The Messenger

The Messenger

Plataformas: PC/PS4/Switch (Reseñado)
Desarrollador: Sabotage Studio
Publishers: Devolver Digital
Lanzamiento: Agosto 30/2018 (Switch)/Marzo 19/2019 (PS4)
Género: Metroidvania

ACTUALIZACIÓN: Luego de varias horas de prueba en PS4, aunque The Messenger no trae grandes cambios con respecto a las versiones que vimos en PC y Switch. Esta versión incluye el New Game+ y el Jukebox que están disponibles en las otras versiones desde el 2018. Aunque Sabotage no lo ha confirmado de manera oficial, se espera que Picnic Panic el primer contenido descargable de The Messenger, también llegue a PS4 al mismo tiempo que las otras plataformas.

El lanzamiento del juego en PS4, también incluye la salida de The Messenger en formato físico a cargo de la tienda Special Reserves Games y llegará a partir de Junio. The Messenger se encuentra disponible a partir de hoy en PS4 y tendrá un costo de 20 dólares. Mientras que el DLC, Picnic Panic llegará en verano de 2019.

La humanidad está al borde de la extinción. Recluidos, los pocos sobrevivientes entrenan en una isla remota día y noche aguardando el ataque del rey demonio, un evento desafortunado que hace parte de una profecía milenaria. Sin embargo, no todo está perdido, pues la misma profecía avisa también sobre la llegada de un héroe de tierras lejanas, un guerrero formidable que con su sabiduría prevendrá la erradicación humana.

The Messenger nos presenta este panorama y con tan solo iniciar la aventura se da comienzo a la profecía que da comienzo al fin de la raza humana. Llega el rey demonio, la masacre comienza y empieza nuestra travesía, un viaje que nos convierte en un mensajero ninja, en el que debemos llevar un legendario pergamino a la montaña más alta como la leyenda indica, todo en busca de salvación y respuestas.

Desde ahí, The Messenger se desarrolla como un juego de plataformas y acción, en el que debemos desplazarnos por una amplia variedad de escenarios para llegar a nuestra meta. En el camino habrá enemigos, jefes finales y numerosos secretos que revelar.

Es evidente que The Messenger es un título que hace homenaje a la era de los 8-bit, especialmente a la obra de Tecmo para la NES: Ninja Gaiden. No solo por su aspecto, la apariencia del protagonista e incluso su presentación, sino también por su jugabilidad. Como en el clásico de la consola de Nintendo, nuestro héroe es un ninja que tiene un reparto de movimientos básicos, sin embargo, el gran diferencial es que aquí podemos mejorar los atributos del personaje.

Al eliminar enemigos obtendremos unos cristales que podemos usar en la tienda, donde un misterioso personaje con capucha nos ofrecerá una serie de mejoras para nuestra salud y herramientas, aunque también nos ofrecerá algunos upgrades durante el curso de la historia, tal como el gancho con soga o un ‘wingsuit’ para planear en corrientes ascendentes de aire.

En sí, los elementos base de la jugabilidad son sencillos. Con un botón se salta, con otro se usa la katana y con otro se lanzan los shurikens, sin embargo, esto no quiere decir que no haya complejidad en este apartado. Evidentemente, con el tiempo los niveles se harán más desafiantes, así como sus jefes y la mecánica para derrotarlos, y es que The Messenger es un título con un sistema de combate que demanda mucha atención y constante movimiento.

Es un título rápido en el que se pone a prueba la capacidad de reacción y paciencia. Prueba de ello, es también una mecánica propia del juego llamada ‘cloudstepping’, que consiste en un salto+ataque sobre un enemigo para ganar altura que se usa no solo para derrotar varios oponentes en cadena, sino también para superar algunas secciones de plataforma. Es un apartado que es importante dominar pues poco a poco se hará más recurrente y “facilitará” nuestro progreso en la historia.

Pero… ¿qué es lo que hace especial este juego?

La respuesta viene en varias formas. En primer lugar, está la personalidad. The Messenger, más allá de ser un homenaje a la era de los 8-bits por serlo, es un juego con una historia definida llena de humor y misterio, en la que los personajes no solo tienen una identidad propia, sino que complementan la historia con relatos muy interesantes y revelan datos sobre su pasado y lore general sobre el pergamino, la profecía y el mensajero.

Por otra parte, también hay que resaltar su apartado gráfico y sonoro, ya que es un título que brilla en ambos aspectos. Tanto en el diseño de sprites y escenarios dinámicos llenos de color, como en la composición de piezas musicales para cada nivel.

Pero si hay algo por lo que The Messenger resalta aún más, es por ser también un homenaje a la era de los 16-bit y cómo esta cambió la forma de jugar. Consideren lo que viene a continuación como un pequeño spoiler bien intencionado.

Llegado un momento en la historia, nuestro personaje será enviado al futuro y tras este evento, mucho en el juego habrá cambiado. Su aspecto cambia por uno que representa la estética la era de los 16-bits, así como sus piezas musicales, que también aluden a esta época. Para ser honesto, identifiqué primero esto último ya que evidentemente hay un nivel de ‘profundidad’ adicional en las melodías… lo del apartado visual fue algo que noté luego tras contrastar un par de niveles en mi progreso personal.

Pero, de nuevo. El homenaje no es un tema que se trate únicamente a nivel visual y sonoro, ya que también hay cambios a nivel de jugabilidad. Si The Messenger en su modo 8-bit era un juego de plataformas con elementos de acción, The Messenger en su modo 16-bit es un título que se asemeja más a un metroidvania, lo que implica una mayor libertad en el desplazamiento de los escenarios, es decir, backtracking.

Esta transición es quizá más significativa a nivel conceptual que mecánico. Es decir, representa los cambios que hubo en términos de tecnología y concepto para la época, y aunque no es un elemento que vaya en contravía con la idea general del juego, no ofrece mucha variedad teniendo en cuenta que muchos de los elementos a descubrir, ya han sido descubiertos y que nuestras habilidades son las mismas.

No obstante, el cambio de look y musicalización si ofrece una nueva perspectiva. Refresca ver el contraste entre el pasado y el presente, más teniendo en cuenta que el viajar entre eras es una acción que se puede realizar con cierta libertad.

The Messenger es un excelente juego y una gran adición para la biblioteca de indies para la Switch. Recomiendo bastante jugarlo en modo portátil, ya que los niveles, aunque sean desafiantes con el tiempo, están seccionados con checkpoints que permiten jugar en sesiones cortas sin agobiarse. Eso sí, eso no previene que haya secciones frustrantes, pero no es nada que no se pueda superar con un poco de paciencia y múltiples intentos. Sin duda, un ‘must have’ para los amantes de los juegos ‘a la vieja escuela’ y la estética retro.

Reseña realizada con una copia de The Messenger en su versión de Nintendo Switch, brindada por Devolver Digital.