Ghost Recon: Breakpoint

El nuevo título de Ghost Recon trae ideas interesantes a la mesa, pero muchas veces estas ideas no logran mezclar en un título muy cohesivo.

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Ubisoft Paris
Publishers: Ubisoft
Lanzamiento: Octubre 4/2019
Género: The Ghost Division Recon

Después del bien recibido Wildlands y todos los buenos contenidos por parte de Ubisoft, el nuevo juego de Ghost Recon tenía una difícil tarea. Mantener todo lo bueno del título anterior, pero también mostrar nuevas cosas a la mesa. 

Breakpoint hace varias cosas de manera interesante, pero en algunos momentos sin duda se siente como un popurri de ideas que no terminan de combinar adecuadamente, esta es nuestra reseña. 

Han pasado 6 años desde los eventos de Bolivia, la isla de Auroa en el pacífico se ha convertido en un paraíso para Jace Skell y su empresa Skell Technologies. Skell ha querido crear la metrópoli del futuro, pero como en este tipo de historias, todo se ha salido de control. 

Es hora que un escuadrón táctico de Ghost entre a la isla y “remueva” a Jace Skell por la fuerza, pero no solo se encontrarán con aún más problemas, sino también descubriremos que la situación no es tan sencilla como parece. 

Narrativamente Ghost Recon busca revelarnos un poco más del difícil mundo de ser un Ghost, dónde no solo las cosas serán más complejas de lo que nosotros creemos, sino que también que así no estemos de acuerdo, nuestro enemigo puede tener ideales justificables aunque su proceder puede ser bastante dudoso. 

Como muchos saben, el villano de esta entrega será el Teniente Coronel Cole D. Walker. Este personaje apareció durante el DLC Operation Oracle en Ghost Recon: Wildlands. Al inicio desconocemos los motivos por los cuales Walker le ha dado la espalda a los Ghosts, pero poco a poco el juego nos mostrará que la situación no es tan sencilla e incluso, algunas cutscenes cambiarán de contexto más adelante. 

No voy a negar que en papel en parte suena muy interesante. A pesar de los giros y toda la cosa, es normal, esto en el caso de la franquicia no es algo necesariamente malo, pero luego de los eventos de la campaña de Wildlands, aquí la situación se siente demasiado similar y eso le resta un poco de impacto. 

Mecánicamente, Ghost Recon trae un cambio bastante grande y un poco extraño a la hora de ver como funciona dentro del juego. Similar a títulos como Destiny y The Division, Breakpoint ahora tiene un sistema de Loot que nos ayuda a subir de “nivel”.

¿Como funciona? Conforme cumplimos misiones, subiremos de nivel y esto nos dará puntos para mejorar diferentes habilidades que puede tener Nomad, ya sean activas o pasivas, pero conforme avancemos por el mundo tendremos la oportunidad de encontrar equipo que nos ayudará a subir nuestro nivel de… luz (Creo)

Si tenemos mejores armas, nuestro nivel de Luz será más alto y nos permitirá atacar mejores bases para seguir consiguiendo mejor loot. Esta es la idea principal del juego, en la ejecución… este sistema no afecta en absolutamente nada el loop del gameplay.

Es bastante curioso, hasta decidí hacer pruebas con diferentes armas para comprobar que tan funcional es el sistema, al momento que escribí esta reseña un rifle con 8 de poder, hace el mismo daño que uno de 60, al menos en cuanto a Headshots se trata.

En algún momento Ubisoft reveló que su interés al tomar esta decisión era que los jugadores probaran diferentes armas, pero en cierto punto uno termina consiguiendo un arma favorita y se queda con esa de ahí en adelante. 

Por ejemplo, yo soy de atacar en silencio y a larga distancia, entonces uso un G29 y un rifle francotirador que en el último caso que use, fue un TAC-50. Después de un rato de jugar Ghost War, desbloquee los planos para una variante del G29. 

Al tener los planos de un arma, esto implica que ya la podemos comprar en la tienda y siempre estará algunos “niveles de luz” más arriba de lo que estamos, por lo cual cada vez que regresemos a Erewhon o lleguemos a un Biovuac podremos comprar esa misma arma, pero más poderosa. 

Precisamente por lo que mencioné anteriormente, la mecánica se siente puesta porque si y no algo que mejore el loop del gameplay o que lo afecte de una manera interesante. 

El juego contará con un hub donde nos encontraremos con todos los jugadores. Este lugar dentro de una cueva se llama Erewhon. Allí no solo avanzaremos en las misiones principales, sino también obtendremos algunas adicionales o de facción, que nos permitirán descubrir nuevos lugares de Auroa y conseguir nuevo equipo.

Aquí tendremos a nuestra disposición una tienda en la que podemos comprar prendas, armas, raciones y muchas cosas más, sino que también allí estará el acceso al modo Ghost War del que hablaremos más adelante.

El gunplay es muy parecido al de Wildlands por lo cual la mayoría de fans de la franquicia se sentirán como en casa. Para los nuevos, este componente no es muy complejo que digamos y se adaptarán rápidamente a él. Al que si mantiene adecuadamente, es la sensación que las armas si funcionan.

Algo que definitivamente tiene Breakpoint es que los enemigos nunca se sienten como esponjas. Una bala bien puesta nos ayudará a despachar un Wolves sin problema y realmente se siente que las armas si hacen daño incluso a las máquinas que nos encontraremos.

Esto le aporta a ese realismo que siempre ha buscado Ubisoft con la franquicia y en especial también es un premio para los jugadores (Como yo) que buscan ser más precisos a la hora de atacar algún lugar dentro de Auroa.

Visualmente Ghost Recon no deslumbra, en muchos aspectos es muy bonito y sin duda Auroa se ve muy bella desde puntos altos, pero lastimosamente algunos errores como la aparición de texturas, sí hacen que se pierda mucho esa magia.

También el modelado de algunos personajes no coincide del todo, algunas veces estos no se bien tan bien como uno espera y uno que otro caso no sincroniza bien la animación con el audio. Fueron momentos contados y no fue nada grave, pero sin duda es algo para corregir.

Algo que debo admitir, es que a diferencia de otros títulos e incluso otras reseñas, no tuve muchos problemas de bugs con el juego. El más común incluso después de varios parches, es la desaparición de los NPC. En Erewhon, muchas veces desapareció la persona con la que debía hablar por lo cual tenía que “entrar” a la tienda y al salir, todo volvía a la normalidad.

El juego contará con un modo PvP llamado Ghost War. Este modo tiene cierta similitud con Rainbow Six Siege en cuanto a su interfaz y la idea principal del modo. Durante la reseña, jugamos varias partidas, los modos que nos encontramos fueron Eliminación y Sabotaje.

Eliminación será un Deathmatch 4v4, dónde se tendrá que eliminar al otro equipo y gana el mejor de 3. Sabotaje, será un modo parecido pero la prioridad será plantar una bomba. Al igual que Rainbow Six, gana un equipo si se desactiva la bomba y gana otro equipo si la bomba explota. 

Este modo nos ayudará a desbloquear algo similar al Battle Pass de Fortnite. Entre más juguemos, tendremos acceso a planos, armas, elementos de personalización para nuestro personaje. Esto nos sirve para descansar un poco de las misiones y dedicarnos a algo más arcade.

No puedo decir que Ghost Recon tiene muchos problemas, pero Breakpoint se siente como una combinación entre Wildlands y The Division 2. Eso no es necesariamente malo, pero en muchos casos para los jugadores se sentirá como algo que ya han jugado o algo muy diferente a lo que ya habían jugado.

Y ahí es donde las cosas no funcionan tanto como uno quisiera. En los momentos que todo se da, Breakpoint es muy divertido de jugar, se siente un juego táctico, dónde hay que improvisar sobre la marcha si todo sale mal.

Pero, estos momentos no son tan comunes como uno quisiera y a veces muchas ideas se sienten a medio cocinar, entiendo que querían implementar mecánicas de otros juegos, lo cual no está mal. 

Pero no se sienten muy bien implementadas en todo lo quiere proponer Breakpoint, en especial teniendo en cuenta los grandes cambios que trajo Wildlands y toda su evolución a lo largo de su vida útil.

Ghost Recon Breakpoint es un juego que definitivamente molestara a los fans más acérrimos, pero que para otros puede ser una experiencia de largo aliento que alimente sus ganas de un mundo abierto con muchas cosas que hacer y con un modo de exploración divertido si queremos jugar al detective.

El juego ya se encuentra disponible en PC, PS4 y Xbox One.

Reseña hecha con una copia de Ghost Recon: Breakpoint para PS4 provista por Ubisoft Latinoamérica.

A %d blogueros les gusta esto: