Nuestro paso por el Pikachu Outbreak de Yokohama

Estuvimos por primera vez en el Pikachu Outbreak. Un evento dedicado al emblemático Pokémon y les traemos nuestras… ¿impresiones?

Cada año en la ciudad de Yokohama, a unos 30 minutos de Tokio, se celebra durante la época de vacaciones en Japón un festival muy curioso en el que la ciudad se viste de amarillo y es invadida por el Pokémon mas popular de todos, Pikachu.

En Nerfeados tuvimos la oportunidad de asistir a este magno evento, al que todo fan de Pokémon le gustaría asistir, y debería ver al menos una vez.

Desde la llegada a la ciudad de Yokohama comienza una procesión que pueden ser desde dos puntos. Yokohama Station: desde acá se puede llegar al Pokémon center de esta ciudad, en el cual encontramos una gran cantidad de mercancía peligrosamente tentadora y que en muchas ocasiones, es difícil resistirse. O desde Sakuragicho Station: a diferencia de la anterior, esta no cuenta con un Pokémon center, pero esta decorada de pies a cabeza con figuras de Pikachu; desde las señales de la estación hasta pequeñas huellas en el piso.

Una vez en la ciudad de Yokohama encontramos varios puntos a visitar. Regados por toda la ciudad se encuentran 4 tapas de alcantarilla con las silabas YO-KO-HA-MA. Cada una con una ilustración diferente de Pikachu. Al igual se encuentran algunos murales que han llamado Pokegenics en los cuales podremos tomarnos fotos como si nosotros fuésemos parte del mural por así decirlo.

Pokémon Go no se queda por fuera de esta celebración, y en Rinko park encontramos el Pokémon Go Fest. Acá los fanáticos se reúnen para intercambiar Pokémon, completar algunos retos especiales, y la posibilidad de encontrarse con Giovanni, el jefe del equipo Rocket en persona (no literalmente si no en el juego cabe aclarar). Recuerdan las tapas de alcantarillado que mencione anteriormente? Estas también son poke-paradas, así que pueden conseguir un regalo para algún amigo con la imagen de Pikachu.

Antes de avanzar hacia el evento principal tenemos que hablar de la mercancía que encontramos, y es que puede que no sea mucha pero si es bastante curiosa. Para comenzar tendremos algunas camisetas, hoddies y accesorios de Pikachu, incluyendo una llavero con la forma de este Pokémon (ningún Pikachu fue lastimado en la creación de estos llaveros). Al igual podremos adquirir unos peluches de Pikachu con los diferentes atuendos que usan durante las presentaciones de este festival, al igual que algunos Eevees.

No podría faltar la comida, o en este caso bebidas, dado el calor del verano japonés son mas que bienvenidas. Al igual que con el resto de mercancía adopta la forma del ratón amarillo, esta vez en bebidas como el bubble tea de tapioca, jugo de naranja con soda y una curiosa paleta con diferentes expresiones. Por 500¥ (unos 15.000 pesos colombianos) podremos comprar adicionalmente un vaso especial con nuestra bebida.

Bueno, después de caminar unas cuantas horas, comer, e hidratarnos es hora del evento principal, pero no todo es color de rosa. Como era de esperarse, estos eventos son muy populares y la cantidad de asistentes es abrumadora. Después de hacer filas y esperar un par de horas era el momento.

Y sí, allí estaban, un docena de Pikachus con luces destellantes y un mapeado audiovisual en la fachada del edificio detrás de ellos. De fondo se escucha una mezcla de música electrónica que no tenia ninguna relación, o sonido con Pokémon, al menos que yo reconociera, pero eso era lo menos relevante.

Durante aproximadamente 15 minutos estuvieron en escena, bailando de una manera no muy movida pero si bastante animada los pikachus, acompañados también de una docena de coreógrafos que al no tener el traje pesado, tenían muchas mas movilidad. Eso si el show se lo robo uno de los Pikachu que traía unas gafas como si de un DJ se tratase.

La puesta en escena y el escenario sin duda dan un gran show para el poco tiempo en el que toma lugar, pero acá no acaba todo, ya que son unos 4 o 5 presentaciones en diferentes puntos de la ciudad, no muy lejos de los otros pero la cantidad de gente hace difícil verlos todos en tan corta cantidad de tiempo.

Luego de un par de días volví a Yokohama con la intención de ver el resto de los shows y créanme, no me decepcionaron y valió la pena, cada segundo. El primero que asistir durante el segundo día fue un espectáculo como si de un concierto de música electrónica, con los Pikachus con gafas de colores neón fosforescentes y el líder de la presentación con una afro blanco que cambiaba de colores, todo un espectáculo verlos bailar al ritmo de la música que coincidía con los colores de la rueda de chicago que se encontraba cerca al sitio.

La segunda fue un poco mas sencilla, ya que en esta ocasión no era de Pikachu, si no de Eevee que por primera vez era incluido en esta celebración. Durante un par de minutos, estos se pasearon por un pasillo de un centro comercial, nada realmente sorprendente pero curioso sin mas.

Por ultimo nos fuimos hacia el puerto para show final, este fue de mis favoritos. En esta ocasión el show incluía algunas fuentes de agua, por lo cual los Pikachus tenían un abrigo impermeable con algunas esferas que emitían color. No solo era adorable ver estos ratones amarillos vestidos así bailando al ritmo de música pop, electrónica y una mezcla un poco salsera; también era sorprendente ver la cantidad de elementos usados, ya que incluso contaban con un par de drones que emitían lasers de colores que solo hacia ver mas grande todo el show.

Al concluir el Pikachu Outbreak solo queda decir que me sentí como si estuviera viendo un concierto de mi banda favorita por primera vez. De principio a fin era una sorpresa grata cada una de las presentaciones, y que sin duda es uno de mis highlights de mi visita por las tierras del sol naciente. Y para cualquier fan de Pokémon es una visita obligada durante la época del verano.

A %d blogueros les gusta esto: