Super Dodgeball Beats

Super Dodgeball Beats

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Nintendo Switch/Xbox One
Desarrollador: FinalBoss Games
Publishers: PlayStack
Lanzamiento: Septiembre 12/2019
Género: Elite Beat Rhythm Heaven Agents

Juegos de Dodgeball hay muchos, de hecho, en Japón salió un título en el que aparecía Kunio-kun, de la saga del mismo nombre. Sin embargo, este videojuego no solo trata sobre quemar (en esta región este deporte se le conoce como quemados) a los oponentes con un balón, sino de hacerlo con mucho estilo al ritmo de un beat.

Super Dodgeball Beats es un juego de ritmo, uno que fácilmente nos recordará esa época en la que muchos jugábamos Guitar Hero con el mando en vez de una guitarra.

Aunque Super Dodgeball Beats está desprovisto de un modo historia, si establece un mundo en el que NADA tiene sentido… en el buen sentido de la palabra. Simplemente tomamos control de tres estudiantes de secundaria y un adulto, quien no solo los saca de clases, sino que los inscribe en un torneo de Dodgeball.

En total hay tres torneos, cada uno más desafiante que el anterior en el que enfrentaremos oponentes muy peculiares. Desde una sexy vampiro, a un tipo vestido de Godzilla, pasando por una parodia de los Power Rangers llamado Power Dances hasta un robot rapero, una pandilla de ancianetes y, uno de mis favoritos: un equipo formado por gatos de la buena suerte.

A nivel de mecánicas, Super Dodgeball Beats es fácil de describir. Es un juego de ritmo en el que solo se usan los botones X (cross no, gas eso), Triangulo, Circulo, Cuadrado y el stick derecho. Evidentemente, el chiste está en presionar los comandos exactamente con el beat de la canción que esté sonando.

El ganador de la partida se define teniendo en cuenta un medidor que hay en la parte superior de la pantalla, el cual se inclinará a favor o en contra dependiendo de nuestro desempeño en las canciones. Acertar los beats y hacer combos asegurarán que ganemos el enfrentamiento, pero si perdemos el ritmo, veremos la derrota.

Pero Super Dodgeball Beats no solo es de presionar los comandos en el momento que es, ya que cada equipo también tiene un set de poderes a la Mario Kart. Conforme avanza la canción y acertamos beats, tendremos acceso a ciertas habilidades para entorpecer al enemigo (y viceversa), entre las que hay obstáculos que no dejan visibilizar el comando a presionar o una petrificación que solo es reversible si presionamos la tecla en el momento justo.

La lista de poderes es amplia y diversa y, de hecho, también es “personalizable”.

Conforme vamos ganando partidas iremos llenando una barra de “nivel” que al final desbloqueará un poder. De igual forma, cada que finalizamos una copa tendremos acceso a un “capitán”, el cual tiene una preferencia sobre esos poderes. Escoger uno u otro asegurará que veamos en nuestra partida una mayor cantidad de habilidades sobre otras.

Este sistema de nivel es curioso porque también incrementa la dificultad del juego de forma constante. Las partidas al principio son sencillas porque solo hay que prestar atención a los comandos y uno que otro poder, pero conforme avanza hay que estar más atento al timing de esos poderes y la mejor forma de usarlos.

Aquí es importante resaltar que es muy fácil perder el ritmo de las canciones, especialmente en las últimas dos copas en las que las canciones no solo son más rápidas, sino que los poderes de verdad llegan a causar una gran distracción. Por ello es VITAL retomar el beat, ya que si entramos en un ciclo de “misses” es muy fácil perder las partidas.

Por fortuna, las copas en Super Dodgeball Beats funcionan como una copa real. Primero jugamos unos playoffs (clasificatorias) y dependiendo de nuestro desempeño sabremos si estamos entre los mejores 8 o no. De ahí pasamos a octavos, cuartos y demás, todo en un ciclo de 12 partidas que se pueden pasar en más o menos unos 40 minutos.

En sí, la duración de este título puede espantar a más de uno porque largo no es, sin embargo, lo que lo hace divertido es su mismo tono y el desafío de cada enfrentamiento. Su gameplay parece muy sencillo, pero hay más profundidad de la que creen.

No obstante, una cosa no quita la otra y si hay que señalar que una vez superadas las ligas no mucho que hacer. Por fortuna, su modo multijugador en pantalla dividida es ideal para extender su vida útil.

Sobre la música… ese es un tema relativo. A nivel personal me encanta y tiene tonadas que realmente recuerdan a los mejores momentos del Dance Dance Revolution. Además, cada personaje tiene su propia canción, aunque en ciertas partes puede hacerse repetitiva, especialmente si perdemos ronda tras ronda.

La cuestión es: si no les gusta este género, que sinceramente no sé describir salvo con que es MUY japonés. No les va a entrar.

Fuera de lo anterior, la presentación del juego es excelente. Tiene algunas “cinemáticas” tipo cómic y su diseño de personajes es espectacular. Estoy tentado a afirmar que Akira Toriyama está detrás, pero no tengo certeza de ello, aunque la apariencia del protagonista masculino, el referí y la cantidad de gatos en el juego me dan la razón.

Super Dodgeball Beats es un juego bastante corto pero muy divertido… si entran en la zona. Su estilo gráfico y musicalización lo hacen agradable. Pese a que paulatinamente incrementa su nivel, el juego también se asegura de ser justo y por eso ofrece tres ligas, donde cada quien puede decidir el reto que quiere enfrentar. Si les gustan los juegos musicales, este una alternativa excelente.

Reseña hecha con una copia de Super Dodgeball Beats para PS4 provista por PlayStack.