Skate City

Skate City logra ser un título divertido que toma las mecánicas clásicas del género y las simplifica para hacer una experiencia más sencilla.

Plataformas: PS4 (Reseñado)/PC/Nintendo Switch/Xbox One
Desarrollador: Agens/Room8
Publishers: Snowman
Lanzamiento: Mayo 6/2021
Género: Synthskate

En cierta manera, Apple Arcade ha sido un renacimiento del gaming en móvil. Lo que inició con la App Store (Fuera de los clásicos juegos de Java a finales de la década del 2000), mutó en un sistema por suscripción que posee experiencias cortas, hasta títulos mucho más elaborados.

Junto a esto, Snowman en un Publisher se ha caracterizado por traer experiencias móviles a consolas, en muchos casos con agradables resultados como lo fue Skate City.

En este momento, hay juegos de state para todos los olores y sabores. 

¿Quieres un simulador? Prueba Session o Skate XL… También puedes esperar al nuevo Skate.

¿Quieres un juego arcade? No hay que mirar más allá del aclamado Tony Hawk Pro Skater 1+2

¿Quieres un juego retador con controles sencillos? Ahí está la franquicia de OlliOlli desarrollada por Roll7.

¿Quieres un título relajante? Aquí en donde entra Skate City.

El título no tiene ninguna historia seremos un fan más del Skateboarding que intentará hacer todas las piruetas posibles en las tres ciudades que tiene el juego. Los Ángeles, Barcelona, Oslo.

La naturaleza de Skate City, es un título más sencillo y relajado. Que aunque en momentos puede llegar a ser retador, no busca enfrentarse a los pesos pesados del género, sino que va más hacia The Alto Collection, un juego que puedo probar en pequeñas dosis por un momento del día y seguir con mis tareas. 

Mecánicamente Skate City es muy sencillo.

Todos los trucos se hacen con los Sticks y nos impulsaremos con X (En el caso específico de PlayStation), el juego asigna un truco a cada una de las posibles posiciones del Stick, por lo cual estarán disponibles alrededor de 16.

Además de esto, el juego incluye variaciones de cada truco, un Ollie será diferente si tocamos L2 en el aire a si lo mantenemos presionado cuando hace el truco. Esto no solo aumenta las variaciones y posibilidades, sino que da una capa adicional que hace un poco más profunda la jugabilidad.

Esto no cambia radicalmente la manera como se juega Skate City, pero precisamente el juego no busca esto, sino va más orientado a mantener el espíritu de los juegos de este género sin que parezca una versión “menor” al compararlo con otros títulos.

Estas mecánicas adicionales, el juego las introduce poco a poco, así que para cada una de ellas da espacio para probarla y acostumbrarse a ella, sin sentir que el juego las lanza una encima de la otra.

Aquí es donde brilla el juego, precisamente desde el inicio se nota un interés por enfocar el título a ser más calmado y relajado, eso se mantiene en los tutoriales, lo cual es algo bienvenido para las personas que no son gamers consagrados. 

Cada ciudad tiene dos modos a la hora de jugar.

Endless Skate, como su nombre lo dice será una ciudad eterna donde poco a poco podremos entender como funciona el juego, este modo tendrá unos retos por los que podremos ganar créditos para comprar las otras ciudades.

La carne de Skate City está en su modo Retos. Aquí poco a poco el juego nos va poniendo a prueba para saber que tanto nos hemos acostumbrado a sus controles.

Estos retos van desde unos sencillos como “Completa X número de retos en X tiempo” hasta “Gana una carrera con X puntaje”. Cada uno de estos retos nos dará como premio tres estrellas y con estas también se verán representadas en créditos. 

Tendremos a nuestra disposición 21 retos por cada ciudad, que se verán reflejados en 63 estrellas si completamos todos los retos con todos sus requerimientos, por lo cual el juego tiene bastante contenido que podremos completar a nuestra velocidad.

Visualmente el juego le apunta a una estética más sencilla, donde los transeúntes o nuestro Skater no serán exageradamente detallados, sino que habrá una semblanza a rostro y otros elementos.

En cierto punto parece un tipo de estética Low Poly que acompaña bien la sencillez del juego. Su gran acierto visual radica en las ciudades, ya que son más detalladas que los personajes, pero también son muy diferentes. 

Los Ángeles mantiene mucho ese espíritu playero que ha caracterizado la ciudad californiana, tomando inspiración de lugares emblemáticos del estado como Santa Mónica. Oslo es una ciudad más frívola en su arquitectura y esto se ve en los colores de sus edificios.

Finalmente Barcelona es una amalgama de ambos, aunque tiende a ser más ciudad que playa.

Otra de las grandes victorias que tiene Skate City, es su música. Con artistas como Type.Raw y Erick Norderval, el juego se vuelca al Synthwave y a los populares Lo-Fi Beats.

Como el juego no le da mucha importancia a “caerse”, la música es un acompañante fantástico porque al final hace que el jugador se concentre en seguir intentando completar los retos más que sentirse “constreñido” a que va a perder el reto si se cae.

La música no solo impulsa esa sensación de tranquilidad que busca evocar el juego, sino que nos hace meternos más en la experiencia. Sin duda no es emblemática como en otros juegos, pero aquí cumple su función de manera ideal.

Skate City logra ser de esos títulos que le apuntan a ser más tranquilos y frescos, que podemos jugar en cualquier momento del día.

Aunque sin duda para algunos el tema de ser previamente un título móvil los puede alejar, no se puede negar que es una experiencia sencilla y divertida, para las personas que no buscan un reto.

Skate City llegará mañana a PS4, Nintendo Switch y Xbox One. El juego ya lo pueden encontrar en Apple Arcade.

Reseña hecha con una copia de Skate City para PlayStation 4 provista por Snowman.

A %d blogueros les gusta esto: