Fallout 76

El nuevo título de Fallout pasa por una crisis de identidad, dónde a pesar ser un juego con potencial, se ve limitado por su gameplay y mecánicas.

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Bethesda Game Studios
Publishers: Bethesda
Lanzamiento: Noviembre 14/2018
Género: Country Roads, take me home

Querido, rumorado y filtrado, algunos fans de la franquicia desde hace muchos años pedían un título online de Fallout. En el 2018 Bethesda reveló lo que algunos de ellos querían ¿El resultado? Un título con ideas interesantes, pero no lo suficiente para hacer una experiencia ideal de juego. Esta es nuestra reseña de Fallout 76.

A pesar de la filtración que reveló Kotaku casi un mes antes y el escepticismo que rondaba la idea, se sabía que Fallout 76 estaría rodeado de polémica. El primer juego completamente online de la franquicia traía retos importantes para Bethesda, en especial convencer a los jugadores que el “Wasteland” en línea sería tan bueno como el offline.

Antes de comenzar, quiero aclarar que la demora por la reseña se debe a que decidimos probar el parche de 45 GB que salió después para hacer una comparación de la estabilidad del juego en ambas instancias.

Fallout 76 inicia en el 2102, 25 años después de la caída de la bomba. En la bóveda 76 ubicada en West Virginia, nuestro personaje saldrá durante el Día de la Reclamación, donde todos los habitantes saldrán a retomar el mundo de los mutantes.

Una vez inicien nuestras aventuras por West Virginia, nos encontraremos poco a poco con misiones que nos llevarán a conocer la región antes de la caída de las bombas e incluso saber como personas que salieron antes de la Bóveda intentaron recuperar la zona a su manera.

Aquí es donde Fallout 76 se pone interesante, a la falta de NPC los elementos contextuales como computadores, documentos e incluso los robots nos enteran un poco más de lo que sucedió en Appalachia. Se sabe que algunas personas investigaron los humanos “mutantes” luego de la caída de la bomba y ahí aparecieron los “Scorchers”.

Aunque en West Virginia encontraremos varios tipos de enemigos, los principales y más comunes serán estos “Scorchers”, que según el universo planteado por Bethesda, están contaminados de radiación, pero aún tienen una parte humana, si se compara con otros enemigos como los Ghouls.

El hilo principal del juego está con un personaje llamado el Overseer, quien era una de las personas que lideraba la bóveda 76, que dejará una larga línea de información para que nosotros sigamos sus pasos y nos enteremos si eventualmente descubrieron la cura a los Scorchers.

Además de esta misión principal, diversos objetos o robots nos darán misiones alternativas para seguir subiendo nivel e ir adquiriendo nuevos items que nos ayuden a sobrevivir la inclemencia del mundo que nos rodea.

Aquí ya es dónde comienza a flaquear Fallout 76 y comenzamos a ver los problemas que tiene el gameplay del título original implementado a un título en línea. Los NPC son parte importante para la franquicia de Fallout, ya que no solo nos darán misiones, sino que también hacen sentir al mundo más vivo y poblado.

West Viriginia visualmente es basto y cautivador, pero el mundo se siente vacío. Algunas de las casas que encontramos no serán explorables y otras no tienen demasiados elementos para que valga la pena explorar.

Al no encontrar gente, incluso jugadores, dentro del mundo, se vuelve tedioso recorrerlo, los costos del fast travel son un poco elevados, pero siempre podemos volver a la bóveda y de ahí replantear nuestra estrategia.

El juego si recompensa a las personas que más recorren el mundo, porque entre más exploren, más objetos encontrarán y conforme se avance, serán mejores cosas. Pero a la larga no es la gran motivación que uno espera para regresar continuamente al juego.

Al igual que Fallout 4, aquí se mantiene el sistema de creación de personajes, que es bastante robusto. Pero aparece el primer gran cambio con respecto a su predecesor, las Perk Cards.

En todo título de Fallout, el juego nos da puntos que le asignaremos a nuestro personaje de acuerdo a nuestro estilo de juego. Fallout 76 le da una vuelta a eso y en lugar de darnos puntos para asignar, nos dará un paquete de cartas para escoger.

S.P.E.C.I.A.L hará referencia a cada una de las características que podemos mejorar a nuestro personaje. Respectivamente podemos mejorar nuestra fuerza, percepción, resistencia, carisma, inteligencia, agilidad y suerte.

Al subir de nivel el juego nos permite seleccionar una de las características y nos dará un sobre del cual escogeremos una carta para usarla, aquí tendremos diferentes ventajas ya sea para las armas o la eficacia de la comida y líquidos.

Aunque el sistema suena bastante sencillo y es muy amigable con los nuevos jugadores, algo que algunas personas que no son tan fans de los RPG podrían entender con facilidad, Fallout 76 es un juego que también se caracteriza por su complejidad, lo que hace que algunos de sus aspectos más amigables sean su debilidad.

Sin duda Fallout 76 tampoco es un juego para jugar en solitario, subir de nivel puede ser bastante tedioso si se juega solo, además que para llegar al Endgame es necesario ser al menos nivel 50 para sobrevivir.

Admito que este Endgame puede ser muy satisfactorio ya que al encontrar las Scorchbeasts, no solo darán muy buen loot, pero también equipo muy bueno para recorrer sin problema Appalachia.
Una de las cosas que me pareció más curiosa del juego post-parche es la inestabilidad del mismo. En solo una zona durante mi recorrido por West Viriginia, había tenido una caída de Framerate que era notable y hacía el juego medianamente injugable.

Pero luego del parche el juego se volvió mucho más inestable, más de una vez se quedaba cargando hasta 6 minutos saliendo de un edificio y luego el servidor me sacaba y perdía algunos minutos de avance, incluso corriendo en PS4 Pro el juego no funcionaba tan bien como antes.

Antes de hablar de las debilidades, las microtransacciones del juego son poco intrusivas y a la larga poco útiles ya que principalmente son cosméticas y para fortuna… estos cosméticos se pueden encontrar dentro del juego. Será más complicado y tedioso de conseguir, pero no será necesario recurrir a las transacciones, para hacer que nuestra Power Armor no se vea tan parecida al Wasteland.

El mayor problema de Fallout 76 es que el juego no sabe exactamente que quiere ser ¿es un título para los fans de Fallout? ¿Es un título que sirve de introducción para Fallout?

Esta «crisis de identidad» se ve en mecánicas que no terminan de combinar adecuadamente, como por ejemplo el hecho que las armas se rompan con el sistema S.P.E.C.I.A.L., algo sencillo combinado con algo tedioso y complicado.

Sin duda el interés del estudio era repetir el éxito de Fallout Shelter, simplificando las mecánicas y hacerlas más amigables, con eso no solo llegarián al público que es fan, sino también a uno nuevo. Y por esto el juego logra estar en una situación similar a la de Destiny 2, donde intentaron llegar al mercado más casual y esto no solo alienó a los fans clásicos, sino que también no logró del todo atraer a los casuales.

A decir verdad, a Fallout 76 le espera un camino un poco largo para su posible recuperación, para fortuna de Bethesda, casos como Destiny 2: Forsaken y Rainbow Six: Siege han logrado darle un giro total a sus juegos y se han vuelto casos de éxito.

Es posible que el talento de Bethesda logre darle la vuelta al juego dentro de poco tiempo y hacer que los fans más fieles de la franquicia decidan darle una nueva oportunidad.

Fallout 76 ya está disponible en PC, PS4 y Xbox One

Reseña de Fallout 76 hecha con una copia del juego para PS4 provista por Bethesda Latinoamerica.

A %d blogueros les gusta esto: