Maquette

En un nuevo título publicado por Annapurna Interactive, Maquette trae una idea novedosa y bien ejecutada con algunos errores de gameplay.

Plataformas: PS4 (Reseñado)/PC/PS5
Desarrollador: Graceful Decay
Publishers: Annapurna Interactive
Lanzamiento: Marzo 2/2021
Género: Exploración y Armas mágicas

Cuando una relación se acaba, es normal que uno quede con montones de preguntas. 

¿Qué hice mal? ¿Qué fue lo que no funcionó? ¿Seré yo?

Y así sucesivamente. Sin duda hay muchos que nunca pasaron por esta situación y otros a los que les dio mucho más duro, Maquette nos muestra la relación desde esta óptica, donde vemos el ciclo de como inicia una relación y como se termina… todo con una capa de Puzzle es un juego magnífico de Annapurna Interactive.

Maquette inicia como un Walking Simulator cualquiera, llegamos a un lugar desconocido donde poco a poco nos irán contando una historia, pero poco a poco nos damos cuenta que es algo más.

Es la historia de Michael y Kenzie, nosotros solo somos espectadores de como inicia y termina esta relación.

Narrativamente Maquette no es muy denso, sino que en realidad es más bien “Real”, durante el juego nunca vemos a Michael o a Kenzie, solo en ciertas cinemáticas o momentos del juego, los escuchamos y estos van acompañados de unas ilustraciones muy sencillas y que van ilustrando un poco la situación que ambos personajes nos cuentan.

Una de las cosas que disfruté de Maquette es su acercamiento más abstracto a la narrativa y sus cinemáticas.

Sin duda los juegos independientes no disponen de un presupuesto tan alto para hacer Motion Capture y mucho menos para contratar grandes voces (Que sin duda es un punto a favor que los desarrolladores han visto al publicar títulos con Annapurna), entonces este acercamiento a las cinemáticas ilustradas es ideal.

En especial porque fuera de retratar la situación tal y como es, busca mostrar más “los sentimientos” que experimentan los personajes, entonces no solo el trabajo duro deben hacerlo los actores, sino que a través de esto, comunicarle al jugador para que interprete las imágenes que ve.

Volviendo a la parte narrativa, realmente es muy sencilla y la manera como están segmentados los episodios lo demuestra. El juego sin duda tiene una perspectiva muy romántica de las cosas que suceden, pero también es un reflejo de los populares “lentes rosas” con los que vemos las relaciones en el pasado.

Lo curioso es que a pesar de romantizar tanto la situación, aún así se siente veraz y cercana, no solo porque muchos habremos pasado por esos momentos, sino porque el juego busca recordarnos que ese fin es algo natural y al igual que muchas otras situaciones de la vida, las superaremos.

Hasta acá todo es muy bonito, pero…

Lastimosamente Maquette tiene unos problemas de gameplay que aunque no son muchos y tampoco son graves, si arruinan un poco la experiencia general del juego.

Mecánicamente, Maquette me recordó mucho a Superliminal. Solo que aquí en lugar de usar la  perspectiva, estamos en una maqueta infinita que podemos modificar con algunos objetos que encontramos.

Al hacer el cambio en la maqueta pequeña, lo veremos reflejado en la grande y esto nos permitirá avanzar en la historía. 

Esta mecánica no solo es bien interesante y bien ejecutada, sino que a lo largo del juego, no pierde vigencia. Como todo juego de Puzzles, en momentos incluye otras maneras de implementar la misma mecánica de maneras más interesantes.

Por ejemplo en el capítulo 5, hay un puzzle que debemos resolver en dos entornos diferentes con un solo set de piezas. Esta idea es supremamente interesante y quisiera que la hubieran usado más a lo largo de la campaña.

Dicho todo esto, Maquette tiene un problema y realmente no es grave, pero en momentos si hace bastante tedioso el juego.

Los juegos (En su mayoría) tienen un set de reglas establecidas que conforme vamos avanzando, el juego nos la va explicando. Los puzzles funcionan de una manera similar, en el género podemos conocer estas nuevas reglas mediante experimentación (Que la fomenta el juego) o por un tutorial.

Pero entonces, ¿cuál es el problema de Maquette?

En momentos se siente que el juego cambia las reglas sin explicarlas y esto en ciertos puntos muy específicos le resta gracia al juego. Una cosa que hace interesante el género de Puzzles, es ese momento “Eureka” donde descubrimos cómo funciona el puzzle.

En momentos por querer ser más inteligente que el jugador, Maquette arruina este momento y hace que pierda la gracia. Entonces uno juega más a adelantarse a las circunstancias con las que el juego podría intentar ganarle a uno, que resolver el Puzzle como es debido.

El juego usa apartes de la historia como guía para saber si voy en la dirección correcta, pero de pronto este sistema junto a uno más claro de orientación o al menos una pista, haría que la experiencia fuera más clara y evitar estos problemas.

A pesar de estos momentos (Que por fortuna son pocos), Maquette es muy inventivo en la manera como usa esta maqueta para sus puzzles. Más de una vez me sorprendí con objetos que tenían más de un uso o que la solución era mucho más práctica comparada a la que yo tenía en mente. 

Gracias a esto, cada episodio se siente diferente en su manera de funcionar, lo cual mantiene fresca toda la idea central.

Visualmente Maquette le apunta a ser muy colorido y en ciertos puntos sobresaturado, incluso en momentos donde la paleta debería ser más fría, el juego busca la manera de mantener estos elementos cálidos, como si el color se negara a morir aplastado por los grises. 

Incluso en secuencias más bien oscuras desde un punto de vista cromático, el juego trata de poner algo de color para generar contraste y diferenciación. En esencia, la maqueta siempre será colorida, pero las casas que están en ella, puede que no.

El juego no busca ser muy detallado y en el caso de PS4 Pro tiene la opción de aumentar o disminuir la calidad de las texturas. Claramente a mayor calidad el framerate es más inestable y viceversa. 

Los cambios no son tan notorios a primera vista, pero sin duda si hay una diferencia conforme uno avanza un poco más. Independientemente de esto, es un ajuste bienvenido que el jugador pueda personalizar su experiencia ya sea para favorecer el rendimiento o la parte visual, que con las nuevas consolas ya se está volviendo un estándar.

Una de las mejores cosas de Maquette es su música, aunque prácticamente toda la música es compuesta para el juego por artistas locales como Meredith Edgar, Zachary Blizzard, Cody Predum, entre otros músicos

El género suele ser más Indie Rock con elementos de Dream Pop, que acompañan ciertos puntos de la historia, por lo que no está de manera permanente y va muy orientado en ser una aventura más bien contemplativa, por lo que en lugar de encabalgar las escenas, las acompaña.

Esto último es bueno, porque realmente busca ser un acompañante pero no forzar nuestra opinión o sentimiento de una escena, como complemento es ideal y a decir verdad le encaja al juego como anillo al dedo.

A pesar de sus errores, Maquette es un juego magnífico que trae ideas agradables al género de los Puzzles que en cierto punto puede ser más bien tedioso en algunos casos. Con una narrativa bastante buena que se ve elevada por las voces de la pareja Bryce Dallas Howard y Seth Gabel.

Sin duda su duración puede ser un talón de aquiles, pero es una experiencia que se queda con uno al momento de ver los créditos. 

Maquette ya se encuentra disponible en PC, PS4 y PS5. En el caso de PS5, el juego hace parte del Lineup de PlayStation Plus para el mes de Marzo.

Reseña hecha con una copia de Maquette para PlayStation 4 provista por Annapurna Interactive.

A %d blogueros les gusta esto: