Soul Calibur VI

Soul Calibur VI

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Bandai Namco/Project Soul
Publishers: Bandai Namco
Lanzamiento: Octubre 19/2018
Género: Round 1 – Fight

Desde Soul Calibur 2 he sido fan de la saga. Sus personajes, historia y velocidad de combate, me hicieron tomarle un cariño a esta franquicia como para algunos lo es Mortal Kombat, Street Fighter o cualquier otro título de pelea.

Con la llegada de su tercera entrega, Soul Calibur era un título de pelea con una jugabilidad robusta y versátil que, además, permitía a los jugadores crear su propio personaje entre los múltiples estilos de combate disponibles en el juego, sin embargo, tras una cuarta y quinta entrega, la franquicia pareció estancarse, especialmente en esta última.

Hoy, seis años después de Soul Calibur V y un ahora inexistente Soul Calibur: Lost Swords, la franquicia está de vuelta, y aunque su sexto título numérico llega con sus peros, es muestra que Soul Calibur sigue siendo un título importante para los fans.

Soul Calibur VI, desde su anuncio hace unos meses, se presentó como una especie de reinicio de la franquicia, la cual, valga la redundancia, revisitaría los eventos que conocemos del primer título para explorar “verdades ocultas”, donde tendrían cabida personajes clásicos y nuevos luchadores.

Dicho esto, Soul Calibur VI comienza desde un punto crucial en la saga, con el relato de como Cervantes toma control de la Soul Edge, su derrota y la caída en desgracia del caballero Siegfried, estableciendo así un “nuevo” comienzo en el que se desenvolverán los eventos de esta nueva entrega.

A estas alturas, hay que mencionar que Soul Calibur VI posee dos modos de juego para un jugador: el modo historia tradicional, llamado Soul Chronicle, y un modo historia en el que tomamos control de un personaje original creado por nosotros, llamado Libra of Soul.

El primero es simple. Es un modo historia tradicional en la medida que tomamos el control de Kilik y exploramos su vida a lo largo de varios años en su búsqueda por el portador de la Soul Edge para derrotarlo, entre otras cosas.

De entrada, este modo de juego tiene un par de problemas y quizá el más notorio es que para la actualidad, se siente MUY anticuado. Recuerda bastante al modo arcade de Soul Calibur 2 y Soul Calibur 3, donde por personaje se relataba su historia personal y relación con la espada. De hecho, su presentación deja mucho que desear, ya que esta se cuenta por medio de imágenes estáticas y una narración que es más exposición que historia.

Para un momento en el que títulos como Street Figther, Mortal Kombat y hasta Injustice han presentado un avance a nivel narrativo, Soul Calibur VI se ha quedado muchos pasos atrás en la elaboración de una campaña principal que pueda ser envolvente y de justicia a sus personajes y las situaciones que estos enfrentan.

SC VI - 3

El esfuerzo de Soul Calibur VI por ahondar en lo que sucede con los demás personajes del título durante los eventos de la historia principal es poco interesante, pues se establece una cronología por años y en una sucesión de 3 a 5 combates, se explica qué sucede con los otros luchadores. Aunque podría haber sido una buena oportunidad para unir cabos y establecer un mayor desarrollo, se siente más como una sucesión de historias poco relevantes.

Es desafortunado porque, como bien sabemos, los personajes son el corazón de Soul Calibur, y luchadores como Cervantes, Siegfried, Voldo, Mitsurugi, Talim y Taki, tienen trasfondos súper interesantes que valdría la pena desarrollar mejor.

Por otra parte, el modo Libra of Soul es una segunda campaña en la que tomamos el control de un personaje original creado desde cero, con el cual “complementaremos” la historia que se desenvuelve desde que Siegfried se convierte en Nightmare.

En esencia, es lo mismo que el modo historia tradicional pero más extenso, ya que en este modo de juego tendremos un mapa abierto a nuestra disposición que podemos explorar por medio de menús para encontrar combates y otro tipo de actividades complementarias que dan a conocer más sobre los eventos de esa historia.

Es un modo con elementos RPG, incluyendo también un sistema de karma que es influenciado por nuestras acciones, pero en general tiene los mismos problemas de presentación y desarrollo que la campaña principal, ya que todo se presenta por medio de imágenes estáticas y texto, pero más que por ser texto, el problema es que esta pequeña campaña se siente como una exposición de eventos con apenas conexión con la historia principal. No es interesante, y que a estas alturas ya se sobre-entiende que Soul Calibur VI no tiene un buen manejo sobre la historia. Prefiere contarla, narrarla, literalmente, que permitirnos hacer parte de la misma.

Pero… y sin excusar estos problemas, normalmente estos modos de juego no son el plato fuerte en un juego de peleas y, obviamente, Soul Calibur VI no es la excepción. Como en todo título de este género, aquí tenemos un modo versus offline y online, que es realmente donde brilla esta nueva entrega.

SC VI - 2

Como tal, la jugabilidad de Soul Calibur VI se mantiene fiel a las bases establecidas en títulos anteriores, por lo que los movimientos de los personajes clásicos se mantienen intactos, pero, sea cual sea nuestra elección, el combate en este título se caracteriza por ser ágil, lo que implica tener buenos reflejos para el ataque y la defensa.

Esto último es clave pues el clásico counter, que en PlayStation siempre ha sido adelante (según la posición de la pantalla) + X, es una forma con la cual se puede iniciar un contrataque o, por lo menos, desarmar al oponente para tener un respiro y replantear la estrategia de pelea.

Los escenarios, aunque escasos, tienen ese aire clásico que nos harán sentir en casa, y con sentir en casa me refiero a que normalmente no son locaciones muy extensas sino más bien pequeñas, donde no habrá mayor distancia entre los luchadores, lo que normalmente incentiva el tener una ofensiva constante y robusta.

Además, los escenarios con abismo siempre han sido insignia del combate en Soul Calibur y como era de esperarse, van incluidos en el paquete. Importante a tener en cuenta porque, como es usual, una fuerte ofensiva a veces puede ser nuestra perdición si no tenemos cuidado sobre los límites del ring.

Los nuevos personajes se sienten bien. Hay tres en total, Azwel, que viene a ser un villano, Groh, un aliado y Geralt, que para esta sexta entrega es el invitado especial, sumándose así a la lista de personajes de otras franquicias que han pasado por Soul Calibur junto a Heihachi (Tekken), Link (TLOZ), Spawn, Darth Vader (SW) y Yoda (SW). Sin olvidar el futuro DLC con el que se incluirá a 2B de Nier: Automata.

En sí, cada uno tiene cabida dentro del nuevo lore de Soul Calibur, sin embargo, probablemente sea Geralt el que se lleve toda la atención y es que, como lo anunciaron en entrevistas y algunos avances, el reto de poner este personaje como invitado es que fuera fiel a lo que los fans conocen del juego, tanto en movimientos, como en habilidades. Y lo es, siendo uno de los personajes más ágiles y accesibles de la plantilla, lo que hace fácil su manejo, pero sin dejar de lado la profundidad característica del combate avanzado.

Ahora bien, el modo online de Soul Calibur VI es un componente vital para este título y da gusto ver que aquí es donde brilla esta entrega. Puede que haya una que otra complicación según la conexión a internet, pero en general, es un agregado estable que permite a los jugadores buscar y crear enfrentamientos de una forma sencilla y clara, además de poder seleccionar si quieren jugar en ranked o no.

SC VI-1

Si bien los jugadores pueden seleccionar su personaje favorito para combatir, también pueden usar cualquiera de sus creaciones y quizá esto es lo que mantendrá a la comunidad activa, ya que el creador de personajes de este título, aunque es limitado, es muy versátil y permite hacer todo tipo de combinaciones, tanto así que la misma comunidad se ha dado a la tarea de recrear personajes como Alex Louis Armstong de FMA, Sonic, o el horripilante Kirby, así como a crear luchadores poco convencionales que desafían la lógica del mismo juego, como la manzana o el cubo troll.

Solo por dar un dato curioso, yo cree una versión bastante básica de Korra, de The Legend of Korra (OBVIAMENTE), pero que no he podido personalizar a gusto.

Soul Calibur VI es un título que falla en brindar una experiencia satisfactoria en sus modos de un jugador. Los modos de juego Soul Chronicle y Libra of Soul son repetitivos y tienen una presentación anticuada que falla en llamar la atención del jugador, entre otras cosas por su actuación de voz que también parece estancada en la sexta generación de consolas. Sin embargo, en su apartado mecánico, de personalización y comunidad, logra brindar un poco más de lo esencial, entregando una experiencia de combate satisfactoria que es fiel a los principios de la saga.

Pese a ello, si es preocupante que Bandai Namco y Project Soul no hayan tomado más riesgos más allá de querer expandir la plantilla de personajes por medio de DLCs, lo cual no es necesariamente cuestionable… de no ser porque se esperaba que un personaje como Tira ya estuviera incluido en el juego base… pero con toda seguridad será un título que los más fanáticos de la saga apreciarán.

Reseña hecha con una copia de Soul Calibur VI para PlayStation 4 brindada por Bandai Namco Latinoamérica.