El Spider-Man de Raimi en los videojuegos

En esta «retrospectiva» miramos todos los juegos del trepa muros basados en la exitosa trilogía de Sam Raimi, antes de la llegada de Marvel’s Spider-Man.

Marvel’s Spider-Man está llamando la atención de todo el mundo por estos días. Es inevitable, el regreso del trepamuros ha sido por lo grande y más que su jugabilidad, lo que ha impactado en general a críticos y fans del personaje, es el enfoque que se le ha dado a la historia, una historia que, si bien ha sido adaptada en numerosas ocasiones, pocas veces se ha enfocado en el hombre bajo la máscara y los valores que representa.

En un principio, este artículo iba a ser una retrospectiva de los títulos de Spider-Man a lo largo de los últimos años, sin embargo… no hay gracia en repetir los que otros han dicho. Además, sería poco profesional tratar de meterle los dedos a la boca a quien seguro conoce más de estos juegos que su servidor.

Es por eso que se me ocurrió hacer una… ¿retrospectiva? con un enfoque distinto, porque no estaré revisando cada título de la saga, sino una trilogía en particular. Las adaptaciones a videojuego de las cintas dirigidas por Sam Raimi.

La primera película de Spider-Man dirigida por Sam Raimi no fue impecable, pero sin duda alguna se apropió de los rasgos más característicos del personaje y su mitología para establecer una historia que tuviera tintes de humor, acción y drama.

Puede que el Peter Parker de Maguire no tuviera la “chispa” del de Andrew Garfield, pero tenía su nobleza. Trasladaba a la pantalla un arco del personaje que es vital para su crecimiento como héroe, y es el conflicto que genera su alter-ego en su vida personal y profesional. Lo vimos en la serie animada clásica de los 90, en la excelente Spectacular Spider-Man, y ahora había que vivirlo de nuevo.

Como es natural en esta industria, no podía faltar una adaptación a videojuego para lo que sería uno de los blockbuster de ese año, y días antes del estreno de la cinta en los teatros de Estados Unidos en mayo de 2002, salió Spider-Man: The Movie para GameCube, PlayStation 2, Xbox, GBA y la PC.

Desarrollado por Treyarch y distribuido por Activision, Spider-Man: The Movie narra la misma historia que la cinta dirigida por Sam Raimi, salvo que hace algunos ajustes aquí y allá para extenderla y agregar nuevos personajes a la misma, como es el caso de Shocker, Vulture, Scorpion y Kraven, aunque este último solo salió en la versión del juego para la Xbox original.

En la cinta, Norman Osborn se convierte en el Duende Verde después de experimentar consigo mismo y el suero de “súper soldado” que estaba en desarrollo en los laboratorios de su compañía. Sus malas decisiones e inestabilidad mental lo arrojan al abismo, y al verse rechazado por sus colegas, es cuando adopta este alter-ego en busca de venganza.

Es un arco interesante porque a pesar de ser el villano principal, podemos ver que Norman no es del todo malo y que incluso en sus momentos finales, se arrepiente de sus actos. No hay redención, como en el caso de Octopus en la segunda cinta, pero hay arrepentimiento.
Comprensiblemente… supongo, no se podían trasladar todos estos matices vistos en la cinta al juego, por lo que este presenta un argumento que es más directo y sencillo. Norman Osborn es malo desde el comienzo, crea un ejército de robots para capturar a Spider-Man.

No puede, entran los demás villanos, alargan la historia hasta que sea necesario, hay una batalla final contra el Duende Verde y ¡presto! Eso fue Spider-Man: The Movie.

Así como está descrito no suena bien, pero la verdad es que Spider-Man: The Movie en su momento fue un buen juego de Spider-Man. Parte de su éxito se debió a que era bastante similar a las entregas de PS One, solo que con lo que la tecnología para esa generación representaba: mejores gráficas, mejor sonido, mejor jugabilidad (entre comillas), etc…

Como sus predecesores, era un juego estructurado por niveles en interiores y exteriores donde se debían cumplir objetivos específicos hasta llegar a un jefe final. Curiosamente, mucho de lo que se veía en los juegos de PS One se vio en este, tal como la incapacidad de tocar el suelo a menos que hiciera parte de la misión, así como el sistema de progreso, donde había bonificaciones por la eficiencia dentro del nivel.

En sí, Spider-Man: The Movie fue un juego decente que actualizó en su momento la IP del arácnido en consolas y PC, siendo capaz de brindar una nueva aventura bastante completa a la vez que familiar para los que ya habían jugado las entregas anteriores, sin embargo, eso no borra sus falencias, y es que es evidente que esta entrega fue a la fija, por lo que no sería sino hasta Spider-Man 2 que habría un GRAN avance en jugabilidad y representación del personaje.

La segunda película de Spider-Man dirigía por Sam Raimi es considerada no solo como la mejor de esta trilogía, sino la mejor película del personaje en llegar a la pantalla grande. Es difícil contradecir esta premisa pues más allá de ser una secuela por serlo, es una extensión que profundiza en varios aspectos de la vida personal y privada de Peter Parker.

Raimi toma a Peter y lo hace sufrir. Lo lleva a un punto en que su vida profesional no va a ningún lado, pone en conflicto de nuevo su identidad secreta con su empleo y relaciones personales, acaba con su vida emocional y, aun así, deja claro que hay esperanza, que todo ese dolor y sufrimiento por más agobiante que sea, no va a ser gratuito.

Reafirma el mantra que ya es icónico para el personaje, pues detrás de un gran poder, hay una gran responsabilidad, y es ese sentimiento de deber, de no darse por vencido pese a la adversidad es lo que caracteriza a Spider-Man. El poder soportar el peso del mundo en los hombros sin derrumbarse, sin corromperse.

Pocos días después del estreno de Spider-Man 2 en cines, salió su adaptación a videojuego, título que fue desarrollado nuevamente por Treyarch y publicado en la mayoría de las consolas del mercado para ese entonces, incluyendo el GBA, el Nintendo DS y la PSP.
Tal como su predecesor, este título toma la historia de la película y la recrea tal cual, aunque la expande con una serie de eventos y subtramas para extender la experiencia de juego. Es por eso que en esta entrega vemos la aparición de personajes que no se vieron en la cinta, tal como Black Cat, Shocker y Misterio, quienes tienen su propio desarrollo dentro de la campaña sin interferir con al guion adaptado del filme.

En esencia, estos cambios y ajustes a la historia se hicieron para que, dentro de la temporalidad del juego, hubiera una sensación de qué son varias cosas las que están sucediendo en Nueva York, y es que, para este caso, era necesario porque Spider-Man 2 es el primer juego del hombre araña en ser de mundo abierto.

Si había un personaje que demandara un juego de mundo abierto, ese era Spider-Man y por primera vez podíamos explorar las calles de Nueva York a nuestro gusto. Balancearnos de un edificio a otro ya no era una fantasía e incluso podíamos bajar al suelo para detener crímenes menores o solo llamar la atención de los transeúntes.

Fue un juego que, a pesar de sus fallas a nivel mecánico, ofrecía una experiencia novedosa que en verdad dejaba encarnar al personaje como muchos habíamos esperado, con una amplia variedad de movimientos, mejoras e incluso una arena para combatir con los villanos enfrentados a lo largo del juego.

Pero los méritos de Spider-Man 2 no solo giran en torno al cómo se jugaba y su apariencia para ese entonces. Quizá es algo redundante teniendo en cuenta el material del que viene, pero ya había un feel cinematográfico. Las secuencias animadas, aunque cortas y rígidas, jugaban con los planos y daban importancia a los personajes.

De hecho, en Spider-Man 2 Peter Parker también es importante. Las misiones no solo giran en torno a combatir el crimen y perseguir villanos. También podemos hacer entregas a domicilio de pizzas y en determinadas ocasiones debemos tratar de llegar a tiempo a una cita con MJ. Quizá no es mucho, pero hay un intento por incluir más al hombre bajo la máscara en su vida diaria.

Pero como bien dice el dicho: de eso bueno no dan tanto, y la buena suerte para el arácnido tendría que parar… ¿verdad?

Ahondar en por qué Spider-Man 3 es una mala película no solo es redundante, sino que también es extenso. El punto es que, siendo este uno de los arcos argumentales más importantes y trascendentales para el personaje, no tuvo ni el trato, ni el enfoque, ni la ejecución apropiada. Las ideas estaban allí, pero todo quedó en buenas intenciones, y eso nunca es bueno.

Siendo una comedia accidental, no se podía esperar nada bueno de la adaptación a videojuego de Spider-Man 3. ¿o sí?

La verdad… es que este tema es algo complejo, empezando porque para el momento en que salió este título, ya existía la PlayStation 3, Xbox 360 y la Wii, lo que llevó a que hubiera diferentes versiones del mismo juego en el mercado.

Vicarious Visions se encargó del desarrollo de Spider-Man 3 para las consolas más antiguas, como la PlayStation 2, PSP y la Wii, mientras que Treyarch se encargó de la PlayStation 3, Xbox 360 y, por supuesto, la PC. En sí, no hay una gran diferencia a nivel de estructura y, obviamente, el juego comparte la misma historia salvo ciertos eventos que son diferentes entre versiones. Por ejemplo, en las consolas más potentes para entonces se incluían personajes como Morbius y Shriek dentro del argumento del juego, mientras que en los otros no.

Claro está, no solo había diferencias a nivel narrativo, también los había en tecnología e ideas. Si bien la versión de PS2, Wii y PSP usaba assets reciclados del juego anterior, la estructura de las misiones y el sistema de mejoras, también incluyó una nueva “mecánica” en la que los jugadores podían cambiar de atuendo entre el clásico y el negro a voluntad. Esto suponía una ventaja “táctica” pues el simbionte funcionaba como un power-up, sin embargo, usarlo de forma prolongada podía llevar a la pantalla de Game Over dada la corrupción del mismo. La única forma de librarse de esto era por medio de unos QTE o cambiar al traje clásico antes que fuera tarde.

Por su parte, la edición para consolas de la entonces nueva generación gozaba de “mejores” gráficos y un nuevo sistema de mejoras, pero a cambio, no permitía alternar el uso de los atuendos a voluntad, sino que este iba cambiando según el progreso de la historia. Excluyendo esto, la otra “ventaja” de estas versiones eran sus, inserte risas enlatadas, DLCs, los cuales permitían a los jugadores tomar el control de New Goblin (Harry) dentro del juego, incluso a pesar que este personaje ya estaba disponible en una de las misiones de la historia.

Evidentemente, la formula no podía funcionar una tercera vez, y menos si se llevaban dos proyectos simultáneos. La versión de PlayStation 2 evidentemente era la más primitiva, y aunque la de Wii tenía el “plus” de usar los controles de movimiento, no dejaba de ser un “reskin” de un exitoso juego que había salido años atrás.

Como es natural, avivó las discusiones sobre como las compañías poco a poco estaba dejando atrás a la comunidad de jugadores que no se hacían con las nuevas consolas del mercado. Un cambio que evidentemente iba a ser necesario y obligatorio, pero que trató mal a una comunidad que fue fiel a sus productos.

Por otra parte, el nuevo modelo de Spider-Man 3 en consolas más potentes no tuvo el impacto que se esperaba. De nuevo, la fórmula del éxito ya estaba gastada y no se estaba siendo propositivo con esa nueva entrega. Si bien había una mejor aparición y ciertas diferencias con respecto a su predecesor, el núcleo del juego era el mismo al visto en PlayStation 2, por lo que realmente no había mayor novedad, especialmente teniendo en cuenta que en 2005 había salido el excelente Ultimate Spiderman, curiosamente, también desarrollado por Treyarch.

Obviamente la recepción fue la opuesta a los primeros dos títulos de la saga, y junto a la tercera película de San Raimi, es el peor producto en la trilogía. Sony aprendió a medias con el reinicio cinematográfico protagonizado por Andrew Garfield, pero a Activision le tomó un par de títulos más y no sería sino hasta Shattered Dimensions que regresarían por lo grande…

Solo para caer de nuevo.

Lo bueno, es que Spider-Man ya está de regreso. Insomniac Games hizo un gran trabajo, pero ese es un tema que abordaremos en nuestra reseña cuando esté lista.

A %d blogueros les gusta esto: