incluso superándolas con los múltiples DLCs y lo que traían al juego base, la comunidad desde hace tiempo estaba esperando un nuevo título que fuera desarrollado por Obsidian Entertainment, quienes se ganaron el corazón de los fans con el excelente Fallout: New Vegas.

Pero no fue así. Bethesda hizo un controversial anuncio durante la E3-2018 revelando que el nuevo título en la saga sería Fallout 76, siendo esta la primera entrega en toda la saga en tener un enfoque puramente online sin un modo campaña convencional.

Las cejas se levantaron, y ante la duda y el escepticismo, Todd Howard desde entonces se ha encargado de poco a poco resolver las preguntas que se han formulado los jugadores para así aclarar de una vez por todas, cual es la gracia de Fallout 76.

Y como sabemos que es bastante información, decidimos “condensarla” en un solo artículo practico que sirva de guía para ustedes.

En primer lugar, Fallout 76 cronológicamente está al principio de todos los títulos existentes de la saga, incluso de los desarrollados por Interplay, sobre los cuales pueden leer aquí. Concretamente, esta entrega se desarrolla en el año 2102, 25 años después de la guerra que devastó la tierra, donde el jugador despierta para crear su personaje y así “celebrar” el Día de la Reclamación (Reclamation Day), con el cual se busca recolonizar la superficie con los habitantes de las bóvedas.

La “primera” en abrirse es la Bóveda 76, dando inicio así a una nueva aventura que está llena de elementos familiares para los fans, y es que, si bien este es el primer título online, Fallout 76 sigue siendo un Fallout en sus raíces.

Empecemos por lo básico. El creador de personaje es similar, por no decir idéntico, al visto en Fallout 4, en el que se puede escoger el sexo y la apariencia del protagonista, sin embargo, el primer cambio notorio está relacionado con el sistema S.P.E.C.I.A.L, ya que el jugador tendrá un punto en cada atributo más uno adicional para distribuir en donde quiera.

Como en todo Fallout, el ganar experiencia y subir de nivel permitirá mejorar estos atributos, sin embargo, en Fallout 76 se incluyó un sistema de perks por cartas que desbloquean nuevas habilidades para el personaje. Cada carta está ligada a uno de los atributos S.P.E.C.I.A.L. y otorgará una ventaja en particular, las cuales se pueden cambiar en cualquier momento para ajustarse a las necesidades del jugador y la situación en la que este.

Importante resaltar que este componente está LIBRE de microtransacciones, es decir, estas cartas no se podrán comprar con dinero real, sino que deben ser descubiertas por los jugadores a través de la experiencia que acumulen con el personaje.

Ahora bien, para acumular experiencia en Fallout 76 hay varias actividades a completar, pero aquí vale la pena hacer una división entre el componente PVE y el PVP.

Tan pronto se inicia la aventura, el jugador tendrá acceso a múltiples misiones en el mapa, las cuales serán otorgadas por NPCs no humanos (ROBOTS) y algunos ordenadores. Estas misiones vienen a suplir el modo historia y están ahí para llevar al jugador por los múltiples entornos que hay en el mapa, el cual es cuatro veces más grande al visto en Fallout 4.

Estas misiones se pueden completar en solitario o con compañía, y dependiendo de su dificultad también se establece una recompensa, sin embargo, no son las únicas actividades disponibles, ya que también hay una serie de eventos a lo Destiny, donde los jugadores deben completar una serie de objetivos para hacerse con un loot al final, y tal como en el juego de Bungie, se pueden completar en compañía de una escuadra o con los jugadores que pasen por ahí en ese momento.

Aquí vale la pena resaltar uno de los grandes PEROS que hay con Fallout 76, y es que la ausencia, razonable, de NPCs humanos es bastante notoria y logra afectar el progreso durante la aventura. Fallout como saga se ha caracterizado por sus personajes, las conversaciones que se tienen con ellos y la forma en cómo se presentan y presentan su mundo.

Por eso es que es tan notorio este vacío en Fallout 76, pues pese al sistema de interacción que hay para comunicarse con los otros jugadores, no hay una forma de descubrir el mundo que habitamos más allá de leer diarios o escuchar holocintas.

Ahora bien, si hablamos del componente PVP, hay que decir que no hay tanta variedad en sus modos de juego como lo hay en PVE, pero no carece de profundidad. Si un jugador quiere atacar a otro, lo puede hacer, y si este le responde, se iniciará un duelo entre ambos. Aquel que salga victorioso, se lleva una recompensa.

Sin embargo, hay una “trampa”. Para asesinar a otros jugadores no es necesario esperar su respuesta para iniciar un duelo, ya que los jugadores pueden optar por un modo de juego más hostil, pero el que los resaltará como un objetivo público con una jugosa recompensa para aquel que pueda derrotarlo. Es un sistema similar al implementado en GTA Online, incluso con los mismos parámetros para ponerse como pasivo (o pacifista) para evitar cualquier tipo de rencilla online.

Otro “modo” disponible para los enfrentamientos PVP están ligados a las herramientas que tienen los jugadores para crear su base, al igual que en Fallout 4. Este será su hogar, podrán crearlo como prefieran, pero también será un foco de atención para sus oponentes. Si alguien decide atacarlo, podrá hacerlo y, obviamente, la idea es defenderlo para evitar que sea destruido.

Es importante resaltar que una vez el jugador haya dejado la sesión, su base no estará disponible para otros jugadores, por lo que no podrán atacarla.

Ahora bien. Eso por el lado de las actividades, pero… ¿y el combate? En esencia, es lo mismo a lo visto en Fallout 4 pero más refinado y con el agregado que el V.A.T.S. es ahora un sistema en tiempo real que basado en los atributos, puede facilitar o no dispararle al jugador en alguna de sus extremidades o cabeza. Es un sistema sencillo de manejar una vez se haya entendido cómo funciona en este entorno online.

Según Bethesda, Fallout 76 es un juego que no tiene fin, en sentido que la idea es soportarlo con contenido para que se mantenga vigente por la mayor cantidad de tiempo. Es por eso que algunas de las metas más cercanas para el estudio es agregar la posibilidad de jugar en servidores privados y el crossplay entre plataformas.

Pese a que Fallout 76 es un título que hereda bastante de las mecánicas de Fallout 4, es un juego que gráficamente es más pulido, con más detalles y efectos visuales que enriquecen los entornos, aunque esto quizá pueda afectar el desempeño en consolas y PC, ya que los reportes de la beta dejan ver que hay caídas en frames y bugs que traspasan la barrera de lo gracioso a lo frustrante.

En todo caso, este es un título con ambición. No es solo cuestión de decir que es más grande y ya, sino de reconocer que hay un trabajo por hacer de esta entrega una que sea memorable por su ambientación, en la que se resaltan las nuevas criaturas basadas en el folclor nacional de West Virginia, así como su componente online, que puede mantener activa a la comunidad de fans por un tiempo… incluso si eso significa sacrificar la narrativa en pro de brindar una experiencia diferente y algo novedosa.

Quizá no sea un juego para todos los fans, especialmente para los que buscan una historia apasionante, pero si para aquellos que buscan un juego con mecánicas robustas y actividades competitivas y cooperativas.

Ya veremos cómo resulta este invento de Bethesda. Pronto tendremos nuestra reseña.