The Outer Worlds

The Outer Worlds

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Obsidian Entertainment
Publishers: Private Division
Lanzamiento: Octubre 26/2019
Género: Conociendo el esplendor de la burocracia.

Grandes descubrimientos científicos, viajes espaciales y por supuesto bandidos por doquier nos esperan en Halcyon. Ahora, no solo tendremos que sobrevivir a la inclemencia de la fauna en los diferentes planetas de la colonia sino al… ¿capitalismo?

The Outer Worlds nos trae una divertida y agradable experiencia, donde nos recuerda que encargarse de un planeta como si fuera un negocio… no es la mejor idea del mundo. Esta es nuestra reseña.

En 2017, Obsidian anunció The Outer Worlds y a los ojos de muchos sería el regreso de ese Fallout que muchos adoraban, no solo nos mostraba que los mundos “post-apocalipticos” o futuristas tenían color, sino que podían ser lugares llenos de gente peculiar y vaya que se puede ver.

Nosotros interpretaremos a… nosotros. Crearemos a nuestro personaje y le daremos un nombre, una vez hayamos completado este paso, seremos despertados de un sueño criogénico por Phineas Welles.

Ahí nos será revelada nuestra misión. Un grupo de personas ejemplares están congeladas en una nave llamada Hope, dependerá de nosotros revivirlas y enfrentando el enemigo más difícil al que nos podríamos enfrentar… La burocracia.

Desde el inicio del juego, tendremos muy clara nuestra misión. Pero como en todo RPG, un montón de tareas interesantes y otras no tanto, se interpondrán en nuestra tarea principal. Eso sí, muchas de estas serán muy divertidas y aunque no son claves para la historia principal, si se encargan de enriquecer el mundo que nos rodea.

Narrativamente The Outer Worlds es muy “puntual”. Nuestra misión será rescatar a todos los ciudadanos atrapados en Hope y entregarlos a Phineas. En el camino iremos descubriendo los secretos de Halcyon. No solo de la mesa directiva, sino también de todos los habitantes de la colonia.

Aquí es donde el mensaje comienza a calar un poco más. Aunque The Outer Worlds no es una crítica al sistema capitalista como tal, si nos recuerda lo que puede llegar a suceder cuando un grupo de gente se vuelve “ebrio de poder” y además no es que sean muy brillantes a la hora de hacer su trabajo.

En todos los momentos el juego busca recordarnos de una manera jocosa, lo torpe que es la mesa directiva de Halcyon y como todo es casi imposible de hacer debido al papeleo requerido para cada tarea.

Y precisamente el diálogo, es una de las cosas más brillantes de The Outer Worlds.

Aunque su historia el simple, la magia del juego radica en sus personajes. Desde los miembros de nuestra party, hasta los NPC que nos encontraremos en el camino. Muchos de estos se sienten interesantes y agradables, a pesar que solo los veremos por una o tal vez dos misiones.

Mientras que otros tomarán mayor relevancia durante la campaña y dependerá de nosotros si hacemos esas misiones secundarias para que aumente la confianza de esas facciones.

El diálogo es gracioso, pero no se toma todo como un chiste y este elemento es clave, porque no le resta importancia a lo que nos dice y a pesar que los momentos de seriedad serán más bien pocos, no se siente escrito con el ánimo de hacer “payasadas”.

El componente RPG del juego es su punto fuerte. Al crear nuestro personaje, tendremos que asignarle unas cualidades y estas se verán reflejadas en las posibilidades que hay disponibles para hablar con los NPC.

Desde el inicio, Obsidian planteó que era posible matar a todos los habitantes del Halcyon y aún así completar la campaña. Admito que no probé hasta este nivel, pero sin duda si se siente el trabajo que hizo el estudio para permitir esto y como una que otra muerte de un personaje “medianamente importante” no afecta como tal el curso de la historia.

Conforme subimos de nivel, ganaremos 10 puntos para nuestras habilidades y uno para Perks. El punto para Perks lo ganaremos cada dos niveles, de manera que incluso completando todas las quest posibles, no podremos conseguir todas las habilidades disponibles para el personaje.

Los puntos para las habilidades no son complejos, pero admito que será un poco raro al inicio.

El tope de todas las habilidades será 100 y recibiremos ciertos beneficios al llegar a cierto punto, pero al igual que las Perks, no será posible dejar nuestro personaje con todas las habilidades al 100%.

Al llegar a los 50 puntos en una categoría de habilidad, tendremos que repartir los puntos a cada una de las habilidades por separado, lo cual no será posible (Incluso si llegamos a nivel 30) de tener todas las habilidades al 100%. Gracias a esto, tendremos que elegir muy bien el tipo de personaje que queremos.

En mi caso, cree un personaje enfocado en conversación. Habilidades como mentir, persuadir y amenazar me fueron muy útiles, ya sea a la hora de negociar con algún NPC o en su defecto evitarme un combate y obtener información adicional para completar las misiones más fácilmente.

El juego tendrá un componente de hackeo y forzar cerraduras. Aunque no será un minijuego tipo Fallout 3, si nos permitirá acceder a lugares que no podemos o en su defecto, encontrar información valiosa para las habilidades conversacionales mencionadas arriba.

Admito que el Gunplay no me atrapó.

No es realmente malo, solo que no se siente tan robusto como en otros juegos. Funciona adecuadamente para un RPG como este, pero se siente fácil de romper en especial por los cambios de munición que encontramos en el juego.

Me explico. En Halcyon encontraremos 4 tipos de munición (Normal, eléctrica, plasma y N-Rays), en muchos casos con modificadores podremos cambiarle el tipo de munición a un arma. Entonces se vuelve fácil saber a qué arma cambiarle la munición a qué tipo para arrasar con cualquier enemigo en nuestro camino.

El juego también contará con unas armas llamada “Armas de ciencia”, estas tendrán un efecto especial específico y su poder estará ligado a nuestro conocimiento científico, por lo cual entre más alto, mejor.

¿El problema? A decir verdad, son las armas menos interesantes de todo el juego. Tienen efectos curiosos, pero muchos de estos son tan poco útiles para acabar con enemigos, que es más sencillo sacar un arma cualquiera y solucionar el problema.

Visualmente The Outer Worlds no es un espectáculo, pero igual logra verse muy bien. Lo que logra hacer muy bien Obsidian, es brindarle una marcada paleta de color al juego y además que esta le da una personalidad a cada planeta y cada zona.

Scylla parece un asteroide desierto, mientras que Terra 2 o Monarch son zonas que parecen más habitables, aquí la paleta juega un papel fundamental y fue definitivamente una de mis cosas favoritas de los juegos.

La interfaz es un poco más torpe de lo necesario, en especial cuando de cambiar nuestro arsenal se trata. Pero igual logra ser lo suficientemente simple para acostumbrarse, aunque no negaré que en este caso, algo similar a Destiny habría sido ideal.

The Outer Worlds logra ser un gran regreso a la fórmula de Obsidian en New Vegas. Con unos dialogos ideales y un cast de personajes diverso, el juego logra cautivar a lo largo de sus casi 20 horas de campaña.

Aunque en ciertos momentos (que son más bien pocos), el gunplay no cautiva lo suficiente. Admito que es exageradamente divertido salirse de los problemas “hablando carreta” que es un componente que le da suficiente variedad a las mecánicas del juego. Aunque no re-inventa la rueda de los RPG FPS, si es una excelente adición a un catálogo más bien extenso.

The Outer Worlds ya está disponible en PC, PS4 y Xbox One.

Reseña hecha con una copia de The Outer Worlds para PlayStation 4 provista por Private Division