What the Golf?

What the Golf? va un paso más allá y toma la premisa del golf como una excusa para probar cosas nuevas y más divertidas para todos los jugadores.

Plataformas: Nintendo Switch (Reseñado)/PC
Desarrollador: Triband
Publishers: Triband
Lanzamiento: Mayo 21/2020
Género: Golf Mashup

Si algo nos ha enseñado la televisión y el cine, es que el golf fuera de ser un deporte para gente rica sin escrúpulos, es que también puede ser MUY aburrido a menos que se rompan las reglas… como en Happy Gilmore. Dangerous Golf –de los creadores originales de Burnout- ya había explorado las posibilidades de convertir esta “fina práctica” en un deporte de riesgo, pero aún estaba “limitado” por su regla más básica: golpear una bola con un palo.

What the Golf? parte del mismo principio y nos pregunta: ¿El golf es aburrido?

La respuesta es un rotundo ‘SI’, pero en vez de quedarse con esa básica observación, aprovecha la oportunidad para explorar este deporte desde una perspectiva creativa y MUY divertida que no solo es interesante a nivel de mecánicas y desafío, sino también de HISTORIA.

Narrativamente, What the Golf?  parece influenciado por Portal en la medida que no solo hace referencias directas a este título de Valve, sino porque a la larga nuestra “aventura” recorre un camino similar… salvo que, en vez de controlar a una mujer, controlamos una pelota de golf.

Esta pelota “despierta” en un laboratorio que tiene como propósito hacer que el golf sea divertido, y aunque los primeros niveles son ‘reinterpretaciones’ de lo que puede ser considerado como ‘divertido’, pronto todo se sale de proporción a tal escala que el jefe final es un sapo gigante. En esencia, cada nivel es una instalación distinta que cambia las reglas de juego mientras nos pregunta si ‘ESO’ es divertido.

Para el final, no solo habremos explorado el espacio y el medio oeste, sino que habremos jugado niveles inspirados en Portal, Super Meat Boy, SUPER HOT y Happy Wheels… y hasta hecho carreras contra una oveja.

Que What the Golf? sea tan divertido como suena es gracias a la forma en cómo cambia las condiciones en las que debemos jugar sin alterar su mecánica principal: apuntar y “golpear”, y aquí las comillas son súper importantes porque cada nivel depara un estilo de juego distinto, ya que si bien podemos golpear una pelota, esta puede ser de goma –por lo que rebota-, de un material pegajoso -que la hace adherirse a las superficies-, o puede ser un balón de fútbol.

Y aun así, esto es apenas la punta del iceberg. En los niveles de fútbol el objetivo es hacer gol, pero no es como si el campo estuviera solo… obvio hay defensas que al ver el balón buscan despejarlo. En ciertos niveles se cambia la perspectiva a 2D y nos lleva a pensar en una espacialidad y profundidad distintas, especialmente porque estos niveles tienen más que ver con el género de plataformas, que con un juego de “golf”.

Los niveles en el espacio nos llevan a pensar en la gravedad y dependiendo de la zona habrá maquinas que transforman la pelota en una suerte de sierra eléctrica con la que hay que podar pasto, sin olvidar que por partes podemos ser el cubo de la saga Portal –con todo y portales, por supuesto-.  

Si vamos por los niveles en los que NO somos una pelota, bien podemos ser un carro, un barril de pólvora a punto de estallar, una caja con paticas como en Metal Gear, una guitarra, una casa, un humano y hasta el mismo indicador de dirección/fuerza con el que tenemos que orientarnos al disparar.

También es interesante también ver cómo los niveles inspirados en otros juegos adaptan el concepto a unas mecánicas tan elementales como las que ofrece What the Golf?

Por ejemplo, en los niveles inspirados en SUPERHOT, la acción se desenvuelve como en ese juego, por lo que el tiempo se activa si estamos en movimiento, pero también podemos recoger armas y eliminar enemigos. Los de Super Meat Boy son niveles de plataformas con sierras eléctricas que se desplazan y que requieren de una mayor capacidad responsiva ante los obstáculos. Los de sigilo son una parodia a Metal Gear y los de Happy Wheels son tan exasperantes como el título real por la imprecisión intencional en su desplazamiento.

Y lo mejor de todo ello, es que cada nivel tiene dos modalidades de juego adicional. Uno que se llama ‘Par’ –porque no olvidemos que hablamos de golf-, en el que tenemos que cumplir el objetivo con un número limitado de movimientos, y otro que es más libre, pero da “rienda suelta” a la imaginación… como uno en el que tenemos que cazar gatos o uno en el que debemos hacer varios pases entre jugadores para hacer un gol.

Al final, este sistema sirve para medir el porcentaje de cada zona -10 en total-. Si completamos los niveles en su totalidad se nos dará una corona, las cuales funcionan como las estrellas en Super Mario, ya que debemos conseguir un número determinado para acceder a ciertos cofres por área para desbloquear un coleccionable.

Conseguir las coronas de los primeros niveles es sencillo, pero entre más se avanza, más compleja se hace la tarea por las condiciones y los obstáculos que enfrentamos, haciendo que la ruta al 100% no sea tan elemental como parece.

Aunque la campaña es el principal atractivo, What the Golf? no se olvida del juego competitivo e incluye un modo para dos personas en la misma consola. Se trata de una modalidad versus en el que ambos jugadores compiten en una serie de carreras y desafíos consecutivos mezclando personajes y ambientes vistos en la historia. Quien acumule más victorias, evidentemente es el ganador.

Es interesante ver la forma en que se adapta el juego a un modo competitivo, y aunque se presta para ser MUY caótico, no está mal como un ‘party game’ tipo Overcooked o Moving Out.

Adicionalmente, también cuenta con dos modos desafío para un jugador. Uno diario, que tiene una dificultad estándar, y otro difícil, en el que se contabiliza los movimientos hechos para ubicarlo dentro de una tabla de posiciones global.

What the Golf? sin duda es un excelente título. Es redundante a estas alturas, pero lo que lo hace divertido es toda la reinterpretación que hace sobre el golf y cómo puede adaptar mecánicas de otros juegos y géneros a algo tan simple como golpear una pelota –o una casa, o un humano-. No es precisamente un juego largo, de hecho, cada nivel –al menos los básicos- toman segundos, así que es un excelente candidato para jugar en modo portátil, aunque obviamente su modo competitivo se visualiza mejor en un televisor.

Si no les gusta el golf, que el título no los intimide. What the Golf? es sobre golf, pero a la vez no lo es… pero es extremadamente divertido.

Reseña hecha con una copia de What the Golf? para Nintendo Switch provista por Nintendo Latinoamérica

A %d blogueros les gusta esto: