Stranger Things Portada

Stranger Things 3: The Game

El juego de Stranger Things es una propuesta interesante, que se ve afectada por su diseño lineal y mecánicas repetitivas.

Plataformas: PC/PS4/Nintendo Switch (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Bonus XP
Publishers: Netflix
Lanzamiento: Julio 4/2019
Género: Spoilers, el videojuego

La tercera temporada de Stranger Things llegó para sorprender a sus fans con una continuación a la historia de Eleven y todo el cast de personajes entrañables de Hawkins… salvo por Jonathan Byers que es tan insípido como lo ha sido desde la primera temporada.

Pese a que las constantes referencias a los 80s y una trama que se pone en movimiento por puras coincidencias, esta es una serie que ha sabido capturar a sus fanáticos gracias a su ambientación, historia y por supuesto, por la forma en que interactúan sus personajes, incluso a pesar que estos en ciertas ocasiones puedan ser exasperantes. *Mira a Mike y a Lucas*

Para conmemorar el lanzamiento de la tercera temporada en Netflix, la gran compañía de streaming también optó por estrenar ese mismo día (4 de julio) su adaptación a videojuego, un título que fue desarrollado por un pequeño estudio llamado BonusXP Inc.

Siendo una mezcla entre un beat-em-up y un título de “mundo abierto” con estética retro (16 bits), el juego de Stranger Things acierta en varios aspectos jugables… pero desafortunadamente se convierte rápidamente en una experiencia tediosa que no hace justicia al guion de la serie en la que se basa.

A nivel de historia, el videojuego de Stranger Things es 100% fiel a los eventos que se ven en la serie, desarrollando su narrativa casi que en el mismo orden de no ser porque tenemos la opción de escoger qué hacer, por lo que podemos iniciar el questline de Dustin para descifrar el código ruso mientras también investigamos la desaparición de Heather de la piscina pública con Max y Eleven.

ST3 Hopper

En general, acabar el juego tomará un poco más del tiempo que dura la serie. Son alrededor de unas 8-9 horas yendo al grano, apenas completando algunas de las misiones secundarias que están distribuidas por todo Hawkins. Aunque es una duración moderada, lo cierto es que después de las primeras dos horas el juego entra en un loop de mecánicas que lo hacen bastante tedioso.

Para superar el juego tenemos un amplio repertorio de personajes que comprende a casi todos los protagonistas de la historia central de la serie salvo por Steve y Robin. Cada uno de ellos tendrá unos stats y habilidades que lo hacen competente en ciertas situaciones. Por ejemplo, Hopper viene a ser el músculo por razones obvias, Lucas el “demoledor” y Max la healer.

Este tipo de roles establece una dinámica en la que con el tiempo toca alternar de personajes para adaptarse a los obstáculos del juego, sea por un tipo de enemigo en particular o algún acertijo que requiere de un personaje en específico para ser resuelto.

De hecho, pese a tener una estructura de niveles bastante lineal… este título tiene un gran componente de backtracking, ya que el desbloquear personajes hará posible entrar a zonas que sin ellos era imposible. Por ejemplo, Dustin puede hackear puertas magnéticas, Joyce romper candados y Erica pasearse por ductos de aire.

Al ser un beat-em-up, es obvio que uno de los focos de la experiencia es el combate y en general este es un apartado que es competente, pero que tampoco destaca más allá de lo que hace.

Es decir, todos los personajes cuentan con un ataque básico y uno especial, el cual depende de una barra que podemos llenar con consumibles o eliminando enemigos. Al haber dos personajes en pantalla, es posible cambiar siempre que sea necesario, pero también podemos dar algunos comandos sencillos para que usen su habilidad especial, sigan nuestro camino o aguarden en un lugar.

No es un apartado complejo, y mal que bien es versátil a la hora de permitir que el jugador escoja con qué personaje quiere jugar sin importar la situación, aunque sí es muy extraño ver que TODOS coexistan en un solo lugar. Por ejemplo, la persecución dentro del hospital en la que están Jonathan y Nancy, fácilmente puede ser superada con Eleven y Max. La primera por el daño adicional a los slimes del Mind Flayer y la segunda por la curación que ofrece en los momentos más críticos.

De alguna forma, el juego se rompe así mismo en términos de combate. Esto no aplica tanto a los jefes, ya que algunos si requieren de cierta mecánica específica para ser vencido, pero en general siguen la misma lógica. Podemos cambiar de personaje hasta encontrar cual es más útil y ya.

Desafortunadamente… tanto combate como exploración, son dos apartados que rápidamente se vuelven monótonos. Cada nivel está estructurado en una forma en la que hay que pasear de habitación en habitación eliminando enemigos hasta llegar al punto final. No ayuda que hay algunos puzles ambientales que, aunque no son técnicamente desafiantes si llevan un par de minutos en resolver, alargando así la duración del juego en una forma que no se siente orgánica.

Precisamente ese es uno de los mayores defectos de este juego. Al tener que expandir las situaciones vistas en la serie, la mayoría de las misiones en el juego están plagadas de zonas y, valga la redundancia, situaciones que se sienten fuera del argumento. Por dar un ejemplo, una de las primeras misiones del juego nos OBLIGA a buscar una galleta (o un cupcake) para Billy.

Dicho de otra forma… Stranger Things trae de vuelta las fetch-quest… misiones sin relevancia alguna que nos llevan de un lugar a otro bajo una excusa narrativa que al final, no tiene importancia dentro del mismo universo. Como cierta misión en la que una chica está encerrada en un cuarto y hay que ayudarla a salir buscando unas llaves por todo el establecimiento, para que al final ella misma sea la que abra la puerta porque las tenía a mano.

Con el videojuego de Stranger Things sucede más o menos lo mismo que sucedió con Persona 5 y Persona 5: The Animation. Al ser una versión más diluida del producto principal, al final se vuelve irrelevante para quien conoce el material original. En este caso, todo el encanto de la serie desaparece. No hay comedia, no hay tensión, no hay suspenso, no hay expectativa y los momentos más críticos de la serie se sienten bastante planos.

Stranger Things: El Videojuego es un título que se sostiene por algunos elementos jugables pero que se vuelve repetitivo con rapidez. Aunque es fiel a la trama, el juego se extiende por más de lo necesario al poner al jugador en situaciones bastante similares, sea para resolver un puzzle para entrar a una nueva zona o el requerimiento de craftear un objeto clave para la misión.

No obstante, el juego tiene su encanto en cuanto a dirección de arte. Puede que las misiones sean repetitivas, pero la recreación de Hawkins y sus alrededores en pixelart es increíble. Puede que la experiencia en solitario no sea tan agradable, pero lo bueno es que este título también tiene un modo cooperativo que puede alivianar esta sensación. Por lo mismo, aunque es un juego que corre y se ve de maravilla en modo portátil, es recomendable jugarlo en modo dock.

Reseña hecha con una copia de Stranger Things 3: The Game para Nintendo Switch provista por Bonus XP.

A %d blogueros les gusta esto: