Superliminal

Superliminal resulta una divertida e interesante experiencia con Puzzles diferentes. Lastimosamente su poca re-jugabilidad puede alejar a algunas personas.

Plataformas: PC (Reseñado)
Desarrollador: Pillow Castle Games
Publishers: Pillow Castle Games
Lanzamiento: Noviembre 12/2019
Género: Videoclip dirigido por Michel Gondry

Los sueños y la percepción.

Siempre he visto la representación del mundo onírico (los sueños) como uno de los retos más interesantes del arte. Desde las representaciones mitológicas y fantásticas, hasta los trabajos de surrealismo: los sueños no dejan de ser un misterio. Y aunque el psicoanálisis ha llenado la consciencia colectiva y cultura popular de lugares comunes para la interpretación, los sueños son un fenómeno que poco comprendemos pues tiene que ver con el subconsciente. Y tal vez por eso mismo nos causa infinita fascinación.

Siento que estoy siendo algo reduccionista con mi uso de “surrealismo” y “psicoanálisis” pero entrar a explicar las definiciones precisas con las que creo estoy jugando me tomaría otro texto. Solo quiero decir de forma bonita que los sueños son cool.

Por ello los sueños la excusa perfecta para desarrollar una experiencia sobre ilusiones ópticas y juegos de percepción en Superliminal y cómo tenemos que pensar distinto para resolver puzles.

Superliminal es un juego de puzles en primera persona desarrollado por Pillow Castle. Bebe mucho de la estructura de Portal y tiene algo de los enredos meta-diegéticos de Stanley Parable. Pero por fortuna logra diferenciarse por su ingeniosa manera de pensar en puzles principalmente haciendo uso de la perspectiva forzada.

Por si no están seguros: la perspectiva forzada es la manipulación de la visión para hacer parecer que un objeto está más lejos o cerca, o es más grande o más chico, de lo que en realidad es. Es lo que hace la gente cuando se toma esas fotos empujando la Torre de Pisa, por ejemplo. O esa de tener a los amigos miniaturizados sobre la mano. Ejemplo ilustrativo a continuación.

Esto que llaman… imágenes de contexto

Superliminal logra esto principalmente dejándonos mover objetos que, cuando volvemos a soltar, adquieren en el mundo del juego el tamaño relativo al que ocupaban en nuestra visión en relación al espacio (en los videos queda claro). Aunque este es el uso más “directo” de la mecánica, el juego progresivamente explora ilusiones ópticas más complejas en puzles cada vez más abstractos.

En un punto llegaron a recordarme un montón a M. C. Escher o a algo que encontraría en un cuadro de René Maggritte. Este uso mecánico de la perspectiva forzada es también, curiosamente, algo que he visto en experimentos de desarrollo, pero jamás así de bien implementado.

Hilándolo todo hay una historia sugerida y por descifrar (lo usual). No se trata aquí de las cámaras de experimentación de Aperture Science y nuestro escape de una maléfica inteligencia artificial aburrida –aunque si hay una voz femenina robótica que nos sigue–. Por lo que pude entender, nuestro personaje ha accedido a participar en una suerte de terapia experimental por sueño inducido en la que se nos otorga un control limitado sobre el espacio de nuestros sueños.

Pero, como es de esperarse, algo no resulta como esperado y nuestra terapia se sale de control. Lo que al principio son ejercicios terapéuticos para aliviar nuestra psique se convierten en una suerte de tortura psicológica. Así que pronto estamos mirando tras bambalinas, tumbando la ilusión de una terapia armada como en un estudio cinematográfico, mientras descendemos a la locura misma de nuestro sueño inducido (con todo y referencia a Inception).

Por ello, si bien empezamos resolviendo puzles con juegos de perspectiva forzada, de la mitad del juego en adelante lidiamos más con una especie de laberinto con reglas que cambian a cada esquina para sorprendernos (y menos mal, porque creo que un par de cuartos o laberintos de perspectiva forzada más y se tornaba una experiencia un tanto repetitiva). Todo lo que aprendimos al inicio del juego se pone patas arribas y nos topamos toda suerte de acertijos refrescantes.

Uno que otro es rarísimo de resolver. Uno en particular casi me vuela la cabeza.

Así también vamos desenredando la surreal historia del juego, especialmente a través de grabaciones del científico que se ha inventado esta terapia. Pero el juego también inyecta la experiencia con una serie de mensajes sobre la experiencia que estamos teniendo, muy a la Stanley Parable, señalándonos a nosotros –el jugador– con frecuencia.

Si algo consiguió Superliminal es que pensara distinto este tipo de puzles en primera persona. Es un juego que sorprende de maneras divertidas y me mantuvo interesado no en la historia, pero en lo que el juego quería comunicar. Definitivamente un excelente ejemplo de creatividad e ingenio en el diseño de puzles. Y otro más de esos juegos que me hacen pensar: ¿qué es jugar a videojuegos realmente?

Lastima que el juego sea tan corto y tan poco re-jugable.

Lo siento por las comparaciones a Portal, pero hay muchas referencias.

Hubiera querido que el título del juego cobrara más significado al terminar la experiencia, pero la verdad es que lo explica una obviedad. Lo superliminal (contrario a lo subliminal) es aquello que podemos percibir de forma consciente (que está por encima del umbral de la consciencia). Así que el juego trata sobre una experiencia superliminal en un espacio del subconsciente, los sueños.

Reseña hecha con una copia de Superliminal para PC provista por Pillow Castle Games.

A %d blogueros les gusta esto: