It Takes Two

It Takes Two logra ser un juego cooperativo fantástico, que con mucho cariño por parte de Hazelight es un firme candidato para juego del año.

Plataformas: PS4 (Reseñado)/PC/PS5/Xbox One/Xbox Series X|S
Desarrollador: Hazelight
Publishers: EA
Lanzamiento: Marzo 26/2021
Género: Entendí esa referencia

Juegos 100% cooperativos, realmente hay muy pocos. Si, muchos tienen un componente pero a la larga es la posibilidad de jugar con un amigo, más que tener que jugar con un amigo.

Josef Fares es uno de los fans de este tipo de títulos. A pesar de tener pocos juegos como director, recordamos al Sueco por su popular Rant anti-Oscars durante The Game Awards en 2017.

Luego del muy bien recibido A Way Out, En el EA Play de 2020 Hazelight anunció un nuevo título llamado It Takes Two y sin duda casi un año después de su anuncio, este es uno de los grandes candidatos a juego del año.

It Takes Two nos cuenta la historia de Cody y May, una pareja que está experimentando serios problemas maritales, luego que su hija le pidiera al libro del Dr. Hakim que reuniera a sus padres, estos se convertirán en sus juguetes, para vivir una aventura bastante inusual. 

No voy a negar que a pesar que la historia es un cliché, el juego se apropia muy bien de este concepto como el hilo conductor de toda la historia. 

A lo largo de unas 8 horas, Cody y May se enfrentarán a diferentes puzzles que requerirán de la cooperación completa de ambos para poderlos superar, pero no estarán solos… el libro del Amor del Dr. Hakim estará con ellos en cada paso.

Cuando el libro del Dr. Hakim cobra vida, este está decidido a hacer que trabajen en su relación para que vuelvan juntos. Porque para muchas cosas de la vida… se necesitan dos.

Si, yo sé que es un mal chiste.

Esta idea de pareja es el núcleo de It Takes Two. No solo a nivel narrativo, sino a nivel mecánico y Hazelight logra manejar todo el juego de manera tan agradable e interesante que en cierto punto es increíble pensar que el juego viene de EA.

La gran fortaleza de It Takes Two, es que es consciente de lo absurda que es la aventura de los protagonistas y no se toma enserio ninguno de los elementos que vemos, incluso Cody y May en momentos son conscientes de todo lo que pasa.

El juego explora la relación de ambos, que tanto han cambiado a lo largo de su matrimonio y busca ir un poco más allá comentando que estos problemas no son culpa de una sola persona, sino que con el tiempo pueden alejarse por diferentes cuestiones. 

Algo que debo admitir es que no esperaba lo fuerte que en momentos podría llegar a ser. El final del castillo en cierto punto fue aterrador y para ser un juego con un look tan infantil, trata temas muy adultos que es agradable ver plasmados en un videojuego.

Uno de los grandes miedos que en momento tuve cuando anunciaron el juego, es que fuera muy parecido a A Way Out en cuánto sus puzzles. No solo porque Vincent y Leo eran personajes completamente diferentes, sino porque para eso habría sido mejor una secuela.

Claramente estaba equivocado y aquí es donde el juego brilla aún más.

A lo largo de todas las diferentes zonas, el juego experimenta con diferentes mecánicas que están enfocados ya sea en una parte de la relación entre Cody y May o como su hija está involucrada en la situación.

Mecánicamente Cody y May se manejarán como cualquier personaje (Saltan, corren, tienen acciones contextuales), debido a la manera como está concebido el juego todos los puzzles requieren de alguna manera que ambos jugadores jueguen con cierta sincronía.

La magia en esta área es que cada zona se siente muy diferente y realmente le aporta algo a la trama. A momentos se siente como una mezcla de un montón de mecánicas que ya se han visto, pero en eso es donde radica el gran trabajo de Hazelight.

Toma todas estas mecánicas y las implementa de manera adecuada en el ritmo del juego por lo cual nunca se sienten más largas de lo debido, pero tampoco se sienten como un “gimmick” enfocado en que el jugador diga “Ay, mire tan chévere eso”.

Como el concepto de cooperativo está en el centro de todo, el diseño de los puzzles gira en torno a esto y todos están muy bien concebidos. En ningún momento sentí que hubiera un Puzzle exageradamente difícil o que no involucrara mirar un poco más a detalle los escenarios.

It Takes Two toma un acercamiento donde los puzzles son los suficientemente intuitivos para que incluso una persona que no juega tanto, pueda entenderlos y resolverlos con facilidad. Esto sin duda es ideal ya que por su naturaleza es posible que uno deba jugarlo con alguien que no es tan fan de los videojuegos.

También de varias maneras el juego se siente fresco en su diseño. Solo en el 3er acto hay cuatro tipos de puzzles diferentes que involucran cosas como el tiempo, la música o los imanes, por lo cual la raíz de todas las mecánicas es la misma, pero su ejecución siempre será diferente.

El juego también contará con una variedad de minijuegos en los que ambos jugadores podrán competir. Algunos con bastante absurdos, otros bastante sencillos pero en todos los sacos, son muy divertidos. 

Al encontrar estos minijuegos, también podremos jugarlos en el menú principal en caso que no queramos continuar con la campaña, lo cual también sirve como una divertida manera de pasar el tiempo.

Visualmente solo tuve un problema con el juego, los modelos de los humanos son… raros. 

Como artísticamente todo el juego tiene una tendencia a ser muy caricaturesco, la contraposición de ver los modelos humanos al resto de los personajes es bastante raro y rompe un poco la magia.

Realmente no es nada grave, porque en el resto de apartados visuales es sencillamente fantástico.

De una manera idónea, It Takes Two combina momentos emocionales con escenas que fácilmente saldrían de una película de Michael Bay o de un juego de acción tipo Uncharted. Hay cámaras lentas, explosiones, escenarios de vida o muerte llenos de acción y carisma gracias a sus personajes.

Por ejemplo, uno de mis niveles favoritos es el del reloj. No solo por el uso de las habilidades que tiene cada personaje, sino la manera como poco a poco va hilando el tema principal del nivel con el trabajo en equipo de Cody y May. 

La música también fue un gran acierto por parte de Hazelight, no solo por la manera como encabalga cada una de las cosas que sentimos, sino lo bien que representa cada una de las zonas que nos encontramos. 

Se nota un interés por hacer que todos los sitios se sintieran como una gran unidad desde el punto de vista musical, pero sin que logre sentirse plano sino que cada lugar tenga su propia identidad fuera del punto de vista visual.

Aunque no lo considero un problema como tal, el juego en momentos se siente un poco más largo de lo debido. A decir verdad tampoco es un juego exageradamente largo pero en ciertos puntos uno siente que hay un interés de alargarlo más de lo necesario.

Realmente esto es curioso, porque el ritmo narrativo del juego es bastante bueno por lo cual esos alargues no tienen mucho sentido, por fortuna son partes más bien puntuales dentro de toda la historia. 

It Takes Two es uno de los mejores juegos cooperativos que he visto en años, su enfoque no solo denota una visión muy estructurada por parte de Hazelight y Fares, sino que toma elementos claves y los aplica de manera novedosa y divertida.

Sin duda el juego es uno de mis candidatos a “Juego del año” para el 2021 y me alegra ver títulos de este estilo saliendo de publishers como EA. Si buscan un título divertido para jugar con sus hijos o pareja, sin duda esta es una opción idónea.

It Takes Two ya se encuentra disponible en PC, PS4 y Xbox One. Las ediciones de PS4 y Xbox One, incluyen las versiones de nueva generación.

Reseña hecha con una copia de It Takes Two para PlayStation 4 provista por EA Latinoamérica.

A %d blogueros les gusta esto: