Kill La Kill – IF

Kill La Kill – IF es una idea interesante, que no logra capitalizar lo que hace interesante al Anime, en especial al ser publicado por Arc System Works.

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Nintendo Switch
Desarrollador: APLUS
Publishers: Arc System Works/PQube
Lanzamiento: Julio 26/2019
Género: What if?

Kill La Kill es una de esas series que, pese a haber salido hace ya tiempo (exactamente entre octubre del 2013 y marzo del 2014), han podido mantener su relevancia con el paso de los años. Sin duda, el trabajo de Trigger, bajo la dirección de Hiroyuki Imaishi, es notable en términos de animación, narrativa y, por supuesto, estilo.

Hoy… más o menos 5 años después de la emisión de su último episodio, llega Kill La Kill – IF, un título de combate desarrollado por APLUS y distribuido por Arc System Works, que, basándose en los eventos del anime, desarrolla una historia original en la que nuevamente son protagonistas Ryuko y Satsuki.

Y aunque un juego de pelea de Kill La Kill no es una mala idea, su ejecución deja más bien mucho que desear… especialmente para los fans del anime.

En términos de historia, Kill La Kill – IF… como su nombre lo indica, presenta un ‘What If’ en el que Satsuki es la protagonista central del argumento, donde se desarrollan eventos estrechamente relacionados con el anime, pero que tienen un desenlace que difiere del mismo. Pese a que el juego no tiene giros que tomen por sorpresa a los fans del anime, si hay algunas ideas que habría dado gusto ver en formato OVA, ya que uno de los grandes defectos de este título es su presentación.

Parte del encanto de Kill La Kill, fuera de los personajes y su historia, fue la forma en que se animó. La influencia ‘cartoon’ y el frenetismo en los movimientos (hasta los más básicos) fue clave al momento de establecer un estilo que, si bien no es único en su clase, si tenía la firma de Imaishi por todas partes… después de todo, este director no solo empezó su carrera en Gainax, sino que también estuvo a cargo de algunos de los clásicos más importantes de la industria como Panty & Stocking, Space Patrol Luluco (QUE RECOMIENDO VER) y Gurren Lagann.

Pero lo que eran decisiones conscientes a nivel creativo en el anime, son decisiones arbitrarias en el videojuego. Desafortunadamente, la intención de replicar el estilo de Imaishi falla y el resultado es terrible.

Por ejemplo: en el anime los personajes que no estuvieran involucrados dentro de la historia eran representados de la misma forma, separando su identidad de la de los protagonistas y los villanos. Una forma sutil también de indicar que son una masa manipulable a merced de la voluntad de Satsuki, y eventualmente de Ryago. En el juego… aunque se quiere respetar esta intención, parece más bien el resultado de un trabajo perezoso.

Este tipo de problemas se evidencias con más frecuencia una vez vemos que a nivel gráfico este título es más bien torpe. En lo que respecta a cinemáticas, hay fotogramas que son IMPRESIONANTES… pero en general la animación es torpe y bastante laggeada, tanto incluso que el lipsync con la voz en japonés en ciertas ocasiones no encaja.

Fuera de lo anterior, también hay problemas de ritmo y exposición. Aunque ciertamente los que conocemos el anime estamos relacionados con los conceptos básicos de lo que es Kill La Kill, la trama se pone en movimiento de forma arbitraría y avanza a un ritmo acelerado en la que apenas hay algo de continuidad, por lo que para llenar esos vacíos se recurre a los diálogos expositivos.

Lo curioso al respecto, es que el modo historia está compuesto por dos campañas: la de Satsuki y la de Ryuko, siendo esta segunda un complemento a la primera pero que en general no aporta mayor novedad a lo que ya hemos visto durante el juego.

Entrando en el terreno de la jugabilidad, hay cosas que están MUY BIEN… pero que se ven opacadas por un desempeño técnico torpe y falta de contenido.

A nivel mecánico, Kill La Kill – IF se asemeja bastante a lo que ha hecho Bandai Namco con la saga Utimate Ninja Storm, por lo que los personajes se mueven en un entorno medianamente amplio con cámara en tercera persona y en la que fuera de los movimientos básicos de combate (cuerpo a cuerpo, a distancia y guardbreak) contamos con una combinación de botones para realizar movimientos especiales de forma sencilla.

En general, todos los personajes se comportan de la misma forma en términos de cómo se ejecutan sus movimientos, sin embargo… por luchador si hay diferencias y detalles puntuales que llaman mucho la atención.

Por ejemplo, Nui aunque tiene un estilo de combate bastante similar al de Ryuko, por tener la otra mitad de la scissor blade, su ataque a distancia consiste en enviar los clones que usa en el anime, mientras que su dodge la convierte en una caricatura en 2D con todo y el SFX de un cartoon animado. Gamagori es lento, pero tiene un poder de ataque bestial, el cual se puede incrementar entre más daño se inflija a sí mismo. Ryago también es lenta, pero se mueve con elegancia por todo el escenario y sus poderes son a base de la fibra primordial.

Cada personaje tiene un algo en particular que recuerda al anime y en ese sentido, es maravilloso que se haya entendido su esencia, sin embargo… el desempeño del juego dentro del combate no es el mejor. Pese a que los movimientos son calcados al anime, incluso con algunas secuencias ingame a lo Dragon Ball FigtherZ, hay caídas de frames con cierta frecuencia y hay una constante sensación que el juego está como laggeado.

Lo anterior es desafortunado porque pese a todo, si hay cierto dinamismo en los combates por el despliegue visual de técnicas especiales.

Pero aun queriendo ver lo positivo, es difícil defender en su totalidad a Kill La Kill – IF cuando solo tiene 8 personajes incluidos: Satsuki, Ryuko, Ragyo, Nui, Sanageyama, Gamagoori, Nonon e Inumuta, y donde las primeras dos tienen tres variaciones y solo una es radicalmente diferente a las restantes. En un futuro muy cercano se incluirá a Mako, Mikisugi y Kinagase en forma de DLC gratuito, pero sin duda se extrañan al momento de la reseña.

Naturalmente, este título tiene modalidades de juego competitivas tanto offline como online. Desafortunadamente, en los días de previos a su lanzamiento fue imposible encontrar partida vía matchmaking, pero se agradece que en el motor de búsqueda haya diversos parámetros para encontrar oponente, donde también hay posibilidad de buscar enfrentamientos rankeados.

Por lo demás, los modos de juego offline son más bien estándar para el género. Un Vs contra al AI y un Survival, todos los cuales desbloquean algunos elementos coleccionables y otorgan monedas que se pueden usar para comprar modelos de personajes, poses y dioramas.

Kill La Kill – IF es un título a medio cocinar. Tiene grandes ideas, pero en ejecución falla bastante en su apartado técnico y en la robustez de su contenido. Por lo anterior, es un juego que se torna repetitivo con rapidez, lo cual es una lástima porque si hay algunos detalles que hacen justicia al anime, sea a nivel mecánico o a nivel de ambientación musical, en la que se incluyen pistas de la serie original.

Si son fans del anime, no diría que sea un must-have… la historia que plantea es interesante y seguro habría sido mejor aprovechada en una serie de OVAS, especialmente por el diseño del nuevo Kamui de Satsuki y la forma en la que conecta con la serie original.

Por lo pronto, actualizaremos esta reseña tan pronto haya sido posible realizar al menos una ronda de combates online.

Reseña hecha con una copia de Kill La Kill – IF para PS4 provista por Arc System Works y PQube.

A %d blogueros les gusta esto: