Shantae and the Seven Sirens

Shantae es un título que a pesar de no brillar por su narrativa y sus quest, el carisma de sus personajes es lo que hace el juego aún más divertido.

Plataformas: PS4 (Reseñado)/PC/Switch/Xbox One
Desarrollador: WayForward
Publishers: WayForward
Lanzamiento: Mayo 28/2020
Género: Plataformas

Originalmente lanzado en iOS y macOS en 2019, este título es la quinta entrega en la saga desarrollada por WayForward, que desde su nacimiento en la GameBoy Color en 2002, ha dado el salto a las posteriores consolas de Nintendo como la DSi, 3DS, Wii U y Switch, pero que también ha llegado a PC vía Steam así como PlayStation 4 y Xbox One.

Con una historia sencilla pero divertida y un gameplay sólido, Shantae and the Seven Sirens es sin duda un título encantador que, pese a sus puntos flacos, vale la pena jugar.

Aquí, Shantae es invitada a una isla paradisiaca para participar en el ‘Festival Medio-Genio’, donde llega a conocer a Harmony, Zapple, Vera, Plink y Fillin –que en verdad es Rottytops-, cinco princesas de su misma especie que rápidamente son capturadas, poniendo en riesgo no solo su vida, sino también unas muy merecidas vacaciones en un hotel de lujo –palabras de Sky, no mías-.

Detrás del secuestro están las ‘Siete Sirenas’, criaturas locales de esta isla paradisiaca que sirven a un ser superior, por lo que nuestra tarea consiste en no solo rescatar a las medio-genio, sino derrotar a las sirenas y encontrar quién está detrás de todo este desastre. En el camino encontraremos rostros familiares, como Risky Boots y Squid Baron, y aunque sirven como fuerzas antagónicas, no son los principales villanos en esta entrega.

En sí, Shantae and the Seven Sirens no va más allá de tener que rescatar a las medio-genio, y los giros que se presentan en la campaña no son la gran cosa, sin embargo, lo valioso en este título es el carisma en sus personajes y el humor que los acompaña.

Principalmente esto se ve más que todo en Squid Baron –que es representado como un coleccionista obsesionado con la perfección- y la mayoría de los NPCs en la isla, que están llenos de comentarios ingeniosos y una que otra “puya” hacia el jugador, como el que hace una guerrera que pone en cuestión la utilidad de una armadura compuesta solo por un sostén y una tanga.

Ahora bien, en términos de jugabilidad, Shantae and the Seven Sirens preserva su estilo ‘metroidvania’, por lo que la isla estará separada por distintas zonas y ‘dungeons’, los cuales debemos superar para ir avanzando en la historia. Naturalmente, hay obstáculos físicos que requieren ciertas mejoras y ahí entra el sistema de transformaciones y danzas de Shantae.

Las transformaciones las obtendremos tras rescatar una princesa y ese nuevo poder se vuelve vital para el enfrentamiento contra el jefe de turno, sin embargo, es aún más importante para poder superar los obstáculos físicos de ese punto en adelante. Así pues, podemos transformarnos en una salamandra que se adhiere a las paredes, un topo que sirve para excavar, una tortuga que rompe rocas con su caparazón, un sapo que nada bajo el agua y un pulpo que, contra todo pronóstico, sirve para hacer doble o triple salto.

Por su parte, las danzas especiales son una mejora que se obtiene de cada una de las medio-genio rescatadas, por lo que en total tendremos cuatro disponibles: uno para revelar elementos invisibles en el escenario, uno para curar, uno que emite descargas eléctricas y, finalmente, uno que produce un terremoto.

Lo curioso con respecto a estos bailes, es que su efecto varía según el contexto. Por ejemplo, el curativo sirve tanto para regenerar nuestra salud, como para sanar la vegetación y revelar un secreto, descontaminar agua envenenada para habilitar una nueva ruta o ‘revivir’ zombis enemigos para que desaparezcan de inmediato –como un insta kill-. Solo es cuestión de prestar atención para saber cuál es más útil.

Además de lo anterior, Shantae también puede mejorar su salud encontrando “fragmentos” de corazón. Con dinero se pueden comprar mejoras ofensivas o defensivas en la tienda –escudos, misiles, etc- y además, contamos con un sistema de cartas intercambiables que sirven para mejorar diversos aspectos del combate. Lo malo, es que esas cartas se obtienen aleatoriamente derrotando enemigos de un mismo tipo, por lo que, si buscamos una en particular, habrá que “farmearlo” hasta que salga.

Desafortunadamente, no todo es perfecto en el aspecto de la jugabilidad y pese a los sistemas de mejoras, el combate no se hace más desafiante con el tiempo, especialmente con los jefes. Obviamente, estos encuentros dependen de patrones específicos, pero aquí hay tantas ventajas a favor –hasta con una autopoción que regenera corazones al llegar a cero-, que incluso siendo tomados por sorpresa no hay mayor riesgo.

En ciertos puntos, es más difícil el recorrido hacia el jefe, que el mismo jefe. Esto no quita que sean vistosos por su diseño, pero en general es muy fácil salir victorioso. Para aquellos que buscan dificultad, seguro es un desaliento.

Por otra parte, aunque no es un juego de larga duración –me tomó 10 horas-, si hay momentos en los que se prolonga más de lo necesario y, de hecho, esto se liga estrechamente a los bailes, ya que, para obtenerlos, primero hay que buscar una cantidad determinada de recursos que están dispersos en diversas zonas –generalmente distantes-, por lo que acumularlos se siente más como un fetch-quest que como parte de la misma campaña.

Para cuando se acaba el juego se habilita un modo de ‘New Game +’ que hace posible superar nuevamente la historia, y aunque en teoría hay suficiente motivación para hacerlo en términos de gameplay, el mayor atractivo son ilustraciones exclusivas que se desbloquean bajo ciertos requisitos, como superar la campaña al 100% o en menos de cierta cantidad de horas.

Son recompensas… no tan interesantes y pueden hacer que el juego se sienta repetitivo, especialmente por la dificultad.

Shantae and the Seven Sirens es un juego muy divertido y entretenido. Falla en algunos aspectos de su gameplay, pero su carisma lo hace adorable. Su estilo grafico es también hermoso, y aunque algunos escenarios se sienten con menos detalles que otros –la selva es la menos interesante- en general cumple con su cometido. Quizá no sea un ‘metroidvania’ sumamente exigente o complejo, pero si es una experiencia satisfactoria.

Reseña hecha con una copia de Shantae & The Seven Sirens para PS4 provista por WayForward.

A %d blogueros les gusta esto: