Nidhogg 2

Después de un año, el aclamado título de «pelea» de Messhof llega a Nintendo Switch. Igual de divertido, pero mucho más portátil.

Plataformas: PC/PS4/Switch (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Messhof
Publishers: Messhof
Lanzamiento: Noviembre 22/2018
Género: Asesinatos pixelados

Por: David Infante (@Scott_The_Hero)

Cuatro años han pasado desde que salió Nidhogg en PC, PlayStation 4 y la Vita. Para su tiempo, Messhof logró construir un título multijugador que destacó por sus mecánicas, arte y música, pero que también sobresalió por su sencilla premisa en la que dos jugadores deben enfrentarse en entornos 2D para llegar a su respectiva meta.

Fue un juego que tomó las bases de los side-scroller y las aplicó con un enfoque competitivo, brindando a los jugadores la posibilidad de desplazarse hacia el opuesto de su pantalla, de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, en enfrentamientos cortos que se decidían con un solo golpe. Sencillo, versátil, divertido, pero a la vez bastante desafiante.

Si bien Nidhogg 2 ya lleva más de un año en PC y PlayStation 4, recientemente llegó a Nintendo Switch, probando ser un título ideal para esta consola en su modo de un jugador o multijugador.

A nivel de premisa y mecánicas, Nidhogg 2 no cambia radicalmente frente al primer juego. Sea en solitario o multijugador, el objetivo es llegar a la meta desplazándonos por entornos 2D en los que debemos enfrentarnos a un oponente a puño limpio o con un arma.

Los encuentros se siguen decidiendo de un golpe, y sea cual sea el modo de juego seleccionado, el objetivo es derrotar al enemigo para controlar una porción del escenario. El que resulte vencedor podrá seguir a la siguiente zona hasta que alcance la meta, donde la serpiente nórdica Níðhöggr devorará a nuestro personaje para declararlo como el ganador.

Son enfrentamientos cortos muy intensos donde sigue siendo importante nuestra capacidad de reacción y la velocidad con la que tomemos decisiones a la hora de entrar en combate, ya que al igual que con el primer juego, se pueden adoptar una entre tres posiciones: alta, media y baja, las cuales determinan a qué parte del cuerpo podemos atacar o si podemos desarmar o defendernos de la ofensiva enemiga.

Sigue siendo un juego frenético en el que todo puede pasar, y en el que es normal morir una y otra vez. Aunque es importante tomar decisiones con rapidez, es también importante mantener la calma y prestar atención, ya que la misma velocidad del juego permite que haya muchas oportunidades para darle la vuelta a una partida, sea para bien, o para mal.

Nidhogg 2

Ahora bien. El apartado mecánico se mantiene tal como en el primer juego, pero hay ciertas adiciones que cambian la forma en cómo el jugador puede interactuar con el escenario y su oponente. En esta ocasión hay más de un arma, tal como el arco, que es decisivo para el combate a larga distancia; las dagas, que pese a su velocidad suponen un problema al requerir una distancia próxima con el enemigo; o las espadas, que sea cual sea su longitud se comportan de forma tradicional.

Esto dinamiza los combates bastante, ya que ahora los jugadores podrán tomar estas armas del piso o aparecerán con ellas después de hacer sido eliminados. Los enfrentamientos siguen siendo rápidos, pero si hay un nivel más de profundidad al ser más “complejo” en la medida que hay más posibilidades para abordar los escenarios y al oponente.

En el modo de un jugador hay 10 escenarios bastante diversos que van escalando en dificultad, siendo cada uno más difícil y hostil que el anterior, todos acompañados con una banda sonora que hace que cada combate se sienta intenso por su influencia tribal, que es también evidente en el diseño de niveles y la indumentaria de los personajes, que ahora es personalizable antes de cada combate.

Sea en modo portátil o en dock-mode, este es un título que se puede jugar con los joycon de la consola, lo que lo hace ideal como party-game, especialmente teniendo en cuenta que de forma local se pueden hacer torneos con hasta ocho personas. Por su parte, el modo online tiene su truco… y es que requiere obviamente de la membresía de Nintendo para ser funcional.

Obviamente esto pondrá trabas a la experiencia de algunos jugadores y, de hecho, fue un componente que no pude probar por lo mismo. Sin embargo, no dudo que este sea el modo de juego que disfrutarán los usuarios más competitivos y creativos, ya que también hay un sistema de reglar personalizadas que se prestan para facilitar o complicar más las partidas.

Nidhogg 1

A estas alturas solo falta cerrar con lo obvio. Nidhogg 2 visualmente no es tan simple como la primera entrega. Esta vez, tanto escenarios como personajes, son mucho más detallados y eso lo hace cuando menos más atractivo a nivel visual. A veces los menús se lentean en modo portátil, pero lo que es el juego como tal, corre de maravilla en cualquiera de las modalidades de la Switch.

Nidhogg 2 es un claro avance con respecto a la primera entrega. No quiero decir mejor, ya que el original tiene un encanto que por alguna razón siento que le hace falta a este, pero de todas formas es un título muy pulido y divertido, aunque también puede ser frustrante según nuestro desempeño. No me cabe la menor duda que sea un título casi que “obligado” para un usuario de Switch, siempre y cuando entre en sus preferencias, pues su sencillez lo hace ideal para partidas rápidas en intervalos cortos de tiempo, o partidas más extensas en su modo multijugador como party-game entre dos o más personas.

Juego reseñado con una copia de Nidhogg 2 en su versión de Nintendo Switch brindada por Messhof.

A %d blogueros les gusta esto: