Gato Roboto

Gato Roboto

Plataformas: PC/Nintendo Switch (Reseñado)
Desarrollador: Doinksoft
Publishers: Devolver Digital
Lanzamiento: Mayo 30/2019
Género: Catroidvania

Gracias a Devolver Digital, Doinksoft ha podido publicar su primer título el pasado 30 de mayo tanto en Steam como en Nintendo Switch. Una aventura espacial de corte metroidvania tan encantadora como desafiante en la que tomamos control de una linda gatita llamada Kiki y que, pese a su descabellada premisa, ofrece mucho más de lo que aparenta.

Para dar contexto, Gato Roboto comienza con un explorador espacial cuyo nombre realmente es poco importante porque la protagonista de la historia es Kiki, una gatita tierna y noble que en un momento salta sobre los controles de mando haciendo que la nave en que viajan se estrelle con un planeta del que se originó una llamada de auxilio.

Allí, el humano queda atrapado entre los escombros, por lo que Kiki tendrá que salir de la nave para explorar el planeta y hallar una forma de salir de él junto a su dueño, eso mientras se enfrenta a una sospechosa rata que aparentemente ha tomado control de una instalación científica en la que habitan cientos y cientos de especímenes hostiles.

Aunque no hay un gran desarrollo narrativo en la historia, esta se favorece del humor para hacer que esta sea atrayente y, por ejemplo, establece una dinámica bastante interesante entre el humano y Kiki, explorando su relación como dueño y mascota que, de hecho, es también un eje dentro del mismo argumento y refleja los deseos del villano principal.

Para cuando hemos llegado al final de la campaña, nos daremos cuenta que Gato Roboto es mucho más que un juego de una gatita en un exo-traje, y si prestamos atención su historia, encontraremos que en el fondo toca temas que no son tan superficiales como aparenta.

Pero sin duda alguna lo que más resalta sobre Gato Roboto es la jugabilidad, donde se hace evidente que estuvo fuertemente influenciado por la saga Metroid, específicamente por sus entregas en 2D. Sea por la nave estrellada en un planeta hostil o por el exo-traje de Kiki, hay demasiadas similitudes como para pasarlas por alto, aunque también bebe de títulos como Castlevania.

Con Kiki tendremos que explorar un amplío mapa seccionado por habitaciones que están conectadas entre sí, donde encontraremos enemigos y rutas ocultas a las que podemos acceder con ciertas habilidades. En sí, Gato Roboto motiva a la exploración y su componente de backtracking es bastante sencillo, llevándonos a zonas ocultas a simple vista pero que otorgan buenas recompensas para facilitar nuestro progreso o adornar el HUD del juego con varios filtros de color.

Gato Roboto - Gato Submarino

Como en cualquier metroidvania, en el trayecto de la campaña encontraremos una serie de mejoras para el exo-traje que harán de Kiki una gatita letal en combate, tal como un lanzamisiles, un disparo rápido, un dash y un súper salto que la convierte momentáneamente en una esfera.

Cada uno de estos upgrades tiene un uso en el desplazamiento por el mundo, pero también son parte de la mecánica para derrotar a los jefes de Gato Roboto. Naturalmente, el boss final pondrá a prueba todas las habilidades obtenidas en una batalla que es tremendamente intensa, y es que si hay algo que resaltar sobre este título es eso: su dificultad.

El componente de exploración no es complejo, de hecho, es bastante lineal… sin embargo, las batallas contra los jefes dentro del juego si llegan a ser desafiantes y pueden extender el tiempo de juego un buen tiempo. Por ejemplo, mi primer run fue de un poco más de cinco horas, pero estoy seguro que duré al menos una tratando de vencer un jefe acuático. No son batallas imposibles, pero como en los títulos del género, es importante prestar mucha atención, así como el timing. Si fallan las dos, no hay nada que hacer al respecto.

En sí, Gato Roboto no es un juego extenso, pero es un título con un buen ritmo que entre más avanza se hace más interesante y en los que hay cambios a nivel de mecánicas para no aburrir. Pasaremos de usar el exo-traje a una nave acuática, a manejar a Kiki SOLA o a usar un “cañón” para abrirnos paso entre los niveles.

Igualmente, su arte, pese a ser monocromático, está lleno de detalles vistosos y un carisma que salta la vista. Aplica igual para el diseño de enemigos y jefes, que son interesantes de ver y llaman mucho la atención por su apariencia, especialmente cuando llegamos al “nivel” de lava… donde hay unas calderas con rostros y bigotes.

Gato Roboto - Gameplay Gato

Por su corta duración, este es un título ideal para el modo portátil de la Nintendo Switch. Sus comandos son sencillos y es fácil adaptarse a como están distribuidos en el mando. Además, hay un GRAN número de estaciones de guardado por todo el mapa, por lo que siempre habrá una forma de guardar el progreso con frecuencia.

Naturalmente, no hay objeciones sobre su desempeño en cualquiera de los modos (dock o portátil) … Gato Roboto corre como una uva en cualquiera de ambos, pero ciertamente si es preferible jugarlo en modo portable.

La Nintendo Switch sin duda es un gran lugar para los indies y tal como con Katana Zero o The Messenger, este es un must have para la consola. Es corto en duración, pero es divertido y desafiante, con una mezcla de humor y acción desenfrenada que hace homenaje a los juegos clásicos del género metroidvania, pero que también pone sobre la mesa elementos nuevos que, a su forma, lo hacen único.

Reseña hecha con una copia de Gato Roboto en su versión de Nintendo Switch brindada por Devolver Digital.