Saints Row: The Third – Remastered

Saints Row: The Third – Remastered

Plataformas: PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Sperasoft/Volition
Publishers: Deep Silver
Lanzamiento: Mayo 22/2020
Género: La pandilla en 4K

Es inevitable, pero cualquier juego de mundo abierto es y será comparado con Grand Theft Auto, sin embargo, uno de los títulos que más se vio afectado por esto fue Saints Row 2, un excelente sandbox que presentaba el ascenso de una pandilla llamada ‘Saints’ en una historia que mezclaba muy bien el humor con algo de acción desenfrenada, pero que no lograba salir del molesto “es como un GTA”.

Para su tercera entrega todo cambió, y aunque seguiría siendo “como un GTA”, esta vez sería reconocido por su excentricidad, con una historia que no solo va por lugares insospechados, sino con un tono burlón que está ahí tanto para mofarse de sí misma, como para romper un molde del que seguramente no es fácil salir.

Y si, Saints Row: The Third es como un GTA… pero más alocado.

Este giro en su tono lo vemos desde la premisa del juego, ya que en esta ocasión los ‘Saints’ no son solo una pandilla, sino que son celebridades. La ciudad de Stillwater está llena de publicidad que anuncia sus bebidas, cómics y en la primera misión se habla de un multimillonario contrato para filmar una película sobre su estilo de vida.

Los ‘Saints’ están en la cima y como suele suceder, creen que son intocables. Obviamente esto no es así y rápidamente un sindicato criminal los hace añicos, por lo que nuevamente tienen que armarse hasta los dientes para recuperar lo que por fama le pertenece.

Es un juego excelente con una historia que, si bien no va más allá del querer recuperar la ciudad -con algo de venganza-, si pasa por diversos arcos inesperados que dan pie para situaciones supremamente interesantes, y es que a lo largo de Saints Row: The Third vemos desde una armada militar tipo S.H.I.E.L.D. que invade la ciudad como respuesta a la peligrosa presencia de los ‘Saints’, misiones dedicadas a explorar un mundo digital tipo Tron y hasta una invasión zombie.

En conjunto, nada de lo anterior tiene sentido y parece más bien como si se hubiera escrito teniendo en cuenta los parámetros de una película de los ochenta o los noventas… y la verdad, ahí mismo está la clave, porque si con algo sorprende este título, es con su “sutil” forma de hacernos entender que todo es un gran show.

Siendo un juego del 2011, nada de lo que diga debería ser un spoiler –además, es Saints Row, no Death Stranding- pero que la misión final termine siendo la filmación de su película, da para interpretar que realmente el poder de los Saints es tanto como para hacer de Stilwater todo un set de grabación.

Eso sí, después de nueve años hay elementos en el tipo de comedia de Saints Row: The Third que ya no funcionan como antes –yo le echo la culpa a madurar- ya que muchas de las situaciones graciosas involucran chistes sexuales tipo “haha teta, haha culo, haha dildo”, lo cual termina sintiéndose repetitivo porque si hay algo de lo que abusa Saints Row, es de situaciones e insinuaciones de doble sentido o que ya de plano son IN YOUR FACE.  

También hay temáticas y mensajes contradictorios,en sentido que dentro de la campaña se puede tratar como la mierda a las trabajadoras sexuales –incluso hay una misión que se llama Trojan Whores-, pero a la vez personajes como Shaundi, Kinzie y Viola –interpretada por Sasha Grey- hablan sobre empoderamiento y libertad sexual sin discriminación. Es… raro.

Ahora bien, podría seguir hablando sobre la historia, pero lo que realmente importa aquí es la palabra ‘Remastered’, ya que gracias a Sperasoft este título ha sido actualizado con “todos los juguetes” para la actual generación de consolas.

El cambio más notable en Saints Row: The Third – Remastered es a nivel visual, y es que es imposible no hablar de la apariencia renovada que tiene este título, tanto en su apartado jugable, como en las múltiples cinemáticas. Los personajes han sido remodelados y aunque se ven en… más HD, ciertamente se hace evidente que el juego ya tiene sus años –que no son tantos-, especialmente en las expresiones faciales, pero donde realmente brilla esta re-edición es en su ciudad.

Stillwater se ve increíble. Lo mejor que pudo hacer Sperasoft con este Remaster fue darle más vida a esta ciudad. No será “viva y vibrante” como en otros títulos actuales, pero se hace agradable a la vista, más que todo de noche.

Desafortunadamente, siendo un Remaster de un título de pasada generación, hay elementos no tan agradables que siguen presentes. No es tan común como en el juego original –no que recuerde-, pero la presencia de bugs es inevitable y es fácil atorarse con semáforos irrompibles, atropellar un peatón y que se estire por metros, o que al chocar dos vehículos o no haya reacción como si no existieran físicas, o uno salga volando por los aires.

Igualmente, la renovada apariencia no quita el hecho que la mayoría de misiones secundarias sean repetitivas, y que, aunque las misiones de la campaña son MUY entretenidas –y algunas desafiantes-, a veces antes de “llegar a la carnita”, hay que pasar por un par de misiones de relleno. Literal, sin exageración.

En sí, la campaña puede durar al menos unas ocho horas –tiempo real jugado en el Remaster-, pero eso fue jugándolo a lo “maldita sea”, por lo que explorando con más de calma la experiencia será mucho más extensa. De hecho, mi partida en PS3 registra al menos unas 24, con un porcentaje de casi el 90%.

Lo bueno, es que esta nueva edición trae consigo los tres DLCs adicionales, por lo que el paso por Stillwater será mucho más gratificante y entretenido. Cada contenido es una joya.

Además, que este Remaster sea una edición completa viene con la gran ventaja de tener vehículos y armas desbloqueados desde el inicio –entre esos el Jet Vtol de los Saints de color purpura-, por lo que el viaje dentro de Stilwater y ciertos enfrentamientos serán considerablemente más sencillos.

Saints Row: The Third – Remastered es una excelente adaptación de lo que fue el juego original en consolas de pasada generación. Sus nueve años le pesan en algunos apartados, pero no deja de ser una re-edición divertida que no solo se ve muy bien, sino que se juega MUY bien. Los tiempos de carga pueden ser una molestia para algunos, pero en general es un juego que mantiene un muy buen desempeño en la PlayStation 4 estándar sin caídas de frames, lo cual resulta vital dada la frecuente acción que siempre hay en pantalla.

Lo único que me hace pensar este Remaster, es si en algún momento de la próxima generación veremos una quinta entrega de Saints Row, más ahora después de que Agents of Mayhem no lograra ser tan cautivador pese a compartir su mismo universo. Quizá esta sea la mejor oportunidad para volver a Stillwater.

Reseña hecha con una copia de Saints Row: The Third – Remastered para PS4 provista por Deep Silver.