Moving Out

Moving Out logra ser una experiencia divertida (incluso en solitario) que en ciertos puntos se queda un poco corta frente a su competencia.

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Nintendo Switch/Xbox One
Desarrollador: DEVM Games & SMG Studio
Publishers: Team17
Lanzamiento: Abril 28/2020
Género: Mudanzas desastrosas

Una mudanza puede ser un evento bastante estresante para la gente. Hay que empacar, sacar todo con cuidado, entre otras cosas.

Pero… un juego de empacar cosas y sacarlas con cuidado, no es que sea muy divertido que digamos. Moving Out logra transmitir esa locura ideal para un juego multiplayer, pero irónicamente comete los mismos errores que títulos como Overcooked ya habían solucionado en su secuela. 

En Moving Out seremos empleados de una empresa de mudanzas llamada Smooth Moves, y tendremos que hacer diversos trabajos para un misterioso cliente que promete pagarnos una alta suma de dinero por sacar varios objetos de propiedades que están repartidas a lo largo de la ciudad. 

Esto se prestará para un caos a la hora de llevar las cosas al camión, donde podremos romper vidrios y lanzar los objetos para “sacarlos” más fácilmente de la casa. Todo será fácil al inicio, pero eventualmente comenzará a incluir más elementos que nos pueden dificultar la “trasteada” de los materiales.

A lo largo de 30 niveles, tendremos fantasmas, bandas transportadoras, animales y muchas cosas que no solo harán más divertidas nuestras mudanzas, sino que también poco a poco nos mostrarán maneras más sencillas de resolver el gran puzzle que es llevar todos los objetos de la casa al camión.

Mecánicamente, Moving Out es bastante sencillo. Nuestro personaje cogerá los items con R2, podremos saltar con X y “cachetear” las cosas con cuadrado. La última nos servirá para activar palancas dentro de algunos mapas o atacar a fantasmas que nos quieran capturar mientras estamos sacando un sofá.

Por último al usar triángulo, el juego nos señalará todos los objetos que debemos sacar y la ubicación del camión, esto en caso que estemos perdidos o nos falte algún objeto desconocido para sacar.

La carne del juego a nivel mecánico está en su física. Moving Out utiliza algo similar a las Ragdoll physics (Siendo Human Fall Flat uno de los grandes exponentes de este tipo de físicas en esta generación). Esta física hace que los personajes en varios momentos parezcan como un muñeco de trapo, de manera que mover rápidamente un objeto de un lado a otro y luego soltarlo, puede tener consecuencias inesperadas. 

Esta física que rodea todo el juego, es lo más divertido, ya que tendremos que aprender a sacar provecho de ella para sacar algunos elementos más rápido o en su defecto para ganarle segundos claves al reloj.

El flujo del juego, se basa en 2 momentos muy específicos y a la larga lo que hace que Moving Out se sienta como un gran rompecabezas a resolver.

El primer momento es saber cómo podemos sacar los objetos de la casa. En varios casos los edificios tendrán varias puertas que nos facilitarán estos procesos, por lo cual depende de nosotros que tan eficaces podemos ser en dicha tarea.

La segunda, es la acomodada de los objetos dentro del camión. No solo es llevarlos, sino que tendremos que pensar en posicionar lo que sacamos de la casa de manera que no nos toque perder valiosos segundos re-acomodando cosas.

Este es el factor más agradable que tiene Moving Out, que todo se siente como una parte de un acertijo por resolver, enmascarado en una capa de física que entorpecerá nuestro progreso de maneras muy divertidas.

Moving Out nos calificará de acuerdo al tiempo que nos gastemos sacando todas las cosas del lugar. Esto va de oro a bronce, y si cumplimos ciertos retos específicos (Que nos serán revelados al terminar el nivel) ganaremos monedas.

Las monedas nos darán acceso a mini-juegos en el Arcade, donde tendremos que poner a prueba varias cosas que aprendimos a nivel mecánico durante la campaña principal. Estos retos no nos darán puntaje, sino que sencillamente serán elementos adicionales que podemos disfrutar durante la campaña o una vez la hayamos finalizado.

Si logramos los mejores tiempos, tendremos relojes dorados. Estos nos permitirán ir a la tienda de VHS y revivir las mejores mudanzas que experimentó el fundador de Smooth Moves. 

Para ambos casos solo tendremos un tiempo límite en el cual tenemos que recorrer la pista o llevar los objetos de la mudanza. En lugar de calificarnos, solo graba nuestros tiempos y ya será cuestión nuestra si queremos mejorarlos o no.

Moving Out cuenta con un reparto muy variado, desde humanos, personajes con cabeza de matera o tostadora e incluso un Camaleón. Por lo cual tendremos diversos y divertidos avatares para hacer nuestra mudanza de la mejor manera posible.

El juego resolvió de una manera interesante el problema del Single Player (Como fue el caso para esta reseña) para este tipo de títulos, aunque pueden jugarlo un máximo de 4 jugadores, si decidimos pasar la campaña con un solo personaje todo lo podemos hacer en solitario.

¿Será más difícil? Si, pero no tendremos que controlar dos personajes al tiempo como era el caso en Overcooked, pero en el caso que nos parezca muy difícil, el juego nos ofrece una ayuda bajo el nombre de Assist Mode

Este modo busca hacer más sencillo el juego y nos ofrecerá ventajas como reducir el peso de algunos objetos, aumentar el tiempo para obtener cada medalla e incluso desaparecer los objetos una vez los dejamos del camión.

Estas opciones son prácticas para reducir la dificultad (Que a la larga no es tan difícil), pero si hace el juego más accesible para personas que quieran jugarlo, pero algunas posibles limitaciones de otra índole se los podría impedir. 

A pesar de todo esto, Moving Out tiene varios elementos que no funcionan tan bien como uno quisiera. 

Uno de los principales problemas que tiene Moving Out, es que su re-jugabilidad es más bien baja. Sin duda los niveles de VHS o arcade podrían ser un reto adicional para motivar a los jugadores a buscar las medallas de oro y completar todos los retos. 

De nuevo, es interesante que hayan tomado la ruta de solo completarlo, pero sí podría ser una opción adicional para los jugadores que disfruten un buen reto.

La duración total de la campaña es más bien corta. Me tomó unas 5 horas completar todo el juego (Sin desbloquear todo lo del Arcade o la tienda VHS), con unos pésimos tiempos, pero igual completado.

Aunque a decir verdad, la duración estaría pensada en una partida cooperativa bien larga, en solitario la situación es completamente diferente, aunque admito que jugarlo en pequeños espacios es ideal para alargar la vida del juego.

El multiplayer en línea también sería una adición bienvenida. Entiendo que es un juego donde a la larga uno se “gritaría” estando al lado del sofá diciendo que lo ayude a lanzar cierto objeto hasta el camión, pero a pesar de ser un desorden, Overcooked 2 logra hacer un divertido balance entre el desorden del MP y cómo puede llegar a funcionar bien a pesar de la coordinación que se requiere.

A pesar de esto, Moving Out resulta una propuesta divertida y curiosa que está muy enfocada a multijugador con amigos en un sofá. Sin duda es ideal para las personas que disfrutaron juegos como Overcooked y Screencheat, o que buscan un título multiplayer sencillo para jugar con amigos y familia.

Moving Out llegará a PC, PS4, Nintendo Switch y Xbox One el 28 de abril.

Reseña hecha con una copia de Moving Out para PlayStation 4 provista por Team17.

A %d blogueros les gusta esto: