Wreckfest

Wreckfest

Plataformas: PC/PS4 (Reseñado)/Xbox One
Desarrollador: Bugbear
Publishers: THQ Nordic
Lanzamiento: Agosto 22/2019
Género: Burnout con menos destrucción y mejor conducción

Burnout ha sido ese “unicornio” del catálogo de EA. Después de Paradise, muchas empresas incluso sus mismos creadores (Fiona Sperry y Alex Ward) han querido replicar el éxito de la franquicia. 

Por qué inicio hablando de Burnout… pues porque esperaba algo similar de Wreckfest y aunque fue una experiencia muy diferente a lo que pensaba, también me mostró un lado no tan arcade de la destrucción, pero igual de divertido.

Desarrollado por Bugbear, Wreckfest es un juego de… competencias. Con nuestro auto participaremos en diferentes eventos que pondrán a prueba nuestras habilidades al volante, ya sea para ganar competencias o en su defecto acabar con nuestros enemigos.

Wreckfest nos pondrá en la piel de un piloto que participará en diferentes eventos que tendrán diferentes objetivos. En su mayoría serán carreras dónde tendremos que llegar primeros además de cumplir uno que otro reto mientras estamos en esas.

Pero para demostrarnos que en efecto tiene elementos arcade, el juego primero nos pone a competir y acabar con nuestros “enemigos” usando una podadora, de ahí en adelante tendremos acceso a diferentes competencias que entre más avancemos, serán mucho más difíciles.

Entre competencias, carreras contra podadoras y un tipo de demolition derby tendremos bastante contenido para disfrutar, pero también nos deja ver que en cierto punto, muchos de sus eventos son iguales a los anteriores, pero más difíciles. 

La premisa de juego es avanzar por 5 grandes eventos hasta llegar al gran campeonato. En los eventos tendremos que lograr un puntaje determinado, para competir contra la CPU y desbloquear un carro nuevo para seguir avanzando.

Esto lo veremos a lo largo del juego, por lo cual pasado el 3er evento (Siendo exagerados) ya se volverá una tarea tediosa. Por lo cual Wreckfest es un juego que definitivamente debe ser jugado por “tandas” a menos que uno sea un fan afiebrado de los carros. 

Pero dije que esperaba un Burnout, si no fue así, ¿Entonces que carajos es Wreckfest? Pues principalmente, es un simulador… casi. 

Una de las cosas más brillantes de Wreckfest es su física, el juego desde el inicio nos enseña que debemos “conocer” nuestro carro, ya que mantener presionado el acelerador no será la solución a todos nuestros problemas. 

¿Chocaste otro auto a alta velocidad pensando que saldría volando? Pues estarás un poco decepcionado del resultado real, aquí es dónde nos damos cuenta que el juego más que ser una orgía de destrucción de carros, busca que entendamos el carro que estamos a punto de destruir.

Sin duda, esto puede quitarle la emoción a mucha gente, pero algo que si agradezco es que desde el inicio es que el juego muestre lo que nos espera de ahí en adelante, de manera que estemos seguros si vale la pena comprarlo o no. 

A nivel visual Wreckfest es un juego que cumple. No es un juego espectacular a nivel visual, y se ve que Bugbear se enfocó más que todo en las físicas del juego, por lo cual tiene sentido que no sea un festival visual al estilo God of War of Gears 5.

Algo que si es divertido de ver, es el modelado de los carros conforme se van destruyendo, si estrellamos el carro de frente repetidamente, el parachoques se caerá y el capó se levantará. Esto va muy ligado al motor de físicas que tiene el juego, que sin duda soporta el elemento más importante del juego.

Otra cosa que se dañará son ciertos elementos específicos del carro. Tendremos caja de cambios, frenos y el motor. La caja de cambios será más importante cuando jugamos con cambios manuales ya que no podremos pasar de segunda en caso que un golpe muy fuerte la dañe. 

Los frenos serán los más importantes. Al destruirlos no podremos frenar, por lo cual será bien importante conducir adecuadamente bajando la velocidad y demás para no perder en la mitad de una carrera. 

Aunque Wreckfest brilla por su física, definitivamente su contenido es el talón de aquiles del juego. No es que tenga poco, sino que en cierto punto su contenido es demasiado parecido. 

Como decía más arriba, para el final del segundo evento, ya estaremos un poco cansados de recorrer los mismos eventos una y otra vez, en especial porque en algunos casos tocará “grindear” para conseguir los puntos suficientes y así pasar al siguiente gran evento.

En si, pensaría que Wreckfest es un título ideal para jugar entre tandas, no dedicarse 100% a él, sino jugarlo de vez en cuando, así creo que no se sentirá como una tarea, como podría llegar a suceder en otros casos.

Su banda sonora, tiene música más bien independiente. No escucharemos artistas muy conocidos, aunque si busca ese interés de sonar parecido a otros títulos del género… sin parecerse a esos títulos.

Sin duda Wreckfest es un título muy interesante. Aunque su concepto de simulador puede ser totalmente diferente a lo que uno esperaba, sin duda logra ser algo interesante y un juego para tener en cuenta, en especial si disfrutan de los simuladores de conducción y en este caso de Demolition Derby.

Wreckfest ya se encuentra disponible en PC, PS4 y Xbox One.

Reseña hecha con una copia de Wreckfest para PS4 provista por THQ Nordic.