Wolfenstein: Youngblood

Youngblood es una divertida experiencia, que aunque propone cosas para el futuro de la franquicia, no logra llegar al mismo nivel de títulos anteriores.

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Switch/Xbox One
Desarrollador: MachineGames
Publishers: Bethesda
Lanzamiento: Julio 26/2019
Género: Galería de disparo

Después de un impecable The New Colossus y sin saber cuánto tiempo falta para el siguiente título de la franquicia, Youngblood sería lo más cercano a un FPS frenético como Wolfenstein… al menos hasta que llegue DOOM: Eternal. 

Aunque Youngblood mejora muchas cosas de lo visto en The New Colossus, también cambia algunas cosas que, en cierto punto, nos hacen preocupar por la tercera entrega de la trilogía de MachineGames.

Youngblood ocurre 20 años después de los eventos de The New Colossus. En caso que no lo recuerden, luego de apoderarse del Ausmerzer y clavar un hacha en la cara de Frau Engel, BJ y Anya se asentaron hasta que finalmente tuvieron dos hijas. Soph y Jess. 

Hasta que BJ huye misteriosamente de los Estados Unidos, dejando atrás el nombre en código Blackbird y una posible ubicación en París, será tarea de sus hijas junto a Abby (la hija de Grace) encontrarlo y ya entrados en gastos, matar algunos Nazis. 

Luego de encontrar a Blackbird, las hermanas tendrán que encontrar un lugar llamado Lab X, que contiene un arma bastante poderosa creada por el General Lothar Brandt, que desapareció años atrás.

Sin duda, es un cambio raro jugar un título de Wolfenstein sin BJ Blazkowicz, ya que él ha sido el héroe de todos los títulos y los spin-off de la franquicia, pero a nivel narrativo Youngblood hace cosas más interesantes. Aunque sigue manteniendo los mismos problemas que hemos visto en los títulos de MachineGames.

Ante todo, Youngblood es un título Single Player, que puede ser jugado en Multiplayer. Los jugadores escogerán una de las hermanas Blazkowicz e iniciará la masacre, donde acabaremos con todo lo que se nos atraviese. 

Wolfenstein: Youngblood - Zitadelle

Aunque me parece un enfoque bastante raro, en especial porque MachineGames siempre ha hecho énfasis en sus juegos Single Player, Youngblood es bastante divertido tanto en solitario como con un compañero.

Durante la campaña, visitaremos distintos distritos de París, dónde habrá una gran variedad de enemigos a los que nos tendremos que enfrentar y manteniendo la esencia del juego, a la larga es una galería de tiro, dónde lo importante, será encontrar maneras más rápidas de eliminar nazis. 

Para encontrar el anhelado Lab X y con él, la esperanza de ver a BJ. Las hermanas tendrán que derrotar 3 “hermanos” que estarán ubicados en los 3 distritos diferentes. Esto con el objetivo de hackear las computadoras y descubrir la ubicación del laboratorio. 

Aquí llega el primer gran cambio. Youngblood, tiene una narrativa lineal pero al mejor estilo de un juego mundo abierto, podremos superar las misiones como lo veamos más cómodo. Al igual que The New Colossus, el juego tendrá un Hub que serán las catacumbas de París. 

En el hub podremos recibir nuevas misiones o usando el metro, movernos al distrito que más nos sirva para avanzar en la campaña. Esto tiene bastante sentido dentro de lo que nos presenta Youngblood, ya que busca un modelo más “fresco” y relajado si se compara con los otros títulos del estudio.

Wolfenstein: Youngblood - Tiroteo

Con el Hub y las misiones alternas, también aparece el primer gran problema del juego. Los enemigos tienen niveles. 

Una de las cosas que hizo a The New Colossus tan impresionante a nivel de gameplay, era que BJ se sentía como una máquina de destrucción. Debido al daño que podía hacer, el juego solo lanzaba hordas y hordas de nazis, para mantener la galería de tiro. 

En cierto punto, a menos que uno estuviera jugando la campaña en dificultad Mein Leben, era entrar usando las armas en ambas manos y acabar con todo lo que quisiera hacernos daño. 

Para Youngblood, nosotros como protagonistas tendremos niveles, que también escalarán con los enemigos, por lo cual ese modo “arcade” muere, ya que en muchos casos nos encontraremos con enemigos más poderosos que nosotros, lo cual tomará más tiempo y munición acabar con ellos.

Entiendo que esta mecánica es necesaria, precisamente por la manera como está estructurado el juego, pero le quita demasiado ese factor frenético y veloz que el juego había planteado en las anteriores entregas, donde el tope realmente era el tamaño del enemigo al que nos enfrentamos. 

El gameplay es muy similar a de los otros juegos. Tendremos diferentes armas a nuestra disposición y las podremos mejorar en puntos específicos para que hagan más daño, para ser más precisos a la hora de disparar o en su defecto, para aumentar la velocidad a la que disparan nuestras armas. 

Wolfenstein: Youngblood - Zerstörer

Este sistema se ve afectado por los niveles, ya que muchas armas incluso mejoradas 100% para hacer daño, no se sienten tan poderosas. El Dieselkraftwerk que era un arma que fácilmente podía acabar con un Übersoldaten, aquí no hace tanto daño y es más se siente que hasta la pistola es más peligrosa. 

El juego cuenta con vidas compartidas. Cada vez que alguna de las hermanas cae, tendremos la oportunidad de revivirla, en caso que no alcancemos, se gastará una vida compartida. Al perder las tres, será game over y tendremos que empezar de nuevo. Por fortuna estas vidas abundan a lo largo de los niveles.

Visualmente mantiene muchas cosas de TNC, aunque París se ve mucho más viva en especial en la zona de Victoria Boulevard. Admito que es un buen cambio de paisaje, en especial después de ver lo depresivas que podían ser algunas zonas de USA, teniendo en cuenta que los Nazis les lanzaron una bomba nuclear en algún momento de la segunda guerra mundial.

Tanto Jess y Soph son una combinación extraña, los personajes no son tan interesantes como uno pensaría, en especial porque aunque sus personalidades son marcadas, no hay un elemento que las diferencie. 

Sus actitudes juveniles van acorde con alguien de la edad que tienen ellas, pero también se siente como un estereotipo de joven millenial ruidoso y no un personaje profundo. Creo que es una oportunidad desperdiciada, en especial por las cosas que plantea al final del juego.

El grueso del juego serán los Raids. Enfrentar a los 3 hermanos nos pondrá a prueba, ya que superaremos diferentes salas llenas de enemigos y habrá de todas las variedades. Desde los soldados comunes que siempre hemos visto, hasta Panzerhund y Zerstörer, que eran los personajes más peligrosos de The New Colossus.

Wolfenstein: Youngblood - Tiroteo 2

Los hermanos serán un Robot bastante grande (Zitadelle) que estará en la parte más alta de una torre. Lo único que tendremos que hacer es derrotarlo y obtener unas llaves que dejarán los comandantes de la zona. 

Estas actividades serán un tipo de Raid, donde al morir tendremos que repetir toda la actividad. Eso si, no perderemos todo el avance de niveles o monedas que hayamos obtenido la primera vez.

Wolfenstein: Youngblood es un buen experimento y que sirve para la posteridad de la franquicia, pero que también preocupa por la ruta a nivel mecánico que podría tomar el último título de la nueva trilogía de BJ Blazkowicz. 

A pesar de sus mecánicas implementadas y su posible sensación de repetición, Youngblood es una buena adición al portafolio de MachineGames y sin duda esperamos que mejoren a las hermanas para las próximas entregas. Si eres fan de los FPS frenéticos y estás emocionado por DOOM Eternal, este será un buen título para matar el tiempo y jugar con un amigo. 

Wolfesntein: Youngblood ya está disponible en PC, PS4, Nintendo Switch y Xbox One. Si quieren jugar de manera gratuita con un amigo, no duden en conseguir la Deluxe Edition que traerá el Buddy Pass para que un amigo los acompañe en la campaña, así él no tenga el juego.

Reseña hecha con una copia de Wolfenstein: Youngblood para PS4 provista por Bethesda Latinoamérica.

A %d blogueros les gusta esto: