Jump Force

Jump Force

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Spike Chunsoft
Publishers: Bandai Namco Entertainment
Lanzamiento: Febrero 15/2019
Género: Free for All

Jump Force no es el primer título que sirve como un crossover entre las múltiples propiedades de la Shonen Jump. En 2015 salió J-Stars Victory VS Plus y si nos remontamos a sus orígenes, en 2006 salió Battle Stadium D.O.N, donde cada letra representa una de las series más populares del momento: Dragon Ball Z, One Piece y Naruto.

Evidentemente, estos títulos son una celebración a lo mejor de la Shonen Jump, donde ‘mejor’ también se puede interpretar como ‘popular’ o ‘clásico’. Jump Force debía ser el título definitivo hasta próximo aviso, ya que es el primero en ser desarrollado para la actual generación de consolas de forma exclusiva, sin embargo… no lo es.

Aunque Jump Force no es un desastre completo, si le queda debiendo a los fans de una saga que mal que bien, se ha caracterizado por ser fiel a las propiedades que representa.

En general, el fuerte de estos títulos no es la historia, pero siempre se agradece cuando se toman riesgos. Por ejemplo, J-Stars Victory VS + optó por un modo campaña dividido en cuatro aventuras separadas que convergían en un torneo donde participaban los personajes de la Shonen Jump. En Jump Force, el argumento se torna más serio, más de lo que debería.

En este título los personajes de la Shonen Jump han dejado su mundo y han llegado al nuestro gracias al poder de un villano original llamado Kane, quien junto a Galena, ha logrado corromper a la mayoría de ellos con el fin de hacerse con el poder absoluto en ambos universos. En ese punto comienza nuestra aventura, y es que, a diferencia de títulos anteriores, aquí podemos crear nuestro avatar, un luchador que se unirá a la resistencia contra las fuerzas del mal.

Por fortuna, hay una alianza bastante conveniente que es liderada por el Director Glover, el cual designa a Goku (Dragon Ball Z), Luffy (One Piece) y Naturo (Boruto’s dad) como líderes de su propio escuadrón contra las fuerzas de Kane, donde cada uno tendrá una labor distinta, siendo estas luchar contra los Venoms, recuperar el territorio perdido e infiltración y espionaje, respectivamente.

Una vez creado nuestro personaje tenemos la posibilidad de escoger uno de estos escuadrones, del cual empezaremos a recibir misiones para poco a poco ir rescatando los personajes que han sido contaminados por la semilla del mal. Una vez tomada la decisión, esta determinará nuestras primeras habilidades, pero no las limita y, por ejemplo, si elegimos a Luffy como líder, igual podemos aprender el Rasengan de Naruto y el Kamehameha de Goku. No hay lío en ello.

Desafortunadamente, hasta aquí es que es interesante el juego. Jump Force no solo tiene una campaña que es bastante floja, sino que no aprovecha bien a sus personajes para llenarla de personalidad. Solo es una constante narración en la que saltamos de pelea en pelea y cinemática y cinemática hasta llegar a un punto crucial.

Jump Force 1

Como si eso no fuera suficiente, la presentación del juego en sí misma es también decepcionante. Jump Force no solo está plagado de pantallas de carga cada nada, sino que la estética “realista” de verdad fue una mala decisión creativa. Dentro de las cinemáticas, los personajes tienen animaciones supremamente rígidas y faltas de expresión, lo cual desentona bastante con las voces originales que si están provistas de la fuerza y energía para cada uno de ellos.

Y como caso extraño, es el primer juego que veo que no tiene sincronización alguna entre la voz original y los labios del personaje.

Dentro de las batallas ya la cosa cambia y pese a la estética, los personajes se mueven y se ven bien. De hecho, el daño en batalla se hará presente y no solo se les romperá el atuendo, sino que con el tiempo se verán llenos de cicatrices.

El sistema de combate como tal es bastante cercano a lo que se ha visto en la saga Ultimate Ninja Storm de Naruto, donde manejamos al personaje con una cámara en tercera persona en entornos medianos y en el que entramos en combate con comandos simplificados. De hecho, el sistema de ´despertar’, personajes de soporte y ejecución de técnicas especiales es exacto.

Obviamente, esto quita profundidad al combate, pero a la vez se sobre-entiende que este es un título en el que Goku le da su nombre a Kira de Death Note. La idea es que sea accesible y fácil de aprender, pero la tarea está a medias. Claro, el combate es funcional, pero también es supremamente repetitivo ya que los enfrentamientos siempre se reducen a lo mismo: romper la guardia enemiga para atacar con una técnica especial. Sino fuera por el fan-service dentro del combate, sería un título mucho más difícil de digerir.

Pese a los problemas que presenta el sistema de combate, si hay que decir que hay cierta dificultad en las partidas. En los niveles más altos los oponentes causarán bastante daño y seguro sería un reto más interesante de no ser porque AI está configurada de tal forma para que todos los personajes tengan una estrategia similar, lo que permite que eventualmente se pueda predecir su comportamiento.

Jump Force 3

Al final, la dificultad viene del daño que recibe nuestro personaje, pero no de la complejidad de la situación.

Jump Force no se siente como ese título que los fans esperaban. Pese a que tiene un total de 42 personajes, es inevitable no solo darse cuenta que el reparto de personajes femeninos es mínimo: Kaguya (Naruto), Boa Hancock (One Piece) y Rukia (Bleach), sino que en algunos casos se sienten que hay de más por serie, como Dragon Ball Z y One Piece que tienen 6, o Naruto que tiene 5, a comparación de otros anime como My Hero Academia,Saint Seiya y hasta Jojo’s Bizarre Adventure.

Igualmente, su modo historia es poco interesante y, de nuevo, no aprovecha a los personajes que tiene. Se limita a darles algunas interacciones, pero no a explotar su potencial. El intento por ponernos como protagonista sería loable de no ser porque manejamos un avatar silencioso que está ahí porque la campaña lo requiere, pero no porque sea realmente importante y si vamos más allá, el tercer acto es bastante predecible con un final más bien ridículo.

No ayuda también que la campaña está llena de misiones principales que no aportan al desarrollo de la historia, lo que prolonga este modo de juego por más tiempo del necesario. Si juntamos esto, con un sistema de combate poco interesante y encuentros repetitivos, el resultado es una experiencia de al menos unas 12 horas que se siente más larga de lo que le conviene.

Algo importante a tener en cuenta es que al igual que como se ha visto en los más recientes títulos de Dragon Ball Z, Jump Force también tiene un hub desde donde se puede acceder a los distintos modos de juego, tal como combate offline y online. Sobre ambos no hay mucho que decir. Básicamente se rigen por las mismas reglas que el modo historia, aunque es evidente que hay un componente mayor de competitividad al pelear contra una persona, sin embargo, quizá lo más interesante del modo online es ver las creaciones de la comunidad.

Jump Force 3

Dado que no hay límites a la hora de personalizar las habilidades de los personajes, es posible ver combinaciones bastante extravagantes. A título personal, mi avatar tiene como técnicas habilidades de Sanji, Rukia, Sasuke y Killua (Hunter X Hunter) … aunque está pobremente vestida con un vestido purpura y unos tacones inmundos.

Jump Force es un título agridulce. Ciertamente no cumple las expectativas con su campaña poco inspirada y predecible, además de tener un apartado visual que no es impecable, aunque sería falso decir que apesta. Todo falla en las cinemáticas, pero dentro del juego se le hace justicia a los personajes.

El problema aquí es que esta entrega puede que no se mantenga vigente porque no hay muchas razones para volver. Sus mecánicas de combate lo hacen fácil de jugar, pero como no trae elementos nuevos a la mesa es fácil de olvidar, especialmente ahora cuando tenemos títulos como Dragon Ball FighterZ o se vienen títulos como el de One Piece.

Reseña de Jump Force hecha con una copia del juego para PS4 provista por Bandai Namco Latinoamérica