Gotham Knights

Gotham Knights es un juego que tiene momentos donde funciona, pero muchos de sus elementos lo hacen sentir inferior a la trilogía de Arkham.

Plataformas: PS5(Reseñado)/PC/Xbox Series S|X
Desarrollador: Warner Bros. Games Montreal
Publishers: Warner Bros. Interactive Entertainment
Lanzamiento: Octubre 21/2022
Género: La batifamilia, sin batipapá

La trilogía de ‘Arkham’ desarrollada por Rocksteady es sin lugar a dudas una de las mejores si hablamos de juegos de superhéroes. Refleja no solo la evolución de una IP en términos visuales y de gameplay a lo largo de 2 generaciones, sino que cuenta una historia en la que pese a haber diversos villanos, se explora a fondo la relación entre Batman y Joker.

Tras el final de esta trilogía se especuló por un tiempo cuál sería el paso a seguir y dado que Rocksteady ahora centra su atención en el juego de Suicide Squad: Kill the Justice League, había bastante intriga por la puesta en escena de Gotham Knights, un título que parecía reinventar la saga con elementos originales, pero partiendo de un punto similar.

¿Es Gotham Knights realmente tan malo como dicen? No precisamente, pero si es un juego al que se le notan mayormente sus defectos, lo que hace que sea bastante complicado mirar sus virtudes… especialmente si lo comparamos con el trabajo de Rocksteady en el pasado.

Empecemos por lo básico. Todo lo que sucede en Gotham Knights está en un universo distinto al de la trilogía ‘Arkham’ incluso si hay elementos que indican lo contrario, como el hecho que el Joker está muerto.

En todo caso, aquí toma protagonismo la Batifamilia compuesta por Batgirl (Barbara Gordon), Nightwing (Dick Grayson), Red Hood (Jason Todd) y Robin (Tim Drake), quienes deben reemplazar a Batman como protector de Gotham tras su aparente muerte.

La ausencia de Batman trae la atención de los villanos de Gotham que ahora encuentran una excusa para delinquir, sin embargo, el eje de la historia de Gotham Knights es el descubrimiento de la Corte de los Búhos, una organización milenaria que mueve los hilos de la sociedad en las sombras y que se prepara para dar un gran golpea al formar un ejercito con el que puedan dominar el mundo.

Por obvias razones la Batifamilia se une para ser la primera línea de resistencia, cargando así con el legado de Bruce como protectores de Gotham, donde no solo combaten contra el crimen organizado, sino donde poco a poco hacen el duelo por quien fue más que su mentor.

En si, la trama de Gotham Knights es bastante interesante. Da gusto ver un juego ‘de Batman’ en el que Bruce no sea protagonista y desde el principio se genera una aura de misterio sobre el obrar de la Corte de los Búhos y sus integrantes, donde también se hace un particular enfoque en la relación entre Barbara, Dick, Jason, Tim y Alfred, quienes poco a poco tienen que hacerse reconocer como los nuevos protectores de Gotham.

Desafortunadamente, hay varios elementos dentro del juego que hacen que la historia no se sienta tan impactante como debería ser y aunque en términos generales es culpa del gameplay, también lo es el hecho de que hay varios elementos que recuerdan inevitablemente al Arkhamverso así como la idea de tener 4 protagonistas.

Cada uno de los personajes tiene su “tiempo para brillar” en la campaña en la medida que tienen misiones específicas para ellos donde se profundiza un poco en su trasfondo y relación con Bruce, sin embargo pareciera que la historia se pensó para Batgirl ya que es la que mas conflictos tiene a lo largo del juego.

No solo es que Bruce fue su mentor, sino el hecho que en el pasado fue Oracle y ahora siente la necesidad de proteger a su ciudad, mas aún cuando Jim Gordon tampoco está.

La ausencia de los dos pilares de Gotham trae la ciudad al piso y ella siente que es su deber tomar el manto como guardiana. Su arco es claramente el más desarrollado de todos y por tanto hace ver a los demás integrantes de la Batifamilia más como un bonus, donde pueden salir en cinemáticas posando como protagonistas, pero con diálogos idénticos que no aportan nada adicional en términos narrativos.

En cuanto al gameplay hay bastantes elementos problemáticos que hacen que este título se sienta monótono, empezando por el mundo abierto.

Este es uno de esos casos donde la ciudad es un entorno vació con actividades por doquier que hay que completar una y otra vez con tal de avanzar y que tras del hecho no es sencilla de explorar.

Con cualquiera de los personajes tenemos el grapple-hook para colgarnos de las cornisas, siendo el principal medio de desplazamiento mientras desbloqueamos el glider, para el que es necesario completar una serie de desafíos con TODOS los personajes para acceder a esta habilidad que, por dar un ejemplo, es básico y sin pre-requisitos en la saga de Arkham.

También contamos con una moto que es funcional pero nada importante así como puntos de viaje rápido que toca también habilitar antes de poder usarlos, muy al estilo de Assassin’s Creed.

El segundo elemento problemático es el sistema tipo RPG por niveles que esencialmente el que más afecta negativamente la experiencia de juego. Al tener niveles, tenemos estadísticas, por lo que tenemos que acumular puntos de XP para poder desbloquear habilidades y talentos únicos por personaje, pero donde también toca estar pendiente de su equipo para combatir.

Los trajes, armas cuerpo a cuerpo y a distancia tienen puntaje tipo Destiny, y es importante revisar que sirve y que no.

Idealmente esto permitiría un nivel profundo de personalización como no se había visto en otro juego de Batman, pero se vuelve uno de esos títulos donde lo que importa es tener el número más alto. Si tenemos mayor nivel que el enemigo los combates serán sencillos, si lo igualamos la dificultad será media y si nos superan será más complejo ya que sus ataques causarán más daño de forma bastante arbitraria, por lo que al final no se trata tanto sobre habilidad, sino de grindear.

Por fortuna solo tenemos que nivelar un personaje ya que los demás subirán de nivel al tiempo, pero si es importante completar los desafíos para desbloquear el glider ya que este a su vez desbloquea una nueva rama de habilidades para Barbara, Dick, Jason y Tim.

En cuanto al combate, claramente lo visto en Gotham Knights es una interpretación del sistema Arkham pero con el añadido de que hay cuatro personajes. Cada uno tiene su estilo y movimientos distintivos, siendo Barbara las más cercana a Batman, Nightwing siendo más acrobático, Red Hood siendo más pesado y con un ALTO enfoque en armas de fuego y Robin, que vendría a ser el menos letal pero más rápido.

Por desgracia y pese a las aptitudes de cada vigilante los combates se sienten lentos y poco dinámicos, además de repetitivos por la forma en la que se deben derrotar a los oponentes.

¿Tienen escudo? Golpe fuerte. ¿Son muy ágiles? Aturdirlos con proyectiles cargados. ¿Manejan drones? Tumbar los drones. En ese sentido, se siente más limitado a lo visto en la saga de Arkham.

Técnicamente Gotham Knights es un juego justo. Siendo sensatos, no luce mal, pero si es cierto que no se ve como un juego de actual generación. Se sabe que su limitado desempeño obedece a la necesidad de que es un juego cooperativo entre 4 personas, pero es difícil justificar eso cuando en solitario el juego presenta caídas en su tasa de 30FPS. Además, también hay problemas con el sistema de auto-apuntado de enemigos y la cámara que en momento clave puede fallar.

Ciertamente es difícil hablar de este titulo sin recordar el trabajo de Rocksteady, pero habiendo visto su trilogía, si toma por sorpresa el rumbo que tomó WB Games Montreal con esta entrega. De haber sido una aventura lineal o sin tantos elementos a “medio cocer”, quizá el panorama habría sido distinto.

En total, Gotham Knights es un juego que se puede finalizar en unas 14-16 horas, pero completar su contenido adicional puede tomar un poco más.

Desafortunadamente no hay mucho que exprimirle una vez se completa la campaña y las misiones secundarias grandes, donde vemos enemigos como Clayface, Mr. Freeze y Harley Quinn, pero si hay diversas actividades mas pequeñas que pueden extender la experiencia.

De hecho, una vez se juega en cooperativo si hay cierto aire de novedad dado que es interesante ver las interacciones entre personajes así como el desafío que hay detrás de completar actividades entre 2 a 4 personas.

Si bien el matchmaking es funcional y encuentra partida rápidamente, eso no asegura que el host quiera comunicarse con uno, lo que puede llevar a partidas no tan satisfactorias pero ese es más un tema de comunidad, por lo que es recomendable jugar con contactos conocidos.

Fuera de ello, hay un segundo tipo de actividad online pero que aún está deshabilitado. Quizá estos “asaltos” sean lo que haga que el modo cooperativo tenga mayor impacto dentro de la experiencia del juego.

Gotham Knights es un título al que desafortunadamente le “ganó” el querer tener más de todo. Si bien su historia tiene un planteamiento interesante, su falta de enfoque hace que ciertos personajes se sientan menos desarrollados que otros.

No sería “tan grave” el panorama de no ser porque en el frente del gameplay es un título que también se siente repetitivo y engorroso. Si bien tiene una apariencia que podría mejorar, no deja se sentirse tosco incluso jugando en su modo solitario.

Reseña hecha con una copia de Gotham Knights para PlayStation 5 provista por Warner Bros. Latinoamérica.

A %d blogueros les gusta esto: