Sable

Sable logra ser uno de los juegos más interesantes del año, que lastimosamente sufre de problemas técnicos que arruinan toda la experiencia.