No More Heroes 3

La ultima aventura de Travis llega a consolas y muestra que a pesar de algunos detalles, No More Heroes sigue siendo una gran franquicia.

Plataformas: PlayStation 5(Reseñado)/PC/PS4/Switch/Xbox One/Xbox Series S|X
Desarrollador: Grasshopper Manufacture
Publishers: XSEED
Lanzamiento: Octubre 11/2022 (PC/PS/Xbox) – Agosto 27/2021 (Switch)
Género: Drogas y balas

La saga de No More Heroes vio su origen en la Wii, siendo uno de los tantos títulos de la consola de Nintendo en aprovechar los beneficios de los controles de movimiento. Con una historia algo simple pero muy extravagante, la primera entrega se volvió casi un título de culto entre fans de SUDA 51, quien había logrado dar origen a una nueva IP llena de humor, sangre y acción.

Pese a que su segunda entrega salió en el año 2010, también en la Wii, solo fue hasta el año 2021 que se vio su tan esperada tercera parte, la cual sigue los eventos del título intermedio Travis Strikes Again, que sirve como complemento y en el que se explica qué sucedió con Travis tras su última victoria en Desperate Struggle.

Esto último es importante ya que No More Heroes 3 no pierde el tiempo con explicaciones y presenta desde el principio personajes como Badman, protagonista de Travis Strikes Again, Bad-Girl, una de las antagonistas del primer NMH, entre otros personajes ajenos a las primeras dos entregas que en el marco de la campaña son importantes.

Dicho esto, no es imperativo conocer los sucesos de Travis Strikes Again para jugar No More Heroes 3 ya que, si bien da continuidad a ciertos arcos argumentales, en sí es un juego que no altera la fórmula de sus primeras dos entregas: hay 10 asesinos, un ranking y un gran villano. El resto es historia.

Específicamente hablando, No More Heroes 3 presenta a Jess Baptiste VI, o FU, aquel alíen tierno que fue presentado en el primer tráiler del juego y que funge como príncipe y líder de la ‘Galactic Superhero Corps’, una organización que llega a la tierra con la intención de dominar el planeta y someter a los humanos. Naturalmente hay una resistencia, pero la única persona capaz de enfrentarlos es Travis.

Siendo casi un cuarentón, Travis regresa de su retiro para enfrentar una vez más un peligroso ranking de asesinos, el cual no solo desafía toda su lógica por los enemigos que debe enfrentar, sino en el que también debe lidiar con Sylvia, su ahora esposa, y unos misteriosos personajes que llegan de un futuro no tan distante.

En términos generales, la historia es descomplicada y va al grano. Dado que ya conocemos en su mayoría a Travis y sus dilemas, el enfoque de esta entrega es FU y Damon, explorando su relación y la forma en que FU se ve a si mismo en relación a sus subordinados, presentando sus fortalezas y debilidades en su misión para dominar la tierra.

Dicho enfoque es interesante y hace que la historia tenga mayor peso, especialmente porque no redunda con temas que ya hemos visto en el pasado, como lo es la obsesión de Travis con Sylvia o su rivalidad con Henry. Hay espacio para introducir nuevos conflictos que, incluso si no tienen resolución, da paso a una futura y segura cuarta entrega.

Si bien el tono de este título es fiel a lo que ha sido la saga, si se siente que algunos elementos no han envejecido tan bien. El humor autoreferencial en algunos momentos se siente forzado, aunque las referencias a la cultura pop y el anime si se integran bien en su mayoría, ya que sirven como reflejo de los temas que se abarcan en ese momento en particular de la historia.

En cuanto al gameplay, es apenas evidente que la mayoría de sistemas son heredados de sus predecesores, por lo que no hay muchos cambios en cuanto a mecánicas. La beam-katana es nuestra principal arma y tenemos que estar pendientes de su batería dentro del combate para no quedar vulnerables.

Los movimientos de lucha libre vuelven cuando es posible hacer un agarre y, como siempre, el ‘esquive’ es quizá el movimiento más importante para congelar el tiempo y causar bastante daño.

Aun así, si hay un par de nuevos elementos en el combate, tal como cuatro nuevas habilidades que podemos obtener: una patada tipo lucha libre, congelar el tiempo a voluntad en un área pequeña, un tipo de lluvia de rayos sobre un área y un empuje telequinetico tipo Jedi para alejar oponentes. A esto se le suma la transformación tipo ‘Gundam’ que sirve como ataque especial y que genera bastante daño en enemigos.

Tal como sucedía en entregas pasadas, los combates en principio son sencillos por el tipo de oponentes que presentan, pero poco a poco se incrementa la dificultad al introducir enemigos con habilidades particulares que fácilmente pueden hacer counter a nuestras tácticas. Si bien en dificultad media los enfrentamientos no son complejos, si hay un par que pueden llegar a ser desafiantes.

Desafortunadamente esto no se aplica a los jefes finales en su mayoría, ya que poseen patrones predecibles y fáciles de seguir. Son combates vistosos visualmente, algunos emocionantes por determinadas mecánicas, pero en general no dejan una muy buena impresión tal como sucedía en la primera y segunda entrega.

Otro componente importante a resaltar es la ciudad. En esta ocasión volvemos a tener un mundo abierto que explorar. Empezaremos en Santa Destroy, tal como en los títulos pasados, pero podremos visitar 5 nuevas ubicaciones. Lastimosamente este es uno de los frentes flacos del juego ya que no solo dichas zonas presentan misiones y actividades repetitivas, sino que en términos de diseño y ambiente son muy olvidables.

Ahora bien. La saga de No More Heroes jamás se ha caracterizado por su apartado gráfico y en esta entrega no es la excepción. Claramente hay una mejora visual con respecto a sus predecesores, pero a estas alturas si se siente que está un poco quedado, incluso si tenemos presente que el estilo gráfico se inclina más hacia el frente del cell-shading. Por fortuna, el rendimiento del juego en PS5 es estable y aunque en una que otra parte puedan caer los FPS, no es un problema recurrente.

No More Heroes 3 es un juego que en términos generales está bien pese a sus puntos flacos. Si bien su historia no es el punto más fuerte, cumple con presentar y desarrollar las ideas que se propone, aunque también tiene la osadía de dejar ciertos cabos sueltos para una próxima entrega.

El apartado de la jugabilidad podría mejorar, en especial hablando de la exploración y diseño de la ciudad, pero en términos de combate hay un buen balance de mecánicas. Lo más reprochable es que visualmente se siente anticuado, trata de sopesarlo con una excelente dirección de arte y diseño de personajes, pero no dejan de tener un aire acartonado.

Eso sí, da gusto oír nuevamente Robin Atkin Dowes en el papel de Travis. Se nota que lo disfruta.

Reseña hecha con una copia de No More Heroes 3 para PlayStation 5 provista por XSEED Games.

A %d blogueros les gusta esto: