Ghost of Tsushima

Ghost of Tsushima

Plataformas: PS4 (Reseñado)
Desarrollador: Sucker Punch Productions
Publishers: SIE
Lanzamiento: Julio 17/2020
Género: Samurais vs. Mongoles

En el siglo XII, más específicamente entre 1274 y 1281, Kublai Khan invadió Japón. Este evento no solo trajo un cambio en las armas usadas para la guerra, sino que también marcó la historia de un pequeño archipiélago japonés.

En la isla de Tsushima, diferentes clanes se enfrentaron a los mongoles y muchos de ellos perecieron en este combate, excepto uno… Siendo el último miembro del Clan Sakai, Jin tendrá que expulsar a los mongoles de la isla en el nuevo título de Sucker Punch, Ghost of Tsushima.

Ambientado durante las invasiones de los Mongoles al este de Asia, Ghost of Tsushima es un título mundo abierto con elementos de Hack’n Slash, donde Jin Sakai tendrá que descubrir lo que realmente representa ser el símbolo de un pueblo y convertirse en una leyenda… para bien o para mal.

Narrativamente Ghost of Tsushima es muy concreto en su historia. Durante la invasión y la caída de diversos clanes, Jin se encontará frente a frente con Khotun Khan (primo lejano inexistente de Kublai Khan y posiblemente hermano perdido de Kotal Kahn), este formidable enemigo no solo está un paso adelante de los Samurai, sino que también atacará a Jin de todas las maneras posibles para romper su espíritu.

La historia que se compone de tres actos, donde no solo se nos muestra el pasado de Jin y cómo es el último representante de su clan, sino también muestra un poco del código de honor de los Samurai, en contraposición de los actos que cometemos durante la campaña.

Honestamente no voy a negar que la historia de Ghost of Tsushima a pesar de ser muy básica, logra ser efectiva. No solo por el hecho de la relación que hay entre todos los personajes y cómo se construye, sino que también la idea del folclor japonés y cómo permea las leyendas que escuchamos, soporta muy bien la narrativa mostrando de manera muy verosímil el jugar en el que nos encontramos.

Aunque no tiene giros exageradamente sorpresivos, a los que recurre logra manejarlos de una manera idónea, ya que los construye adecuadamente para no se sientan sacados de un sombrero o tomados a la ligera.

En este caso, a pesar que la historia es sencilla, los personajes son los que le brindan más fuerza. Tanto sus historias durante la invasión hasta lo que enfrentaron en su pasado, es lo que como jugadores nos mantiene enganchados tanto en la historia principal como en las misiones adicionales.

Yuna, Lady Masako, Sensei Ishikawa, Kenji, entre otros no solo tendrán sus propias historias que llenan esos espacios vacíos con los que iniciamos, sino que cada uno busca enseñarle cosas a Jin e incluso aprender de él a confrontar sus problemas.

Esencialmente Ghost of Tsushima se divide en 3 tipos de misiones.

El viaje de Jin será la línea principal, allí encontraremos a un diverso elenco de personajes y poco a poco nos acercaremos a nuestra misión principal de expulsar a los mongoles y enfrentar a Khotan Khan.

Las historias de Tsushima serán las misiones secundarias. Estas van desde algunas misiones específicas con personajes como Lady Masako y el Sensei Ishikawa, hasta una que otra misión que nos dará un NPC en algún pueblo.

Por último y mis favoritas, son las historias míticas. Para desbloquear ciertas habilidades o trajes especiales tendremos que cumplir algunas misiones que estarán ancladas al folcor y las leyendas japonesas.

¿Por qué me gustaron tanto estas historias? El juego busca contarlas con un estilo de ilustración en tinta, por lo cual en lugar de mostrar las mismas cinemáticas que hemos visto a lo largo de varias horas, toma un tinte más legendario, además es muy interesante la manera como hablan de un arquero que venció a todo un ejercito o un misterioso Samurai con un ataque que le permitió sobrevivir a unas criaturas sobrenaturales hechas de truenos.

Sin duda, Ghost of Tsushima toma elementos de títulos como Sekiro: Shadows Die Twice y Ni-Oh. A pesar que su jugabilidad en muchos casos no es tan agresiva o castiga fuertemente al jugador por equivocarse, sin duda es “fácil” acostumbrarse al esquema de controles al momento de entrar al juego.

Desde el State of Play dedicado al juego, Sucker Punch reveló que el juego nos permitiría jugar de manera silenciosa o atacar de manera frontal. Cada estilo tendrá su arsenal que lo soporta y además es puede alternar fácilmente entre estilos para que el juego no se sienta repetitivo con el tiempo.

Jin contará con armas como Kunai, bombas de humo, explosivos y muchas cosas más para tomar ventaja en los combates. También contaremos con un arco para atacar a largas distancias o un gancho que nos permitirá movernos con cierta facilidad a lo largo de diferentes zonas llenas de enemigos.

Pero, además de esto Ghost of Tsushima cuenta con una mecánica de posturas que busca dinamizar la jugabilidad del título.

Me explico, durante toda la campaña nos encontraremos con diversos tipos de enemigos, para ello el juego usa un sistema de posturas, donde cada una será más efectiva contra cierto tipo de oponente.

La postura de piedra servirá contra los espadachines, la postura del agua contra los guerreros que tengan escudo, la postura del viento contra los soldados que tengan lanzas y por último la postura de la luna será contra los enemigos más grandes llamados Brutes.

El juego también cuenta con un elemento llamado Resolve. Este será importante para curarnos o usar técnicas especiales. Por lo cual será muy importante a la hora de combatir a los mongoles y no quedar a merced de algún enemigo que nos tome por sorpresa.

Junto a su arsenal, Jin tendrá un sistema de mejoras enfocado en sus habilidades de Samurai, las posturas y sus habilidades de fantasma. Cada una de estas tendrá que costarán puntos de mejora que conseguiremos mejorando nuestro estatus de leyenda.

A diferencia de otros juegos, Ghost of Tsushima no tiene niveles. Al completar misiones recibiremos unos puntos, los cuales poco a poco llenarán una barra que aumentará nuestra “Leyenda”, por lo cual nuestras mejoras, también representan un cambio en la manera como nos percibe el público.

Visualmente Ghost of Tsushima es hermoso. No solo es agradable recorrer a caballo todas las regiones, sino que también visualmente se presta para querer guardar un montón de tomas y sacarle mucho provecho al modo foto. Desde las cinemáticas, hasta momentos de mucha calma dentro de juego muestran el interés de Sucker Punch por llevarnos al Japón del siglo XII.

Además de esto, el juego cuenta con algo llamado el Filtro Kurosawa, inspirado en el cine del aclamado director asíatico. Podremos jugar todo el título en blanco y negro con un filtro similar al grano que genera una cinta de 35mm.

Para mantener este espíritu, el juego también contará con voces en japonés que podremos cambiar en cualquier momento del juego.

El juego (en el caso específico de PS4 Pro) cuenta con mejoras sustanciales. A pesar que su rendimiento es óptimo, si tienen esta consola el título les dará la opción de mejorar la resolución o priorizar el framerate. En mi caso recurrí al último, pero después de jugar varias horas con la resolución priorizada no sentí ningún problema.

A pesar que Ghost of Tsushima es un juego espectacular, no está exento de problemas. Visualmente algunos personajes no se ven tan bien como uno pensaría y pues la idea no es hacer comparaciones, pero después de jugar The Last of Us Part. II, hay un cambio notable al pasar a Ghost of Tsushima.

En especial Jin, a pesar de ser ese Samurai tranquilo sus expresiones en varios momentos se sienten fuera de lugar porque la cara en algunos casos no transmite nada. 

El juego recurre mucho a la idea de la distancia de foco (especialmente en los duelos) y aquí muchas veces los personajes no se ven bien porque la figura desenfocada se ve demasiado extraña, con bordes aserrados. Es una lástima que momentos tan emblemáticos del juego se vean arruinados por unos detalles tan sencillos.

Siento que se desaprovechó una oportunidad con el sistema de leyenda. Al inicio pensé que optaría por algo similar al sistema de Karma de los títulos de inFAMOUS, pero solo es un cambio de nombre y pare de contar. Creería que había una mecánica más profunda ahí, pero fue removida por temas de tiempo.

Por último a veces el sigilo no se siente tan robusto. Sin duda el combate es lo suficientemente bueno para soportar siempre hacer ataques frontales, pero se nota que el juego fue pensado primero en técnicas Samurai y luego ajustado para el sigilo. De nuevo, no es algo malo, pero podría ser mejor.

A pesar de sus problemas Ghost of Tsushima logra ser una experiencia memorable, que nos transporta a una época diferente donde nuestras creencias se verán enfrentadas a un poderoso enemigo que no parará ante nada. 

También es uno de esos First-Party bastante buenos que se unen a un robusto catálogo de exclusivos disponible en PlayStation.

Sin duda a pesar que había gustado ver un inFAMOUS 3 o una secuela de Second Son, Sucker Punch hizo un trabajo espectacular con su nueva IP. Si disfrutaron de otros títulos de Samurai, definitivamente Ghost of Tsushima será una experiencia ideal para ustedes.

Ghost of Tsushima llegará el 17 de juego en exclusiva a PS4.

Reseña hecha con una copia de Ghost of Tsushima para PS4 provista por PlayStation Latinoamérica