Persona 5: Strikers

Strikers logra ser un título a la altura del original y Royal, que a pesar de ser un Musou no se distancia mucho de los títulos originales.

Plataformas: PS4 (Reseñado)/PC/Nintendo Switch
Desarrollador: Omega Force/P-Studio
Publishers: ATLUS
Lanzamiento: Febrero 23/2021
Género: Un Musou que no es Musou

Persona 5 fue sin lugar a duda uno de los mejores juegos del año 2017, recibiendo no solo calificaciones casi perfectas sino también premios por sus logros a nivel técnico y de estilo.

Su impacto fue tan notable que rápidamente se volvió uno de los títulos más apreciados de la saga y por ende, sus spin-offs no se hicieron esperar, ya que en 2018 se estrenó Persona 5: Dancing in Starlight y en 2019 Persona Q2 New Cinema Labyrinth.

Si bien estos títulos se “desprenden” del universo introducido en Persona 5 no podrían llegarse a considerar como secuelas dada su naturaleza, sin embargo, esto no aplica para Persona 5: Strikers, que directamente propone una nueva historia que sigue los eventos vistos tras uno de los finales de Persona 5: Royal.

Han pasado solo seis meses de que los Phantom Thieves se desintegraron y ahora como estudiantes común y corrientes, todos sus integrantes se preparan para disfrutar de unas nuevas vacaciones de verano, más aún cuando Akira, el protagonista, decide regresar de su pueblo natal para pasar esta temporada hasta el próximo ingreso a clases.

El problema es que un nuevo mal se cierne sobre Japón y los casos de ataques neuróticos han vuelto a aparecer. Pese a sus actos heroicos en el pasado, la policía apunta a los Phantom Thieves, quienes deben armarse nuevamente para limpiar su nombre y encontrar la raíz de esta calamidad.

La premisa de Strikers es bastante similar a la del juego original, en la medida que para avanzar debemos visitar ‘Palacios’, donde no solo hay que derrotar a su regente, sino también forzar un cambio de corazón.

En esta oportunidad, estos lugares pasan a llamarse ‘Cárceles’ y lo que debemos robar no es el corazón de su dueño, sino sus ‘Deseos’, los cuales son una extensión de su ser a través de los cuales ejercen un control mental en determinadas personas.

Al igual que en el primer juego, la trama está estructurada para profundizar en el por qué estos sitios se crearon y lo qué representan para sus regentes, sin embargo, estas cárceles y sus regentes sirven también como extensión para la historia de los mismos Phantom Thieves, dando continuidad a sus líneas argumentales vistas en el juego original.

Este giro es interesante porque se plantean nuevos elementos a nivel argumental que poco a poco van encajando y van generando más empatía por los personajes que conocemos, sin embargo, quizá la adición más importante a nivel narrativo es la introducción de Sophie, un nuevo personaje original que se une a la plantilla de los Phantom Thieves.

Sophie es un personaje enigmático que se presenta como una AI de asistencia, pero su arco argumental se centra en cómo entender a las personas. Esto se presta para MUCHAS situaciones cómicas en las que malinterpreta cosas elementales, pero es apenas un alivio cómico para lo que realmente representa: ¿qué es lo que nos hace humanos?

Su arco argumental es muy interesante y le da dimensión a lo que plantea Strikers a lo largo de las distintas cárceles, en la que los regentes han perdido su humanidad a causa de fuertes traumas de su pasado, pero donde el discurso se orienta más al curar las heridas emocionales, que al derrotar el mal por ser malvado.

Obviamente, esto lo hace bajo una óptica muy ingenua en la medida que el cambio de corazón se hace de un momento a otro al vencer la oscuridad del regente y en ese sentido, puede que no se sienta tan sensato su mensaje, pero no deja de lado el impacto de las pequeñas historias que se van desarrollando y van dando forma a la trama central.

En términos mecánicos, Persona 5: Strikers es un amalgama entre RPG y Musou, ya que si bien cuenta con un sistema de combate tipo hack n’ slash con un alto enfoque en realización de combos, no deja de lado la progresión emblema de la saga Persona. Aquí contamos con la misma estructura por niveles del juego original, pero con un twist.

Cada integrante del equipo tendrá su propio nivel y como tal, entre mayor sea mejores técnicas tendrá su Persona, sin embargo, lo realmente importante es el nivel de camaradería (o Bonding), el cual sube a medida que usamos esos personajes en combate o cumplimos pequeñas misiones para ellos.

El subir de nivel de camaradería otorga unos puntos que podemos invertir en una especie de “árbol de habilidad” que incrementa estadísticas generales como la salud, maná y el poder de los Persona, o bien puede ofrecer ventajas tácticas para la exploración y combate en las cárceles, tal como abrir cofres de mayor dificultad o recuperar HP y SP después de una emboscada.

Hablando estrictamente de la exploración y combate, esta se rige bajo las mismas bases de Persona 5, en la medida que hay unidades enemigas por el entorno que podemos emboscar para iniciar un enfrentamiento o evitar si es el caso, la diferencia aquí es que las peleas no son por turnos sino en tiempo real y que así lo sea, no implica que sean más sencillas o no haya que prestar atención al sistema de fortalezas y debilidades.

Si bien en los Musou se acostumbra que la mayoría de enemigos son carne de cañón, aquí desde el principio los enemigos usan sus ventajas a favor para eliminar miembros del equipo con rapidez, especialmente si se trata de sub-jefes o jefes, por lo que realmente hay que prestar mucha atención a los alineamientos y tener un buen inventario de artículos curativos. Así mismo, también hay unidades curtidas que es recomendable evitar hasta tener una oportunidad de sobrevivir.

Por fortuna, las cárceles a diferencia de los palacios NO desaparecen cuando vencemos al jefe final, ya que por conveniencias argumentales y jugables, podemos regresar a estas locaciones para enfrentarnos a dichos enemigos, terminar de recoger coleccionables y completar diversos retos o peticiones que ayudarán a encontrar mejor equipo o items para la campaña.

En adición a lo anterior, podremos comprar ingredientes de cocina para preparar diversas recetas, las cuales se convierten el elementos curativos de alto nivel que podemos llevar en el inventario sin alguna restricción.

Cabe resaltar, que si bien la mayoría de mecánicas fueron adaptadas a un estilo de juego más “directo”, Persona 5: Strikers sigue siendo un Persona, lo cual implica que es un juego extenso, aunque no tanto como los de la rama principal.

No tendremos que ir a la escuela de día y responder preguntas en un examen, pero si tendremos que leer bastantes líneas de dialogo, explorar el día a día para encontrar una que otra pista sobre las cárceles y hacer más de un viaje a estos sitios con tal de encontrar al jefe final.

Contando sus 7 cárceles y diversos objetivos, este es un título que se extiende por más de las 50-60 horas según el ritmo de juego.

Salvo algunos detalles en la interfaz e implementación de tipografías, Persona 5: Strikers hace un excelente trabajo en recrear el estilo de los juegos de ATLUS, lo cual hace sencillo asimilar esta entrega como una secuela genuina que está a la altura de los Phantom Thieves, además que a nivel técnico es un juego impecable que no presenta bugs o caídas en la tasa de fps en la PS4 estándar.

Persona 5: Strikers hace una excelente adaptación de la formula RPG a Musou, ajustando no solo el apartado mecánico con todo detalle, sino también ofreciendo una historia interesante que poco a poco se va haciendo más compleja.

Algunos aspectos en la exploración de las cárceles se pueden hacer repetitivos, pero la diversidad de enemigos y el sistema de combate tan dinámico hacen que valga la pena recorrer cada sitio, aunque sin lugar a dudas, su mayor logro es mantener vivo el carisma y estilo de los personajes para darnos más tiempo con ellos.

Reseña hecha con una copia de Persona 5 Strikers para PlayStation 4 provista por ATLUS.

A %d blogueros les gusta esto: