The Division 2 – Warlords of New York

El agente renegado ha regresado y ahora, no está solo. En la primera expansión de The Division 2, regresaremos a NY a buscar a Aaron Keener y sus Warlords.

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Ubisoft Massive
Publishers: Ubisoft
Lanzamiento: Marzo 3/2020
Género: DLC que no son DLC

Ya pasó un año desde el lanzamiento de The Division 2, y a lo largo del 2019 este título fue nutrido con varios DLCs y eventos gratuitos que no solo expandieron el lore del mismo, sino que poco a poco establecían las bases de lo que sería su primera gran expansión de pago en la que por fin se daría caza al agente renegado Aaron Keener.

Si bien Warlords of New York no significa un gran cambio para The Division 2 en términos de estructura, si ofrece una campaña con los suficientes elementos como para que se justifique invertir dinero en este primer DLC de pago que, evidentemente, es apenas un primer paso en lo que está por llegar a este título a lo largo del 2020.

Siguiendo la continuidad del primer y segundo juego, Warlods of New York presenta una historia enfocada en Aaron Keener, un exagente de The Division que, por sus ideales extremistas, decidió formar su propia facción insurgente con el objetivo de establecer un nuevo orden en el que no solo busca la erradicación de sus antiguos colegas, sino también el dominio de todo Estados Unidos.

Tras un breve periodo ‘fuera del radar’, Aaron Keener reaparece en Nueva York atacando puntos estratégicos para la JTF, por lo que la agente Faye Lau pide ayuda a la división (no pun intended) de Washington para frenar estos nuevos ataques y frustrar su plan “secreto”.

En sí, Warlords of New York ofrece una campaña sencilla y directa en la que misión tras misión se revelan detalles del cómo Aaron Keener planea extender su dominio por todo Estados Unidos, objetivo que espera cumplir junto a sus subtenientes Vivian Conley, Javier Kajika, James Dragov y Theo Parnell, todo ellos siendo exagentes de The Division a los que poco a poco llegamos a “conocer”.

Realmente, el fuerte de The Division nunca han sido sus personajes. Desde el primer juego se veían algunos con potencial, pero en sí ninguna de las dos entregas ha hecho un buen trabajo a la hora de presentarlos y darles la relevancia que merecen. Aquí sucede algo similar, y aunque a lo largo del juego se revela algo del trasfondo de cada uno de los villanos, al final resultan ser un enemigo más del montón, pero con un drop especial.

Incluso el mismo Aaron Keener, que tiene un pasado bastante interesante y sus planes se derivan de sucesos que hemos vivido tanto en el primer como segundo juego, al final se convierte en un plot-device para sentar las bases de lo que sucederá en el futuro gracias a una gran revelación que sucede al concluir la historia.

Esto último es tanto positivo como negativo en sentido que es bueno ver que el argumento está bien conectado y va a ‘algún lugar’, especialmente por lo que plantea al final de este DLC, pero avanzar a costa de desarrollar personajes quita impacto a los eventos en los que participamos y los giros argumentales que propone porque no conectamos con nada.

Pese a ello, y muy en la línea de lo que fue el juego base, Warlods of New York es una expansión bastante divertida por la estructura que plantea. Básicamente, aquí tenemos una disposición del mapa similar al de Far Cry 5, en la que tenemos que reducir la influencia de Aaron Keener eliminando a cada uno de sus subtenientes que, a su vez, tienen bajo su control todo un distrito, solo que no tenemos que cumplir pequeños objetivos sino misiones de reconocimiento de corta duración que al final desbloquean una misión principal.

Esta estructura es ideal porque esas misiones de reconocimiento sirven para prepararse para el jefe final, cuya misión no solo es más extensa sino también difícil. Es importante aclarar que cada uno de estos subtenientes tienen una especialidad concreta (demolición, infiltración, etc), por lo que todo el nivel girará en torno a sus habilidades y cómo las situaciones que generan son realmente adversas para nosotros, entre esas la misma pelea final.

Por dar un ejemplo, Theo Parnell es un hacker especialista, y su tecnología se basa en crear hologramas que nos distraen para que él y sus unidades puedan flanquearnos. Cada enfrentamiento es memorable y nos lleva a ser dinámicos en nuestro estilo de combate, a adaptarnos a las circunstancias y buscar la mejor estrategia para acabarlos. Una vez derrotados, cada subteniente otorga una nueva habilidad que podemos equipar al instante y que son de gran utilidad para avanzar en la campaña.

El único problema con la estructura que plantea Warlords of New York, es que una vez reducimos a cero TODA la influencia de Aaron Keener, no podemos acceder a su misión a menos que cumplamos con los requisitos de nivel y se cumpla una misión secundaria, lo cual resulta molesto porque esa misión debía estar incluida dentro del progreso de los cuatro distritos.

Sobre el requisito de nivel para acceder la misión final hay que hacer una aclaración. Al comienzo del DLC, el juego reconoce qué jugadores están por debajo del ‘level cap’ para ingresar a Nueva York, por lo que ofrece dos opciones: quedarnos en Washington para prepararnos mejor, o arrástranos a la zona y forzar nuestro nivel. Esto último es grandioso porque habilita a la comunidad a jugar la expansión de forma inmediata, pero el trascurso de la historia no es suficiente para llegar al nivel necesario que requiere la última misión, por lo que será obligatorio grindear un par de horas de más.

Excluyendo lo anterior, Warlords of New York es un DLC entretenido que, pese al posible grindeo, no supera las 6 o 8 horas, sin embargo, una vez finalizado no quiere decir que no haya más contenido.

Al igual que en el juego base, completar la historia desbloquea el contenido endgame y en este caso funciona de forma similar a cuando ‘Black Tusk’ invade Washington al final de la campaña principal de The Dvision 2, solo que aquí llega una nueva facción enemiga que tiene la misma estructura la de Aaron Keener, es decir, un jefe: Jupiter, y cuatro subtenientes: Neptuno, Venus, Saturno y Mercurio, los cuales debemos encontrar y eliminar.

El tema con estos objetivos, es que no están en Nueva York sino en Washington y tienen unos objetivos específicos que debemos cumplir para poder eliminarlos. A su vez, no todos están disponibles de una vez, sino que están disponibles como parte de la temporada actual del juego, por lo que cada uno de ellos se desbloquea “en tiempo” real para segmentar el contenido de aquí a las semanas que vienen.

Warlords of New York es un DLC entretenido por lo que ofrece en términos de jugabilidad y contenido para el juego. Pese a ser una expansión “corta”, está bien estructurada para llevar a nuestro agente ‘un paso más allá’ de lo que es, sin embargo, por el frente argumental es más bien flojo por la forma en que desarrolla su historia y sus personajes aun cuando quiere tener la buena intención de insinuar que lo que está por suceder es grande.

Reseña hecha con una copia de The Division 2: Warlords of New York para PlayStation 4 provista por Ubisoft Latinoamérica.

A %d blogueros les gusta esto: