The Last of Us Part. II

The Last of Us Part. II

Plataformas: PS4 (Reseñado)
Desarrollador: Naughty Dog
Publishers: Sony Interactive Entertainment
Lanzamiento: Junio 19/2020
Género: Pandemias, no tan lejanas

Justificar una secuela es muy complicado y que esta valga la pena, es aún más difícil. 

The Last of Us Part. II logra justificar de una manera adecuada su existencia, que a pesar de tener varios baches que le impiden ser un juego impecable, logran recordar por qué Naughty Dog es uno de los mejores estudios de videojuegos que hay en la actualidad.

Los eventos de Part. II ocurren 4 años después del primer título. Ellie y Joel se han establecido en Jackson, Wyomming junto a Tommy y Maria, pero la aparición de Abby y el ‘Frente de Liberación de Washington’, les recordará todo lo que dejaron atrás y cómo eventualmente los ciclos se perpetúan.

Siendo honesto, The Last of Us no rompió ningún molde a nivel narrativo, lo que hacía tan interesante la experiencia del primer título, era nuestro viaje y cómo nosotros éramos un espectador más en la aventura de Joel y Ellie. 

The Last of Us Part. II no tiene ese mismo gancho y aunque logra contar una historia bastante buena, en varias ocasiones no se siente tan redonda como la del juego original. 

Sinceramente, la historia no me agarró en las primeras horas, en puntos se siente sosa y toma rutas muy obvias. Esto es un lástima porque había bastante potencial para hacer cosas arriesgadas, pero admito que al terminar el juego, varias de estas decisiones toman sentido.

Part II nos lleva a Seattle, en búsqueda de Abby y la WLF (El Frente de liberación de Washington), que los llaman Wolfs a lo largo de la campaña. A lo largo de 4 días, Ellie buscará a los miembros de la organización, mientras ve la pequeña guerra entre esta facción y los Serafitas. 

Esta última parte es clave, no solo porque es la manera más frontal en la que el juego muestra su mensaje de la perpetuación del ciclo de la venganza, sino también como de una u otra manera los ideales de cada grupo se ven en constante choque.

Además que mantiene el mismo mensaje del título anterior, cuando llegue el fin del mundo por un apocalipsis zombie, hay que tenerle más miedo a los vivos, que a los muertos.

Una de las oportunidades más desaprovechadas son los Serafitas. No solo entran tarde al desarrollo de la historia, sino que se siente que tenían un rol más grande al que tuvieron en el juego final. Aunque una parte si da pie para la evolución de los personajes, creo que daba para mucho más.

Otro de los puntos flacos del juego son sus personajes. El nuevo elenco no es tan interesante como el original y los miembros de la WLF que tienen incidencia en la historia no logran cautivar, porque lamentablemente no nos cuentan suficiente información de ellos.

De nuevo, la experiencia de recorrer USA con Ellie y Joel fue lo que nos permitió conocerlos bien, pero los miembros de esta milicia no logran ser tan robustos para que nos interese lo que les pase y por ende, en los momentos importantes no logran tener una gran carga emocional.

Dicho todo esto, el juego logra contar una historia que ahonda mucho más en la relación de Joel y Ellie, las decisiones que tomaron y cómo esto los ha afectado. Además también busca mostrarnos los momentos en la vida donde nuestras convicciones superan nuestras creencias. 

Aunque pensé que era carreta, Druckmann tenía razón. Part II en lugar de señalar quienes son buenos y quienes son malos, busca mostrarnos qué los motivaba y qué los llevó a tomar algunas de las decisiones. Eso también le da el trabajo de crear arcos de redención para los personajes, que en algunos momentos son muy buenos y en otros… no tanto.

Por su parte, el gameplay del juego es mucho más robusto comparado al del primer título. Elementos como el sigilo han sido mejorados y a diferencia de la primera entrega, varios encuentros pueden ser superados sin matar a nadie.

Muy similar a Uncharted 4, tendremos puntos de hierba alta donde al agacharnos seremos “invisibles” a nuestros enemigos y nos harán más fácil avanzar en zonas donde la munición es escasa, pero los oponentes no.

Mecánicas clásicas como el modo escucha y el ‘crafting’ se manejan de la misma manera, encontraremos materiales mientras exploramos Seattle y esto nos permitirá crear botiquines, bombas de humo, explosivos y muchas cosas más.

Algo bienvenido, es la desaparición de las cuchillas afiladas (‘Shivs’ en inglés). En el primer título, estas eran claves para la exploración y en muchos casos teníamos que decidir entre usarlas para abrir puertas o eliminar clickers de un ataque. En altas dificultades era aún más grave por lo escaso de los recursos.

Esta mecánica fue “cambiada” por unas cajas fuertes en las que encontraremos recursos y que para abrirlas, primero tendremos que encontrar la combinación en algún lugar cercano, ya sea en un documento con una pista o una nota que tiene el dato concreto.

Los perros son una adición interesante, ya que en algunos enfrentamientos encontraremos canes que acompañan a los soldados de la WLF. Estos nos rastrearán y usando el modo escucha, podremos ver nuestro rastro. Tenemos la opción de distraerlos para que nos pierda de vista o en el tiroteo, dispararle. Ya dependerá que tan hábiles seamos para lo primero o que tan fríos seamos para lo segundo.

El juego también tiene zonas con esporas donde los infectados llevan bastante tiempo reunidos, las cuales son mortales para una persona si entra a estos lugares sin protección alguna. Aunque no cambia de manera radical el gameplay, si será la puerta a conocer algunos de los nuevos infectados del juego.

Principalmente encontraremos dos infectados nuevos. Los Shamblers y los Stalkers. 

Los Stalkers son unos infectados que atacan en manada, pero son muy silenciosos por lo cual con el modo escucha no los podremos ver y tendremos que movernos con mucha precaución para no enfrentar a varios al mismo tiempo. Estos son tan resistentes como un Clicker, pero con la agilidad de un Runner.

Los Shamblers son el intermedio entre un Bloater y un Clicker. No solo pueden soltar un gas tóxico, aunque no lo pueden lanzar, sino que además son bastante resistentes y pueden resultar todo un reto en caso que no estemos preparados.

Musicalmente, Part II es espectacular. A diferencia del título original, la banda sonora no estuvo exclusivamente en manos del aclamado músico argentino Gustavo Santaolalla, sino también de la mano del compositor Mac Quayle, que es reconocido por su trabajo en Mr. Robot, American Horror Story, War Dogs, entre otras.

Esto no quiere decir que el espíritu de la música esté perdido, ya que las cuerdas que conocimos en el primer título siguen presentes y la musicalización a pesar de ser sombría, también es esperanzadora, por lo que definitivamente sigue siendo algo mágico que tiene el juego.

Visualmente es espectacular y creo que es de los mejores títulos de la consola en este apartado. Los detalles en personajes como Ellie o Dina son bastante buenos e incluso los NPC, a pesar de repetirse varias veces, también se ven lo suficientemente bien para no pasar desapercibidos. 

Los entornos también son muy detallados, recorrer Seattle es una experiencia magnífica y como pocas que uno encuentra en la actualidad. El juego tiene un par de problemas de texturas que tardan en cargar, pero al menos en PS4 Pro, no es algo que arruine la experiencia del juego en general.

Pero esto tiene un precio.

The Last of Us Part. II tuvo un desarrollo muy complicado, no solo se filtraron puntos claves de la narrativa un mes antes de su lanzamiento, sino que en marzo apareció un reporte muy detallado de Kotaku donde mostraron el crunch tan impresionante que tuvo que soportar el estudio para completar el juego.

Esto último, llegó al punto donde Naughty Dog no pudo contratar varios freelancers para ayudar en la etapa final del juego ya que muchos se rehusaban a trabajar con el estudio debido a su cultura interna relacionada al crunch.

No solo recordó lo roto que está el modelo AAA en la industria -algo que los reportes de Red Dead Redemption 2 ya habían mostrado con mucho detalle-, sino que también reveló que Naughty Dog tiene unos serios problemas de organización y cultura interna que deben ser contemplados en el futuro, aún más de cara a la nueva generación.

Aunque The Last of Us Part. II se queda corto en varios momentos, el juego logra justificar su secuela y además contar una historia que deja un mensaje importante sobre los ciclos de venganza y odio, y cómo podemos romper la rueda, como decía cierta Daenerys en cierta serie.

Sin duda, si disfrutaron el título original, The Last of Us Part. II será una bella y grata experiencia. Mientras que si no fueron fans del primer juego definitivamente deberían alejarse. 

The Last of Us Part. II llegará a PS4 el 19 de junio.

Reseña hecha con una copia de The Last of Us Part. II para PS4 provista por PlayStation Latinoamérica