The Legend of Zelda: Link’s Awakening

El remaster de The Legend of Zelda tiene problemas de rendimiento, pero nos recuerda lo impecable que fue Link’s Awakening y todo lo que logró en el Game Boy

Plataformas: Nintendo Switch (Reseñado)
Desarrollador: Nintendo EAD
Publishers: Nintendo
Lanzamiento: Septiembre 20/2019
Género: Remasters que alegran la vida

Las aventuras de Link en consolas portátiles nos han dejado historias y mundos maravillosos, como el Spirit Tracks, Phantom Hourglass en Nintendo DS y The Minish Cap en Gameboy Advance . Aun así el que inicio su camino de bolsillo fue Link’s Awakening que nos dio una gran aventura a pesar de las limitaciones del Gameboy original. Hoy vuelve a nuestras consolas, y vuelve mejor que nunca.

The Legend of Zelda: Link’s Awakening es un remake del juego con el mismo nombre que salio hacia el año de 1993 para la consola portátil en ese entonces de Nintendo, el GameBoy. En esta ocasión llega a la consola hibrida de Nintendo, con algunas mejoras mas allá del aspecto grafico.

La historia nos pondrá en los zapatos de link, y nos llevará en una aventura por la basta isla de Koholint para encontrar 8 instrumentos, con los que podremos despertar al wind fish y así escapar… digamos que de la isla, para no dar spoilers. Podriamos decir que lo usual en un juego de Zelda. Lo que hace tan especial este juego es que a pesar de que los objetivos son usuales, los personajes y villanos difieren de lo que nos tienen acostumbrados, ya que esta lleno de referencias a otras franquicias de Nintendo, especialmente Super Mario y Kirby.

El juego se puede decir que es una copia exacta del original de GameBoy, con algunas excepciones en cuanto a nuevos coleccionables y puntos de viaje rápido. También incluye algo llamado memorias, lo cual nos permite ver conversaciones, objetos que hemos coleccionado y su respectiva ubicación. Algo muy útil si se planea conseguir todo al 100%.

Jugablemente, aunque es muy similar, presenta muchas mejoras. en cuanto al movimiento, podemos avanzar diagonalmente y movernos con mayor fluides incluso cuando se esta corriendo.

Gracias a la gran cantidad de botones podemos usar los objetos con mayor rapidez. Eso si, no se da uso a el pad ni a los botones alternos en los gatillos, lo cual se siente como una oportunidad perdida para que todo fuera un poco mas fluido.

Los dungeons tienen un nivel de dificultad moderado, unos mas que otros (si te estoy viendo a ti Eagle’s Tower) que contrastan un poco con la dificultad de los jefes finales de estos, ya que realmente en su mayoría no representan un gran reto desde mi punto de vista. Igualmente cada Dungeon tiene una serie de pistas y objetos que nos ayudan a guiarnos y a superar los desafíos que nos planteen.

Una de las novedades mas llamativas de este juego es la posibilidad de crear nuestros propios dungeons. Aunque no es nada complejo al estilo de Mario Maker, Podremos usar habitaciones prediseñadas y combinarlas para darle nuestro toque personal y de dificultad que se nos apetezca. Lo malo de esto es que no son fáciles de compartir, ya que la única forma de hacerlo es cargando la información en un amiibo.

Hablando de los amiibos, el amiibo de link de este juego nos permite traer al juego a shadow link, por si queremos darle un mayor toque de dificultad a la aventura. Tristemente estos dos usos que acabo de mencionar son los únicos que trae el juego a pesar de contar con compatibilidad de una gran cantidad de amiibos.

La mejora mas notable es en el aspecto grafico y sonoro , ya que, como lo mencione anteriormente, es una copia idéntica al original, pero adaptada a las nueva tecnologías. El mundo de koholint nunca se vio mejor, con colores vibrantes que lo hacen ver como una isla paradisiaca, los personajes y locaciones son aun mas carismáticos y tienen mayor personalidad en general. La banda sonora es ahora orquestada lo cual ayuda a darle mayor vida a esta aventura.

A pesar de lo mencionado anteriormente, el desempeño del juego sufre constantes caídas drásticas de frames, y cuando digo constantes no es una exageración.

Con cada transición de zona o al ingresar o salir de una casa, el juego cae a la mitad de sus frames. aunque es solo por unos cuantos segundos, es difícil ignorarlo. El problema en su mayoría se da en momentos anteriormente mencionados, pero hay algunos puntos específicos en el juego donde es básicamente permanente. A pesar de este problema el juego no se ve afectado de tal manera de que sea injugable y que es algo que esperamos tenga solución en una futura actualización por parte del desarrollador.

 The Legend of Zelda: Link’s Awakening es un clásico que es difícil dejar pasar. Ya sea la primera vez que se adentran en esta aventura o si  lo hicieron en su momento con la versión de GameBoy. Con una extensa y hermosa isla para explorar y conquistar, no le deja nada que envidiar a sus hermanos mayores de sobremesa, con grandes retos y mucho por hacer, es un must have para cualquiera que posea una Nintendo Switch.

Reseña hecha con una copia de The Legend of Zelda: Link’s Awakening para Nintendo Switch provista por Nintendo Latinoamerica.

A %d blogueros les gusta esto: