Streets of Rage 4

Streets of Rage 4

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Nintendo Switch/Xbox One
Desarrollador: Lizardcube/Guard Crush Games
Publishers: DotEmu
Lanzamiento: Abril 30/2020
Género: La cocina del terror.

Han pasado casi 26 años desde Streets of Rage 3, y desde entonces los Beat ‘Em Up han cambiado e incluso, ya no son tan comunes como en la época del Genesis. Anunciado en 2018, Streets of Rage 4 logra vivir a las expectativas y las supera, aunque con uno que otro problema en el camino.

Desarrollado por Lizardcube/Guard Crush y publicado por DotEmu, Streets of Rage 4 tenía unos zapatos un poco grandes para llenar, aunque en varios casos Streets of Rage 3 cambió varios elementos y no fue muy bien recibido por los fans en su momento. 

Su secuela tendría que “solucionar” dichos problemas y además mantener la jugabilidad que siempre ha caracterizado la franquicia y vaya que lo logra. Si jugaron títulos como Wonder Boy: The Dragon’s Trap sabrán lo pulido que es el trabajo del estudio francés y se nota.

Pero arranquemos por la historia.

Streets of Rage 4 ocurre 10 años después de tercer juego. Mr. X ha sido derrotado y Wood Oak City estaría en paz o al menos eso pensaban nuestros héroes. Sus hijos, los Gemelos Y, están planeando apoderarse de la ciudad y a Blaze Fielding le corresponderá reunir a sus antiguos colegas para detenerlos.

A nivel narrativo Streets of Rage 4 le apunta a lo básico y no lo digo como una crítica. Sin duda Lizardcube y Guard Crush buscaban no enredarse tanto en la historia, sino tratar de mantener la estructura sencilla de los títulos anteriores. 

Entiendo que para algunos la simpleza de la historia puede ser un problema, pero lo veo como una manera de enfocarse en las animaciones y el gameplay que es donde realmente brilla este juego y lo que hace que Lizardcube sea un estudio con un estilo tan característico 

El gameplay también es sencillo y fácil de entender, lo que no es fácil es aprovecharlo al 100% dentro del juego. 

En el caso de PS4 (versión con la que reseñamos el juego), tendremos un botón de golpear (Cuadrado), un golpe fuerte (triángulo) y uno para coger cosas del suelo. Si presionamos triángulo y cuadrado al tiempo, usaremos una habilidad especial. 

Suena sencillo y realmente lo es, pero también es complejo de aprovechar dentro del juego. ¿Por qué? En cierto aspecto, es necesario aprovechar bien nuestros espacios de ataque ya que el título nos “premiará” con vidas cada vez que completamos un determinado puntaje en el nivel. Por ende cualquier golpe puede dañar un muy buen combo que hayamos logrado y así perder varios (y valiosos puntos).

El ataque fuerte es muy bueno y y malo a la vez. Este hará mucho más daño a nuestros enemigos que los otros ataques, pero nos quitará una pequeña porción de vida al usarlo. Si golpeamos suficientes personas, esa vida perdida se podrá recuperar. Si nos golpean… la situación será diferente.

Es una situación donde hay una relación de alto riesgo/alta recompensa, lo cual definitivamente nos obliga a ser más inteligentes a la hora de pelear.

Esta fue una de las cosas que más disfruté de Streets of Rage 4. Después de darle 2 vueltas (en el modo historia y el arcade) seguía mejorando mi técnica de pelea y dejando de lado el “botonazo” donde solo golpeaba a lo que se me atravesará sin pensar en combos, puntaje o vida perdida.

Igual, si les gusta ese estilo de juego… también lo disfrutarán. Además el juego cuenta con soporte multiplayer en local para 2 jugadores y en línea hasta 4 personas.

No voy a negar que a pesar de lo mucho que disfruté el gameplay, tiene sus problemas. En muchos momentos personajes como Blaze o Adam, se sienten lentos al moverse muy similar a Floyd. 

Esto no sería del todo malo si los combos de Blaze y Adam estuvieran más enfocados a velocidad, contrario a Floyd que es más fuerza y ataques grupales. 

Streets of Rage 4 tiene 3 modos principales. Historia, Arcade y Boss Rush. En el modo historia, podemos disfrutar de los 12 escenarios con continues ilimitados y tomarnos nuestro tiempo para superar todo. 

El modo arcade está pensado para superar toda la campaña en una sola sentada. Tendremos un número limitado de continues y si los perdemos, tendremos que empezar todo el modo de nuevo.

Como su nombre lo dice, el modo Boss Rush nos retará a superar todos los bosses del juego con una sola vida. Esto será el gran reto de Streets of Rage 4 y uno de mis favoritos a pesar de lo pésimo que soy.

Aquí hay otro problema. El juego no es que tenga contenido muy variado.

Aunque la campaña es muy divertida y las cinemáticas son magníficas por el estilo de ilustración del estudio, la rejugabilidad es más bien baja. El final es el mismo sin importar el personaje y la gran razón para pasar el juego varias veces es para desbloquear ciertos personajes que hace la experiencia interesante, pero tampoco es que sean imprescindibles.

Al completar ciertos puntajes desbloquearemos versiones clásicas de los personajes de los títulos anteriores. ¿Quieres jugar la campaña con Axel en su versión del primer Streets of Rage o con algún personaje de las secuelas? Completa la cantidad de puntos necesaria y podrás hacerlo.

Esto es un gimmick divertido e interesante, que hace el juego más difícil ya que no tendremos las nuevas mecánicas que creo el estudio para la secuela, pero no niego que después de jugarlo una vez… ya no me parece necesario jugarlo más veces en este modo.

La música en su mayoría es compuesta por Olivier Deriviere y es un trabajo en conjunto con Yuzo Koshiro, Motohiro Kawashima, entre otros músicos que participaron en títulos anteriores. Esta es otra de las cosas magníficas que tiene el juego, su música medio electrónica y va muy en la línea de los títulos anteriores.

El apartado visual es el más atractivo. Streets of Rage 4 utiliza personajes ilustrados a mano y una técnica muy similar a la animación cuadro a cuadro. El estudio francés reveló que los personajes principales tienen alrededor de 1000 cuadros de animación y los enemigos entre 300 y 400. 

Los entornos también son de altísima calidad y aunque en ellos no ocurre mayor cosa, se ven bien y logran ser un punto clave que va ligado al estilo que todo el juego ha presentado desde su inicio.

Streets of Rage 4 es un título magnífico donde Lizardcube saca a relucir lo hábiles que son con su estilo de animación y trabajo a nivel visual que ya era característico de Wonder Boy. Lastimosamente el contenido se puede quedar corto y la rejugabilidad no fue prioridad para el estudio.

El juego es ideal para los fans de los Beat’Em Up y los que llevaban años pidiendo un remake/remaster o secuela de la aclamada franquicia de SEGA.

El juego contará con una edición física por parte de Limited Run Games que estará disponible hasta el 10 de mayo. Tendrá un costo de 35 dólares o 60 dólares con un Steelbook y caja de Genesis.

Streets of Rage 4 ya se encuentra disponible en PC, PS4, Switch y Xbox One.

Reseña hecha con una copia de Streets of Rage 4 para PlayStation 4 provista por DotEmu.