Bayonetta 3

Bayonetta 3 mantiene su gameplay frenético e interesante, pero algunas decisiones son sus personajes e historia afectan el resultado final.

Plataformas: Nintendo Switch(Reseñado)
Desarrollador: Platinum Games
Publishers: Nintendo
Lanzamiento: Octubre 28/2022
Género: Brujas Multiversales

Para nadie es un misterio que el lanzamiento de Bayonetta 3 estuvo envuelto en polémica dadas las declaraciones de la actriz de voz original Helena Taylor, donde si bien exigía un pago justo por sus servicios, lo hizo a través de mentiras y una petición de boycott a los fans de esta saga.

Rápidamente su reputación cayó y para cuando salió el juego la comunidad solo deseaba tener esta esperada entrega que parecía jamás iba a llegar.

Lo curioso, es que si bien la disputa entre Helena, Platinum y Hideki Kamiya quedó como una anecdota, a Bayonetta 3 le faltaba “lidiar” con otra polémica, una centrada en decisiones creativas que hicieron que esta entrega no cayera tan bien en un amplio sector de fans de la bruja umbra.

Esta tercera entrega explora una temática que recientemente se ha hecho popular: el multiverso. Aquí se nos presenta una entidad todopoderosa llamada ‘Singularity’, que viaja entre universos eliminando variantes de Bayonetta para así llevar ese mundo a su fin. Eventualmente este villano llega donde Cereza, quien rápidamente entiende la situación y se da a la tarea de cazarlo, pero es algo que no puede hacer sola.

A su misión se une Jeanne, eterna amiga que tiene la tarea de buscar a un científico llamado Sigurd que es la clave para detener a Singularity, además de Viola, una misteriosa chica con poderes de bruja que llega de un universo alterno en busca de unos artefactos que hacen posible ponerle fin a esta batalla multiversal.

Cada uno de estos artefactos se vuelve una excusa, en el buen sentido de la palabra, para viajar a otros universos y conocer variantes de Bayonetta, donde si bien cada una es diferente, al final todas comparten un arco similar dado que se exploran facetas de Cereza en relación a su madre, Jeanne y consigo misma.

Para ejemplos prácticos, tiene un acercamiento similar a Doctor Strange: In the Multiverse of Madness, donde a través de las variantes de Stephen Strange, logramos explorar más de la psique del original y así entender un poco más sus motivaciones y problemáticas.

En ese sentido, es muy interesante lo que logra con Bayonetta, ya que llegamos a ver como ella pese a su actitud y teatralidad no siempre está en control, especialmente en un momento en el que tiene el peso del multiverso sobre sus hombros, pero donde también funge como guardiana de Viola, que aunque es capaz de defenderse por si misma, es tan torpe como para meterse en grandes problemas.

Si bien Bayonetta 3 presenta una historia sólida y entretenida, lo cierto es que falla en ciertos aspectos elementales para la franquicia. En primer lugar, el por qué Viola es como es se siente como una salida fácil y poco imaginativa y aunque el tono ‘cartoonish’ no es ajeno a la franquicia, su inclusión si desentona bastante, especialmente en los momentos cruciales donde su personalidad le quita peso a la narrativa.

Ahora bien, hay temas de fondo que son difíciles de tratar sin hacer spoilers, pero el enojo de los fans es ciertamente justificado ya que el giro principal de la trama no solo se siente arbitrario por lo que plantea y su forma de hacerlo, sino por lo que significa para el personaje.

¿Es una traición? Depende de a quien le pregunten, pero si se siente decepcionante, especialmente si hablamos de un título que claramente quiere cerrar un ciclo para abrir uno nuevo y que ha venido generando cierto ‘hype’ como para luego ignorarlo.

Por fortuna, los demás elementos están en su punto y aunque hay detallitos en términos de gameplay, Bayonetta es Bayonetta.

Al igual que pasados juegos la campaña está segmentada en capitulos, los cuales tienen una duración de más o menso una hora, hora y media, por lo que unas 16-18 horas pueden ser suficientes para terminar la historia, sin embargo, cada escenario está lleno de secretos y desbloqueables que prolongan su duración, además de niveles extra con más contenido.

Pero fuera de ello, la principal novedad en este título es la posibilidad de controlar tres personajes, Bayonetta, Jeanne y Viola.

Bayonetta es el frente más familiar de todos. Su estilo de combate es versátil y dependiendo de las armas que tengamos equipadas cambiará nuestro estilo, podemos ser dar prioridad a la velocidad, a la fuerza o con enfoque a media distancia, además de contar con la posibilidad de invocar nuestros demonios para que presten valioso soporte en medio de los enfrentamientos.

Hay diversas armas, invocaciones, artefactos y mejoras para Bayonetta con las que podemos perfeccionar su ‘build’ de combate, además de diversas opciones de personalización con los que podemos ajustar su apariencia, sea en términos del atuendo que lleva o su color y hasta su maquillaje y color de cabello.

Con Jeanne se esperaria lo mismo pero no es así… al menos no al principio. Los niveles en los que la controlamos son con una perspectiva 2D con cámara lateral en los que simulamos un juego de plataformas con elementos de combate y sigilo.

En estas fases su magia está sellada, entonces dependemos enteramente de sus aptitudes físicas además de objetos que encontramos en el camino, sean armas o mejoras temporales.

Son niveles cortos, todos con tiempo contrarreloj, y aunque suenan algo fastidiosos lo cierto es que aunque son pocos varían en sus mecánicas para no ser repetitivos. Una vez finalicemos el juego desbloquearemos no solo estos minijuegos como una opción independiente en el menú, sino que también podemos escoger a Jeanne como personaje en la campaña y retos de combate.

Por último, Viola supone un ligero cambio en términos de gameplay ya que solo posee su katana para atacar, una sola invocación (Cheshire el gato) y su witch-time no está sujeto a la habilidad de esquivar, sino del parry, por lo que tenemos que calcular bien el momento del golpe para desviar el ataque y así activar la cámara lenta.

Sus ataques son rápidos y letales y aunque si cuesta adaptarte a la idea del parry para el witch-time, no afecta negativamente la experiencia de juego, aunque si es vital tener presente que para invocar a Cheshire hay que deshacerse de la espada, por lo mientras el esté en el campo no contaremos con esta valiosa habilidad.

Beyonetta 3 sin duda lo tenía difícil. Su predecesor dejó la barra muy alta y las expectativas por esta entrega superaron al resultado final. ¿Es un mal juego? Para nada, su historia pese a los traspiés que da en las horas finales es interesante y en términos de gameplay presenta tres frentes distintos para cambiar el ritmo de juego, pero aún así es inevitable sentir que la experiencia pudo ser mejor.

Solo podemos esperar que sea cual sea el rumbo de Bayonetta 4, este tenga presente el feedback de la comunidad, al menos los comentarios razonables.

Reseña hecha con una copia de Bayonetta 3 para Nintendo Switch provista por Nintendo Latinoamérica.

A %d blogueros les gusta esto: