Mortal Kombat 11: Aftermath

Mortal Kombat 11: Aftermath

Plataformas: PS4 (Reseñado)/PC/Switch/Xbox One
Desarrollador: NetherRealm Studios
Publishers: Warner Bros. Interactive Entertainment
Lanzamiento: Mayo 26/2020
Género:

Mortal Kombat no siempre ha tenido una línea argumental profunda, sin embargo, incluso para los estándares de la saga, la campaña principal de Mortal Kombat 11 no fue la mejor –aunque tampoco es la peor-.

Después de presentar una nueva e interesante generación en Mortal Kombat X, los ojos estaban puestos en cómo lo nuevo coexistiría con lo viejo. La respuesta llegó con Mortal Kombat 11 y aunque en principio estuvo llena de buenas ideas, al final estas llegaron a un callejón sin salida gracias a una campaña que no supo desarrollar su argumento y que, para completar, al final se sintió decepcionante.

Quizá para solucionar esto, llegó un DLC complementario que no solo ha enfurecido a fans alrededor del mundo por su sobrecosto, sino porque que en materia de historia cambia algunos elementos narrativos, que, aunque bien intencionados, resultan por no llegar a ningún lugar.

A estas alturas es irrelevante, pero a continuación habrá spoilers sobre la campaña de Mortal Kombat 11.

Tras la muerte de Kronika, Liu Kang queda no solo como el nuevo dios del trueno y fuego, sino con la laboriosa tarea de presionar el botón de ‘reset’ al universo para crear una nueva línea temporal a su voluntad. Aunque en los créditos originales del juego se establece que esto lo hace junto a Kitana, el DLC de Aftermath presenta un evento que contradice este desenlace.

 Aquí, tras la muerte Kronika, Shang Tsung – en compañía de Fujin y Nightwolf – detienen a Liu Kang en su intento de restablecer la línea temporal, advirtiendo que esto no lo puede hacer sin la ‘Crown of Souls’, una corona que en los eventos de la campaña principal fue destruida para poder derrotar a la emperatriz del tiempo.

Con esto en mente, Shang Tsung propone una alianza temporal con un plan de último minuto: viajar en el tiempo para recuperar la corona y así evitar la destrucción total del universo.

Evidentemente este plan falla a los 5 minutos de ejecutarse y ahí realmente empieza la campaña de Aftermath, con Shang Tsung, Fujin y Nightwolf improvisando sobre la marcha, forjando nuevas e impensables alianzas, trayendo personajes viejos y cambiando radicalmente el curso de los eventos de la campaña principal… aunque no tanto.

Si bien la campaña de Aftermath es mucho más corta y más contenida que la de Mortal Kombat 11, no está libre de inconsistencias. Dada la pequeña cantidad de personajes involucrados en la historia, esta vez no si siente tan disruptivo el cambio de protagonista según la situación porque al fin y al cabo todo apunta al mismo objetivo: obtener la corona, sin embargo, si apresura el desarrollo de la trama de forma tan acelerada que la mayoría de eventos se sienten arbitrarios.

Esa prisa hace que se desaprovechen ideas interesantes que quedan más bien como guiños al lore clásico a modo de fanservice, como la misma participación de Nigthwolf y en cierta medida, la de Sindel y todo lo que representa –literalmente, está para traer cierto personaje de vuelta y ya –

Pese a ello, la trama tiene claro que tiene que llegar a un desenlace. El problema es que no sabe qué hacer con él y quizá por eso se deja a discreción del jugador escoger cuál. Para el final de la campaña de Aftermath, después de unas 3 o 4 horas de juego, se nos confronta con una importante decisión que realmente se resumen tener un final bueno o uno malo.

Lo más probable es que el final bueno sea el canon –técnicamente porque es del que puede haber un futuro–, pero esto no se debe confundir con que sea satisfactorio. Es apenas un ‘contentillo’ que busca establecer un posible nuevo inicio que no es necesario, mientras que el malo… es eso. Malo. Fin. Muerte. Destrucción.

El problema con esto, más allá que se sea una campaña que no va más allá de lo que propuso en el juego base… es que, en teoría, es el contenido robusto de Aftermath fuera de los tres personajes que añade: Sheeva, Fujin y Robocop. En ese caso, el disgusto por parte la comunidad es justificado porque después de un Pase de Temporada, un DLC fuera de este sienta mal por lo que implica: falta de comunicación con la comunidad de fans.

Sumado a esto, el precio tampoco es un incentivo. $40USD por una campaña corta y tres personajes es demasiado… especialmente teniendo en cuenta que estos nuevos luchadores no se pueden obtener por separado, aunque esto recientemente ha cambiado y pronto se podrán conseguir por aparte… aunque como siempre, hay que esperar de más cuando debería ser una alternativa inmediata para los jugadores que tienen el juego.

Fuera de lo anterior, con este DLC llegó un parche gratuito que añadió dos escenarios, así como las Friendships y Stage Fatalities, las cuales son un gran acompañante no solo porque es un contenido que la comunidad venía esperando desde hace tiempo, sino porque bajo este contexto le da un nuevo aire tanto a los modos de juego locales como en línea.

Sobre los personajes añadidos… depende enteramente de la habilidad del jugador. RoboCop es un gran NO para mí, pero no porque lo odie, sino porque no tengo la práctica para manejar un personaje tan “pesado” y complejo mecánicamente. Prefiero más a Fujin, cuyas habilidades comprendo mejor y hace sencillo acerca o alejar enemigos con sus ráfagas de viento y movimientos más ágiles.

Se podría decir que cada uno tiene su dificultad, pero esto definitivamente recae enteramente en manos en la preferencia y habilidad del jugador.

Aftermath es un DLC… competente. Pese a que se vendió con el atractivo de continuar la historia, esta realmente no cambia radicalmente lo que se vio en el juego base. Tiene ideas interesantes, pero también va a lo seguro. Aunque trae consigo tres nuevos personajes –y todo lo que conlleva en desbloqueables-, no se siente como un complemento por el que se justifique pagar un precio tan alto y ahí radica el problema, especialmente para aquellos que compraron las ediciones más costosas del juego –y que hoy no valen nada-.

Para el futuro, sería excelente si NetherRealm o Warner Bros. fueran más transparentes con la comunidad, o al menos manejaran un nivel de comunicación mayor. No como una forma para complacer todas las exigencias de los usuarios, sino como una forma de incluirlos dentro de sus decisiones.

Reseña hecha con una copia de Mortal Kombat 11: Aftermath Kollection para PS4 provista por Warner Bros. Latinoamérica.