Impresiones – Ghost Recon: Breakpoint BETA

El fin de semana probamos la beta del nuevo título de Ghost Recon. Aunque el juego va por buen camino, hay elementos que no serán buenos para los fans de Wildlands.

Recientemente tuvimos la oportunidad de probar la beta del nuevo título de Ghost Recon, aquí no solo vimos un poco de su jugabilidad y que tanto difiere de Wildlands, sino que también conocimos algo más de Auroa y la aventura que nos espera en la isla. Estas son nuestras impresiones.

Wildlands elevó Ghost Recon a un nuevo nivel, no solo logró resonar mucho más con los jugadores, sino que también regresaron varios elementos tácticos que no se vieron en Future Soldier. Aunque Breakpoint mantiene estos mismos elementos, sin duda incluye nuevas mecánicas con el interés de hacer más variado e interesante el loop del gameplay al que nos enfrentaremos.

A diferencia de otros títulos, Ubisoft se ha enfocado en mostrar que Breakpoint será un cambio bastante importante para la franquicia. En este caso, luego de un apagón de comunicaciones en la isla de Auroa, la CIA lanzará una operación llamada Greenstone. 

Allí un equipo élite de Ghost liderado por nosotros, tendrá que “liberar” el archipiélago de Auroa, dónde Jace Skell y su empresa Skell Technology, se han dedicado a crear una utopía tecnológica para avanzar a la humanidad.

Desde el inicio, el juego busca enfocarse en mostrarnos que estaremos solos. Que la ayuda del gobierno norteamericano no llegará y que depende de nosotros cumplir la misión. Así es como tendremos que entender por qué el Teniente Coronel Cole Walker lidera la unidad élite de los Wolves y cuales son sus planes en Auroa.

Durante la beta, pudimos probar 3 misiones de la campaña principal, además de diversas actividades o misiones de facción, que serán los “favores” que nos pedirán los NPC para ir desbloqueando nuevo equipo o ayudarles a ganar influencia en la isla. 

Aquí es dónde Breakpoint comienza a mostrar otra cara que probablemente no pegará muy bien con los fans de Wildlands. 

Durante el juego subiremos de nivel y esto nos permitirá obtener puntos para mejorar nuestras habilidades. Pero también el juego incluye un sistema de armas parecido al que hemos visto en The Division y que inició con Destiny en el 2014.

Aquí, nuestro equipo tendrá nivel. Al encontrarnos grupos de enemigos estos tendrán un nivel, lo cual nos obliga a tener un equipo que esté por encima de esa cifra para poderlos eliminar con un solo disparo. 

Esto le agrega un componente más al gameplay, dónde no solo tendremos que explorar todo el archipiélago, sino que también tendremos que estar en una constante búsqueda de armas de mejor nivel para enfrentarnos a ciertas situaciones específicas. Incluso, al final de la 1ra misión, nos encontraremos un escuadrón de Wolves que nos pedirán un equipo por encima de 150. 

Aquí es dónde la cosa ya no pinta tan bien como antes. Wildlands era un juego que buscaba ser más táctico. Allí seleccionamos la mejor herramienta para la actividad que haríamos durante el juego, muchas veces nos encontraríamos con un arma lo suficientemente versátil para todas nuestras necesidades.

Con este modelo de Breakpoint, tendremos que escoger el de mejor nivel, pues porque es el que nos permitirá avanzar en zonas más difíciles. Aunque Ubisoft reveló que esto se debe a que quieren que los jugadores prueben todas las opciones a su disposición, sin duda es una decisión polémica y tendremos que esperar a ver que tan bien funciona en el juego final.

Otra cosa que definitivamente no resonó conmigo durante la beta fueron los vehículos. En muchos casos, sentía que estaba manejando un bloque con ruedas. El manejo de todos estos no se siente tan natural como en otros títulos de Ubisoft, en especial las motos se sienten muy “tiesas”, por lo cual dejan de ser una opción viable para moverse por Auroa.

Un elemento bastante interesante es el modo Guiado. Breakpoint nos permitirá activar y desactivar los puntos de interés dentro del juego, esto nos permite tomar un acercamiento más enfocado a la exploración, en lugar de saber a dónde tenemos que ir, el juego nos dará unas pistas y dependerá de nosotros, saber exactamente a dónde debemos llegar. 

Si no queremos una experiencia así, solo tendremos que activar este modo y en el mapa habrá un marcador para cada misión, así no nos perderemos y tendremos la facilidad de entrar y salir de diferentes zonas sin recurrir a la exploración continua.

Durante la beta, también vimos que el juego contará con misiones de facción. Estas nos pondrán una sencilla tarea que tendremos que cumplir a cambio de algún accesorio para nuestras armas o una nueva arma a nuestra disposición.

El punto clave dentro de esta prueba es Erewhon. Este será el hub dónde estarán los jugadores y donde tendremos acceso a nuevo equipo o nuevas misiones. Aunque dentro del mapa de Breakpoint nunca me encontré con otro jugador, el Hub nos servirá para conocer nuevos jugadores y por qué no, para encontrar compañeros para cumplir las misiones.

A diferencia de la beta de The Division 2, aquí no tuvimos la oportunidad de probar el Endgame. Aunque ya revelaron que el juego contará con un tipo de Raid, tendremos que esperar a probarlo una vez el juego esté disponible.

Ghost Recon: Breakpoint, está en una situación extraña. Por un lado, parece ser un paso natural para la franquicia, pero sin duda preocupa que estos nuevos elementos arruinen la experiencia táctica que siempre ha caracterizado esta franquicia en especial.

Solo una vez haya sido lanzado el juego, sabremos con seguridad si el nuevo título de Ghost Recon captura la atención de los jugadores como lo hizo Wildlands o si, esos jugadores se quedarán en las selvas bolivianas acabando con el cartel de Santa Blanca.

Ghost Recon Breakpoint llegará el 4 de octubre a PC, PS4 y Xbox One. El juego estará disponible de lanzamiento en Google Stadia en noviembre.

A %d blogueros les gusta esto: