Armored Core VI: Fires of Rubicon

Armored Core VI es un regreso triunfal de la franquicia, aunque algunos detalles de dificultad pueden afectar la experiencia más de lo debido.

Plataformas: PS5(Reseñado)/PC/PS4/Xbox One/Xbox Series S|X
Desarrollador: From Software
Publishers: Bandai Namco
Lanzamiento: Agosto 25/2023
Género: SoulsMech

From Software tiene un catálogo de juegos bastante peculiar.

Aunque la gente lo reconoce enteramente por Dark Souls, para nadie es un secreto que el estudio ha desarrollado diferentes títulos clásicos como King’s Field, Otogi: Myth of Demons, Metal Wolf Chaos y uno bastante reconocido (aunque no para muchos)… Armored Core.

Revelado en The Game Awards en 2022, Fires of Rubicon logra ser un juego fantástico que demuestra el potencial de la franquicia, aunque no es sin uno que otro inconveniente en su versión final.

El juego nos llevará al planeta Rubicon, que luego de un evento llamado los Fuegos de Ibis el planeta habrá quedado contaminado e inhabitable.

50 años después, las corporaciones regresarán al planeta a tratar de encontrar el Coral y nosotros estaremos en la mitad de la guerra entre Balam y Arquebus por el control del material, mientras nos enfrentamos al PCA (Planetary Closure Administration) que serán la última línea de defensa.

Narrativamente Armored Core VI es un juego más sencillo que otros títulos del estudio, porque se desvía completamente de lo que normalmente los caracteriza. No solo la historia es clara, sino que las decisiones que llevan a cada final son particularmente específicas.

Entonces digamos que en lugar de ponerse a interpretar que carajos pasó (como el final de Bloodborne luego de vencer a la Moon Presence) es más sencillo conocer todo. Al mismo tiempo el juego tiene una manera interesante de comunicarlo todo.

Realmente Fires of Rubicon no se caracteriza por tener cinemáticas espectaculares ni nada por el estilo. Nosotros en ningún momento conocemos de manera física a los personajes con los que interactuamos.

Ya sea Walter como nuestro Handler u otros personajes como los Redguns o los Vespers, cuyo único elemento que vemos son sus AC (El nombre que le dan a los mechas) y escuchamos sus voces.

Aquí no niego que hay buen desarrollo en los personajes, pero realmente nunca sentí que haya conectado con ellos. Digamos que es interesante la manera como el estudio busca contar una historia que habla del capitalismo desmedido y de como cierta manera los extremos son malos, pero en momentos estos mensajes dentro del hangar, se sienten como bombas de exposición, más que una narrativa clara y concisa.

En especial hay unos momentos graciosos donde los personajes hablan entre ellos y es secreto (porque el fondo es diferente al clásico del hangar y el AC) pero los escuchamos como si nosotros estuviesemos involucrados.

La situación como tal es bastante curiosa, pero al mismo tiempo siento que no afecta la experiencia del juego como tal. Tiene muchísimos momentos épicos que la sostienen bastante bien.

Realmente algunas personas venían por el Pew Pew entre robots y fuera de su historia hay muchísimo Pew Pew entre robots.

Armored Core VI es un juego que pareciera ser tan profundo como el mar, pero en realidad resulta tan profundo como un charco de agua. Y no, no lo digo como algo malo.

Algo que el juego hace muy bien, es mostrar un montón de opciones de personalización que tiene el AC y todo lo que podremos cambiar o mejorar, ya sea desde partes, armas o incluso mejoras en el sistema operativo.

Pero al final lo que parece un sistema muy complejo, es realmente muy sencillo si uno le presta atención a estadísticas más alla del daño y realmente busca que nosotros como jugadores experimentemos muchísimo con todo lo que ofrece para así ir construyendo el AC que queremos.

Dicho eso, por alguna razón hay cosas que From Software no explica claramente y que pueden resultar un poco… toscas a primera mirada, a pesar de no afectar gravemente nada del momento a momento del gameplay.

El juego tendrá tres modos, estará la campaña, la arena y el nido. La campaña tiene una duración de unas 12 o 15 horas que me parece que está bastante bien, además que una vez completemos los créditos el juego inmediatamente nos mandará al New Game+ en caso que queramos iniciar todo de una vez.

La arena serán escenarios de prueba, donde nos enfrentaremos a diferentes AC que hemos visto durante la campaña. Estos escenarios nos sirven para ganar chips y mejorar el sistema operativo del AC para que nos de diferentes ventajas durante el combate.

Esta arena puede ser repetida, pero más para grindear algo de dinero y no para conseguir nuevos chips.

Finalmente está el modo Multiplayer, bajo el nombre de Nest.

Este modo nos permitirá combatir con otros AC ya sea en duelos 1v1 o 3v3, el objetivo será destruir al AC enemigo para ganar, realmente no hay nada más que eso.

Debido a que Fires of Rubicon busca muchísimo la experimentación, entonces en el mercado de partes podremos comprar armas nuevas, cabezas, torsos, piernas, brazos, chips de rastreo, generadores y propulsores.

La idea es crear nuestro AC al estilo que queramos y al mismo tiempo al tipo de gameplay que sea requerido para el combate. Debido a que tendremos cuatro armas diferentes, es importante balancear la cantidad de munición necesaria para la misión.

Ahora, lo malo.

Armored Core tiene un problema curioso… y es que siento que se estrella un poco con el ethos que From Software como estudio ha cultivado desde Demon’s Souls.

Siendo muy reduccionista al final uno puede decir que en los últimos años el estudio ha hecho variaciones a su fórmula. En casos la han refinado pero de cierta manera se siente similar. Entonces Dark Souls es un Soulslike, Sekiro un Soulslike de acción y Elden Ring un Soulslike mundo abierto.

Armored Core es muy diferente y es donde se siente que la visión se estrella un poco ya que al final el juego no es un Soulslike… pero en momentos el estudio no puede evitar tratarlo como tal.

Esto se ve reflejado en lo inconsistente que es su dificultad durante la campaña.

Los fans habrán visto muchos memes o comentarios sobre Balteus, el boss que cierra el primer episodio. Muchas reseñas de Steam hablan de como el boss representa un muro irrompible y decidieron abandonar el juego allí.

Yo también me estrellé con ese muro varias veces (creo que Balteus me mató unas 30 veces) y el subreddit afirmaba que este era un tipo de “skill check” para saber si habíamos entendido bien las mecánicas.

Cuando lo terminé lo sentí así, pero realmente el juego se sintió fácil de ahí en adelante. Otros bosses que parecían difíciles, no lo fueron y viceversa.

Luego llegó CEL 240, conocido también como IB 01 o el AC de la línea Ibis. Este personaje cierra el episodio cuatro y es aún peor que Balteus.

El tema es que la dificultad es demasiado inconsistente, si bien hubiese preferido que fuera creciendo exponencialmente conforme nos acercamos al final de la campaña, pareciese que se dieron cuenta que una parte del juego era muy fácil y aumentaron la dificultad en ese punto.

Al mismo tiempo, el juego motiva la experimentación pero enemigos como IB-01 y Balteus obligan al jugador luego de varias horas de estrellarse a utilizar un arsenal que sea más “cheeseable”.

Esto no es algo grave, pero si muestra que From Software no está exento de tener algunos inconvenientes de diseño a la hora de salirse del Ethos de los Soulslike y aplicar otra filosofía en títulos clásicos de su catálogo, pero que no son exactamente el mismo género.

Visualmente el juego tiene muy buenos momentos, aunque el estilo tan frívolo en cuánto a colores que se ve va muy de la mano con la historia y el diseño de los AC mantiene muchísimo su inspiración desde el juego original de PS1, sin pensar en crear mechas más humanoides.

Aunque el CEL me recordó muchísimo al Metal Gear Ray, pero eso es otra historia.

El Rendimiento también es un caso curioso, porque es muchísimo más estable que otros juegos de From Software. En momentos se nota un poco la caída del framerate (en mi caso que lo jugué en modo rendimiento), pero era muy común ver y sentir el juego corriendo a 60fps sin mucho problema.

Incluso en momentos donde hay muchísimos elementos en pantalla como sucede en el combate contra IB 01.

Armored Core VI: Fires of Rubicon es un juego fantástico. A pesar de sus problemas de dificultad es un juego donde el Pew Pew es bastante divertido y todo se controla muy, pero muy bien.

Más allá de Balteus y IB 01, el juego es ideal para los fans que llevan años esperando un buen título de la franquicia (ACV no fue muy bien recibido) y para los que quieran entrar, sin duda encontrarán un juego muy satisfactorio.

Ya si lo encuentran muy difícil, nada que un par de Zimmerman y Songbirds no puedan solucionar.

Armored Core VI: Fires of Rubicon ya está disponible en PC, PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series S|X.

Reseña hecha con una copia de Armored Core VI: Fires of Rubicon para PS5 provista por Bandai Namco Latinoamérica.

A %d blogueros les gusta esto: