OLIJA

A pesar de tornarse repetitivo en su exploración, Olija plantea un misterio que cautiva rápidamente junto a un combate sólido y sencillo.

Plataformas: Nintendo Switch (Reseñado)/PC/PS4/Xbox One
Desarrollador: Skeleton Crew Studio
Publishers: Devolver Digital
Lanzamiento: Enero 28/2021
Género: Exploración y Armas mágicas

Desarrollado por Skeleton Crew Studio, Olija es un título que de primera mano recuerda a los juegos de MS-DOS por su estilo gráfico, siendo un tipo de pixel-art no tan detallado pero visualmente contundente que acompaña a la perfección esta corta pero interesante aventura, que aunque parte de una idea sencilla, poco a poco va sentando las bases de un misterio que se quedará con nosotros por un buen tiempo.

Aquí tomamos el control de Faraday, un capitán de barco que tras una gran tormenta queda atrapado en una cadena de pequeñas islas en las que no solo debe buscar sus tripulantes para regresar a casa, sino también acumular los recursos para hacerlo. El problema, es que estas islas están habitadas por unas criaturas malditas que ocultan un gran secreto.

Por fortuna, Faraday encuentra un arpón mágico que lo acompañará a lo largo de su viaje, el cual no solo sirve como una herramienta para el combate y la exploración, sino que argumentalmente es importante por lo que significa, ya que dicha arma solo puede ser portada por alguien ‘especial’.

Lo que inicia como una clásica aventura del héroe en tierras salvajes poco a poco va tomando un giro a lo inquietante cuando nos damos cuenta que estas islas no solo son habitadas por criaturas malditas, sino que es también una suerte de cementerio para navegantes que parece ser protegido por un clan de guerreros caidos en desgracia entre los que hay una mujer llamada Olija.

Así pues, en los pies de Faraday, no solo iremos de isla en isla buscando nuestra tripulación para regresar a casa, sino que también estaremos tras la pista de esta misteriosa mujer, mientras cada tanto vamos librando batallas con criaturas que claramente saben algo que nosotros no, y que poco a poco van incrementando la tensión mientras nos acercamos al momento de descubrir la ‘verdad’.

Si bien es una campaña corta, esta se hace disfrutable no solo por el rumbo que toma la historia y la forma en que desarrolla a Faraday como protagonista, sino porque en sí es un juego tanto divertido como desafiante -en ciertas partes-.

Para avanzar tenemos que ir de isla en isla buscando unas misteriosas llaves que abren la puerta del jefe final, pero para ello primero tenemos que sobrevivir.

El arpón será nuestra principal herramienta, ya que no solo sirve para el combate sino también para la exploración, puesto que con ella nos podemos teletransportar o invocarla como el hacha de Kratos en God of War (2018).

Es un arma ágil y aunque es la principal que tendremos a mano no es la única, ya que también tendremos varias armas secundaria que podemos usar en alternancia para hacer combos devastadores en medio del combate.

El florete sirve para pelear con enemigos a corta distancia, mientras que la ballesta y el rifle sirven para controlar enemigos a larga distancia, pero con una cadencia y potencia de fuego opuestas.

Por último, también tendremos una espada legendaria que se comporta de forma similar al arpón, ya que podemos invocarlo y teletransportarnos con el, pero que hace una gran cantidad de daño a expensas de su velocidad.

Todo el combate se centra en la velocidad, y es que la habilidad del arpón para teletransportarnos es útil para acercarnos o alejarnos de los enemigos. Aunque los combos no son muy variados, si son devastadores… al menos contra los enemigos básicos que sirven como carne de cañón, ya que poco a poco aparecen diversas clases de oponentes más robustos y complejos, sin embargo, el plato principal de este apartado sin lugar a duda son los jefes.

Como siempre, estos representan el mayor reto posible y requieren de una mayor táctica por sus patrones de ataque más complejos. En general no son en extremo difíciles, pero si se pueden hacer más desafiantes si no contamos con las mejoras necesarias. Hablemos del campamento.

A lo largo del viaje por las islas encontraremos tripulantes perdidos los cuales podemos enviar de vuelta a un pequeño campamento que sirve como base de operaciones.

Con la llegada de estos marineros tendremos acceso a diversas mejoras para incrementar nuestra salud, pero aún más importante, podremos acceder a la tienda de sombreros.

Los sombreros son artículos que podemos crear teniendo los una cantidad determinada de materiales y dinero, por lo que vale la pena estar atento a la exploración de las islas.

Cada uno de estos ofrece ventajas para el combate, tal como absorber salud de enemigos derrotados, resistencias elementales o daño adicional con cualquier arma.

Evidentemente, algunos están más desbalanceados que otros, especialmente el de infligir más daño y recuperar salud, ya que al desbloquearlos se convertirán en las mejores opciones al momento de embarcarnos en una nueva isla. Pero dejándolos de lado, si se siente que hay que ser más cuidadoso con la estrategia de combate.

Aunque la trama es interesante y el combate es satisfactorio, la exploración no está exenta de ser repetitiva, y es que un objetivo constante es encontrar una cantidad determinada de llaves para abrir una nueva zona, lo cual se siente poco orgánico teniendo en cuenta que a veces esas llaves están ubicadas en niveles en los que solo hay que caminar.

Excluyendo lo anterior, Olija es un juego muy entretenido y como siempre, se hace agradable jugarlo en modo portátil en Nintendo Switch. A estas alturas, la consola de Nintendo es un ‘Indie Machine’ como lo fue la PS Vita y es interesante ver la diversidad de juegos disponibles en esta plataforma para jugarlos ‘on the go’.

Olija es un juego bastante entretenido. Su estilo grafico se complementa con su historia así como con sus mecánicas, y se hace agradable a la vista tanto por su dinamismo como por la dirección de arte. Las mecánicas de combate están bien logradas y cada arma tiene su peso y efecto, aunque puede flaquear en algunas fases de exploración por su repetitividad.

Puede que parezca una historia cliché, pero desde el principio se establece un misterio que vale la pena resolver y que seguramente en sus minutos finales nos dejará con la boca abierta.

Reseña hecha con una copia de OLIJA para Nintendo Switch provista por Devolver Digital.

A %d blogueros les gusta esto: