The Pedestrian

The Pedestrian logra ser un juego divertido de puzzles que lastimosamente se queda corto al usar algunas de sus mecánicas.

Plataformas: PS4 (Reseñado)/PC/PS5
Desarrollador: Skookum Arts
Publishers: Skookum Arts
Lanzamiento: Enero 29/2021
Género: La ciudad como parque de diversiones.

Luego de su llegada a PC y su anuncio durante el State of Play, The Pedestrian finalmente llega a consolas. El título de puzzles es bastante diferente a lo que vemos normalmente en el mercado y logra ser muy agradable a pesar de ser un poco torpe con algunos de sus puzzles. 

La propuesta de The Pedestrian logra hilar bien las ideas de puzzles que presenta, pero algunas se sienten desaprovechadas o daban para mucho más de lo que se usó. 

The Pedestrian nos pondrá en el papel de un Stickman (Personaje de palitos) que puede ser hombre o mujer y nos enfrentaremos a una ciudad llena de puzzles necesarios para avanzar. 

La historia de The Pedestrian no es nada profunda, este elemento suele ser más superfluo en varios juegos de puzzles y este caso no es la excepción, honestamente el resultado como tal no cambiaría porque donde brilla The Pedestrian es en sus mecánicas. 

Como su nombre lo dice, nosotros seremos un peatón más en un montón de puzzles. The Pedestrian es sencillo, nuestro personaje se podrá mover por diversos avisos conectando puertas y escaleras. 

La naturaleza que lo hace tan diferente, es que podemos mover estas señales a nuestro antojo, al inicio será sencillo, pero conforme avancemos las rutas a descubrir se harán mucho más complejas y nos tomará más tiempo encontrarle la solución a los puzzles. 

También, nuestro personaje podrá pasar por las puertas y una vez usemos esa conexión, no podremos “removerla” o moriremos. Esto nos obliga a analizar un poco más cada señal para organizarlas y superar el puzzle más rápido.

Conforme vamos avanzando de zona, el juego irá introduciendo nuevas mecánicas que irán desde cosas básicas como puertas, hasta elementos más complejos como señales que se intersectan. 

Además el juego comenzará a usar elementos físicos que bloquean la manera en la que podemos mover las señales. Por ejemplo encontraremos tuberías que después de conectar un circuito, se mueven en el mundo real, para nosotros mover las señales y avanzar.

Estas mecánicas le traen suficiente variedad a cada capítulo para que se sientan frescos cada vez que vamos avanzando. Aquí es donde está la falla más grande de The Pedestrian, debido a su duración muchas veces se sienten que algunas de estas mecánicas no se aprovechan.

Por ejemplo, en el último capítulo, The Pedestrian introduce uno de los elementos más interesantes donde los cambios que hace el Stickman en las señales, trae un cambio en el mundo real que podemos usar para seguir avanzando en otros puzzles.

Aunque los capítulos van incluyendo lo nuevo conforme avanzamos, mecánicas como el gas verde se siente que su uso es reducido, lo cual es una pena porque abre una mecánica adicional del juego, donde morir es parte clave para resolver los diferentes acertijos. 

Es inevitable pensar que el juego se sentiría mucho más robusto con un modo de diferentes puzzles o incluyendo estas nuevas mecánicas un poco más pronto. Sin duda el potencial era bastante y se siente un poco que queda debiendo. 

Visualmente es bastante interesante, aunque la prioridad del juego son las señales, Skookum Arts decidió mostrar los escenarios más detallados para el género. Si, son un elemento “distractor”, pero es agradable que el estudio no haya decidido dejar un fondo sencillo.

Además las transiciones de zona a zona, logran mostrar diferentes facetas de una ciudad. Desde universidades hasta “rascacielos”, nos muestra que hay un poco más en los puzzles que un cambio de escenario. 

La música también es un elemento importante. La música en los niveles iniciales suele ser un poco más jocosa y “brillante”, mientras que conforme vamos ascendiendo nos damos cuenta que se torna un poco más melancólica. 

Este es un elemento bastante interesante, porque la música tiene un tipo de incidencia en la historia. No la afecta como tal, pero al terminarla si tiene mucho más sentido algunas decisiones sonoras que toma el título y que en su momento se sentían fuera de lugar.

No niego que al juego le faltan algunas cosas y son más bien sencillas. Por ejemplo en más de un momento que tenía que “reiniciar” un puzzle, me habría gustado que existiese una opción de re-organizar todo como estaba antes, para así tener una mente fresca y buscar otra solución.

Realmente es algo minúsculo, pero es un tema más de calidad de vida que algo que afecte la jugabilidad en general.

A pesar de sus mecánicas desaprovechadas, The Pedestrian es un título de puzzles fantástico. No es exageradamente complejo, pero precisamente esto le permite que sea un título más “relajado” y que nos da la posibilidad de fallar sin que se sienta que estamos perdiendo el tiempo.

Aunque su duración puede ser una falla, continúa siendo una experiencia magnífica para la gente que disfruta títulos del género.

The Pedestrian ya está disponible en PC, PS4 y PS5. Skookum Arts confirmó que el juego llegará más adelante a Nintendo Switch y Xbox One.

Reseña hecha con una copia de The Pedestrian para PS4 provista por Skookum Arts.

A %d blogueros les gusta esto: