Hitman: Blood Money ¿El mejor título de la saga?

Luego de ver el mejor modelo de episodios, vemos el que se podría considerar el mejor título de toda la franquicia. Hoy recordamos Hitman: Blood Money.

Desde su lanzamiento, Hitman: Blood Money fue un título que estuvo empapado de polémica. Pese a ser más ligero en tono a comparación de Contracts, era un juego lleno de violencia explícita que orgullosamente decía a los cuatro vientos que matar podía ser divertido.

Por donde fuera que se viera, el foco de la campaña publicitaria para Hitman: Blood Money no era su más o menos interesante historia, sino todas las nuevas mecánicas que para ese entonces eran una novedad para todo fan de la saga, y es que, como muchos títulos que salieron sobre el final de la sexta generación de consolas, este exprimía al máximo las capacidades del hardware de la época.

Pese a que han pasado más de 10 años desde su lanzamiento, hoy día se sigue debatiendo entre fans si Blood Money es el mejor título en la saga, y es que es innegable que esta entrega en particular sentó un antes y un después para esta IP.

Si hablamos a nivel de historia, Hitman: Blood Money logró más o menos sorprender a los fans con una campaña principal que se presentaba a modo de flashback, donde un ex agente del FBI narraba los eventos a un periodista en los que se veía involucrado el agente 47 hasta el presente, sentando así un precedente de que algo no estaba bien con el protagonista del juego.

La trama en sí gira en torno a un tema que siempre ha estado presente desde el inicio: la clonación. En este en particular, la historia da más vueltas de las necesarias para llegar a lo importante, lo cual es el AND de 47 para facilitar su reproducción, sin embargo, cumple con introducir nuevos elementos que funcionan más que todo por la forma en que se desarrollan los eventos de la campaña.

Quizá hayan sido los flashbacks, pero si hay un velo de misterio y desconfianza sobre cómo se desarrolla la historia, especialmente sobre las horas finales cuando la trama involucra la infiltración a la Casa Blanca y el supuesto funeral de 47, que es básicamente un epilogo en el que podemos silenciar los cabos sueltos para darle un merecido final a la trama.

Es una campaña corta y concisa, pero lo que la hace especial es el cómo se juega. Sin duda, IO Interactive apostó a lo grande, haciendo de Hitman: Blood Money el título más pulido y completo hasta esa fecha.

Hitman: Blood Money empezaba con el píe derecho. Con tan solo iniciar el primer nivel ya se veía algunas mecánicas que antes no habían sido posibles, como el tomar rehenes y usarlos de escudo humano o el simple hecho de poder escalar algunas superficies. Pero, evidentemente, esto era tan solo una pequeña parte de lo que estaba reservado.

HITMAN 2

Esta entrega se ajustaba a las decisiones del jugador, y le permitía evolucionar según sus preferencias. Al acabar cada misión, había un reporte en el que se evaluaba el desempeño, el cual determinaba la paga que 47 recibía y la notoriedad con la que empezaría el siguiente nivel, lo cual es determinante ya que entre más testigos, hay mayor chance que seamos descubiertos en niveles siguientes.

Esto también se representaba en forma de periódico, estableciendo así una “narrativa” que podía ser alterada con el curso de los niveles. Ser ágil y no dejar rastro “premiaba” con notas de prensa llenas de incertidumbre por la poca información sobre los hechos, mientras que la violencia extrema presentaba detalles sobre la psqiue de 47, su modus operandi y hasta su apariencia.

Pero el periódico no era tan solo un mero detalle de fina coquetería, sino una herramienta con la cual se analizaba el modo de juego y se presentaba el efecto que tenían las acciones de 47 sobre el mundo construido para esta entrega.

Y es que Hitman: Blood Money es un título que ofrece tantas herramientas que es comprensible por qué fue aclamado en su momento. Literalmente, no había solo una forma de eliminar a los objetivos, sino múltiples, y no todas ligadas a la lógica del juego. Además, el poder personalizar el armamento también abría un abanico de posibilidades a explorar.

Otro de los apartados que sin duda fue aplaudido en su momento fue el diseño de niveles. De nuevo, la campaña principal no es extensa y tan solo la componen 13 niveles, sin embargo, cada uno de estos escenarios variaba en extensión, dificultad y ambientación.

No era lo mismo jugar en los suburbios de “A New Life”, donde todo se desarrollaba en un barrio residencial, bajo una estructura de juego considerablemente horizontal y directa, a, por ejemplo, “A House of Cards”, que es mi nivel favorito en el título, donde 47 debe asesinar tres objetivos en un hotel ubicado en Las Vegas, o “You Better Watch Out”, los cuales se desarrollan en varios pisos con múltiples rutas de acceso y opciones de asesinato.

En sí, Hitman: Blood Money es un excelente título. Según la dificultad, puede ofrecer una mejor o peor experiencia, ya que sí puede ser frustrante en sus secciones más complejas. Que sea considerado como el mejor según algunos fans es comprensible, y eso se debe a que esta entrega sentó las bases de lo que sería la saga hoy día.

HITMAN 1

Si tomamos como ejemplo Hitman: Absolution, que al día es una entrega que muchos consideramos algo decepcionante, es fácil ver que muchas de sus mecánicas están inspiradas en el título de IO Interactive para la sexta generación de consolas, tal como los asesinatos con elementos del entorno y hasta el mismo sistema de notoriedad, aunque este último fue llevado a un extremo absurdo que causaba más problemas que el hecho de tener un inventario absurdamente limitado.

Además, sigue siendo imperdonable que, a pesar del avance en tecnología, este es un título que es más lineal de lo que prometía ser. Sin olvidarnos que argumentalmente caía en muchos más clichés narrativos para su conveniencia.

La más reciente entrega estrenada en 2016 también bebe aún de los sistemas implementados en Hitman: Blood Money y su éxito se debe a que retoma la idea de establecer un entorno amplio e independiente en el que el jugador, en control de 47, pueda tomar las riendas de la experiencia para tomar las decisiones a su gusto. El problema como tal fue el horrible sistema de distribución por episodios, el cual no solo afectó la recepción de la historia, sino que desvió la atención del título al no darle el trato que merecía.

Es por eso que la entrega de este año si ha logrado llamar la atención de los fans y aquellos que se vieron espantados por el sistema de distribución por episodios, ya que al ser una aventura completa, esta permite vivir su historia interrupciones, aprovechando lo mejor del título del 2016 y potenciándolo para que, literalmente, 47 pueda cobrar vida de una forma que esté a la altura del legado de la franquicia.

Pero esto lo exploraremos más en nuestra reseña.

A %d blogueros les gusta esto: