Conmemorando el lanzamiento de Bastion para Switch, hemos decidido «re-reseñar» el título debut del estudio de San Francisco, Supergiant Games

Plataformas: iOS/PC/PS4/PS Vita/Switch/Xbox 360/Xbox One
Desarrollador: Supergiant Games
Publishers: Warner Bros. Interactive Entertainment
Lanzamiento: Julio 20/2011 (Lanzamiento original)/Septiembre 13/2018 (Lanzamiento en Switch)
Género: Indie disponible hasta en tostadoras

En 2011, un pequeño estudio en San Francisco, lanzó su primer título. Desarrollado por Supergiant Games, Bastion fue aclamado de manera casi unánime. El juego salió en la época donde los Indie estaban en la cúspide e incluso de muchas maneras superaban en puntajes y «éxito» a los títulos AAA de la época.

Bastion nos cuenta la historia de The Kid, que despierta en una misteriosa isla flotante sin memoria de cómo llegó allí, poco a poco descubriremos el mundo de Caelondia y «La Calamidad» una catástrofe que acabó con los habitantes, donde solo existen unos pocos sobrevivientes.

Narrativamente Bastion logra dosificar de manera idónea la historia que nos cuenta. El personaje principal no habla, por lo cual el contexto del mundo nos es revelado gracias al narrador o a ítems que encontramos explorando diferentes partes de Caelondia.

Esto es agradable, ya que genera un misticismo que incluso al terminar el juego, nos sigue dejando dudas sobre todo lo que pasó antes y, por qué no… todo lo que pasará después.

Sin duda actualmente, la historia del juego resuena más, no solo por la idea de la guerra y como afecta a la gente, sino también en la búsqueda de encontrar una solución se empeoran las situaciones.

Ruckus, se podría considerar el personaje principal ¿Por qué? No solo es el narrador de toda la historia, sino también es la voz de otros sobrevivientes que encontraremos, a pesar que durante todo el juego manejamos a The Kid, Ruckus será la voz de nuestra conciencia y ese personaje omnipresente dentro de Caelondia.

A pesar de tantos años, visualmente Bastion se sostiene bastante bien. Gran parte del arte, es ilustrado y pintado por Jen Zee que aún trabaja con el estudio en títulos como Transistor y Pyre. El mundo incluso con la vista isométrica que les permite en algunos casos no optar por gran detalle, el estudio logra darle una identidad a cada lugar y los entornos son ricos a nivel visual.

Con respecto a otras plataformas como PS Vita o iOS, Bastion corre de manera ideal en Switch. En las mencionadas anteriormente, era común que en momentos de muchos elementos en pantalla, el juego se pusiera más lento, por lo cual la experiencia en Switch es muy fluída y agradable.

El elemento más fuerte de Bastion es su música, compuesta por Darren Korb. Es una mezcla entre música del viejo oeste, pero también similar a la música folclórica que busca contarnos historias de viejos y lejanos lugares, donde cosas increíbles han pasado.

La mezcla sonora también es de Korb y encontramos siempre un interés por mantener el aura misteriosa en la manera cómo suenan todos los escenarios y sus ambientes, esto no es gratuito, sino que busca generar una mayor inmersión a nivel de jugabilidad en un título muy pulido.

Sin duda un elemento sencillo es el combate, debido a que es de un solo botón no tiene tanta profundidad como en otros juegos, esto se compensa con la variedad de combinaciones que tenemos a nuestra disposición.

Normalmente, cargaremos 2 armas. Una de largo alcance y una de ataques físicos, por ende podremos combinar la efectividad del machete de guerra con un los revólveres, esto le da una buena flexibilidad al combate a pesar de su sencillez y facilita la jugabibilidad.

Aunque visualmente es muy bello, Bastion tiene varios inconvenientes, en especial la cámara. El estilo es lo que caracteriza el juego, pero el manejo de la cámara vuelve un poco complicado el movimiento.

Al caer, volveremos a aparecer en el mapa y perderemos algo de vida, pero es posible que muchos objetos en ciertos puntos nos nublen la vista y se vuelve fastidioso caer varias veces por una mala cámara.

La duración del juego es parte en un talón de aquiles, no solo porque se siente más largo de lo que debería, sino que en cierto punto se siente que decidieron alargar artificialmente la historia para que el juego se sintiera más largo, además la última parte aunque a nivel argumental es importante, en jugabilidad se vuelve particularmente repetitivo.

Para ser su primer título, Bastion logró dejar una buena impresión inicial en el público y es un título que tiene bastante encanto incluso años después de su lanzamiento en Xbox 360. Aunque Supergiant ya ha lanzado títulos mucho más aclamados como Transistor y Pyre, Bastion nos recuerda el poderío de una buena historia y pocos recursos.

Incluso con sus problemas, es una experiencia donde la suma de sus partes logra crear un juego que de arranque puede que no resuene totalmente con el público, pero poco a poco se gana un puesto en la mente de las personas.

Juego reseñado con una copia de Bastion en su versión de Nintendo Switch comprada por el equipo de Nerfeados.